Pan dulce de Quinoa y limón

Pan dulce de Quinoa y limón

IMG_3199

El nombre correcto es Pan dulce de Quinoa, limón y semillas de amapola pero es taaan largo el nombre que no me cabe en el título!

Esta receta me pareció deliciosa, la preparé hace casi un mes, y estaba deseosa de publicarla. Cometí un pequeño error cuando la preparé porque usé azúcar de coco y el pan quedo de un color muy oscuro como se aprecia en la foto y eso hace que no luzca tan lindo con las semillas de amapola contrastando con el amarillo-dorado del pan, de allí que no les recomiendo que lo hagan con el azúcar moreno… pero fue solo la presentación porque la textura fue muy buena y si se podía sentir lo sutilmente crujiente de las semillas.

Las semillas de amapola están consideradas como un calmante natural para los nervios y cada vez es más usada en la fabricación de panes y bollería en general. Rica en vitamina B y antioxidantes, tienen su buena cantidad de seguidores en la cocina. En Polonia y Eslovenia, preparan una tarta típica hecha con estas semillas. Ellas tienen un gran parecido a las semillas de chia, de hecho, una amiga que sabe que consumo a diario la chia, se presentó un día muy feliz en mi casa con un paquetico de semillas de amapola compradas en Praga,  diciéndome que como sabía que consumía mucho la chia, pues las vió y me las compró. El paquete estaba escrito en checo… se lo agradecí y me sonreí porque sabia que era un error, pero  agradecida del gesto!

En el blog de Directo al Paladar fue donde encontré una buena explicación sobre estas semillitas si están interesados en más información. http://www.directoalpaladar.com/ingredientes-y-alimentos/las-semillas-de-amapola-y-su-uso-en-la-cocina

PAN DULCE DE QUINOA, LIMON Y SEMILLAS DE AMAPOLA:

Tomado del Libro Quinoa The Every Superfood 365, de Patricia Green & Carolyn Hemming

Ingredientes:

PhotoFusion (96)

1 taza (250 ml) de azúcar. Yo usé solo 1/2 taza (125 ml). Les recomiendo usar azúcar blanca para poder apreciar las semillas de amapolas una vez cortado el pan.

1/2 taza (125 ml) de mantequilla suave

3 huevos grandes

1/2 taza (125 ml) de crema agría ligera. Pueden sustituirlo por yogurt natural

1 1/2 taza (375 ml) de harina de Quinoa

1 cucharadita (5 ml) de vainilla

2 cucharaditas (10 ml) de polvo para hornear

1/4  cucharadita (1 ml) de sal. Si usan mantequilla con sal, no le añadan la sal adicional

3 cucharadas (45 ml) de semillas de amapolas

2 cucharadas (30 ml) de cascara de limón rallada (alrededor de 2 limones)

Para el glaseado:

1/3 taza (80 ml) de jugo de limón fresco (más o menos 1 -2 limones)

1/2 taza (125 ml) de azúcar. Yo usé el equivalente a 100 ml

Preparación:

Precalentar el horno a 350ºF (180ºC). Engrasar ligeramente un molde de los que se usan para hacer el pan de sándwich (8 x 4 pulgadas). Forrar el fondo con papel para hornear.

Batir la mantequilla con el azúcar en un bol grande hasta que tenga consistencia de crema.  Añadir los huevos, la crema agria y la vainilla. Mezclar todo junto hasta que la mezcla tenga una consistencia suave y cremosa.

Combinar la harina, el polvo de hornear, la sal, las semillas de amapolas y la cascara de limón rallada en un bol mediano. Mezclar bien.

Añadir la mezcla de harina a la de mantequilla y huevos, mezclando bien hasta que este suave. Poner la mezcla en el molde de pan y hornear en el centro del horno por 40 a 45 minutos o hasta que inserten un palillo en el centro y este salga limpio. Dejar enfriar a dentro del molde a temperatura ambiente.

Luego, mezclar el jugo de limón y el azúcar en una pequeña olla a fuego medio. Revolver constantemente hasta que el azúcar este completamente disuelta. Dejar enfriar.

Cuando el pan de Quinoa y limón esté frío, sacarlo del molde. Hacerle con cuidado pequeños agujeros con un palillo o uno de los finos punzones de repostería, en el tope, los lados y el fondo. Cubrir con el glaseado líquido con cuidado (les recomiendo hacerlo en dos partes, es decir, vacíen primero la mitad del glaseado, esperen a que se humedezca el pan y luego la otra mitad).

Este pan puede guardarse hasta por una semana en un contenedor sellado en la nevera.

Yo lo serví con yogurt saborizado con vainilla. 

Disfrútenlo!

PhotoFusion (94)PhotoFusion (95)

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Cada pan cuesta su afán” – Anónimo

Una canción muy melodiosa, con una letra bien fuerte pero que atrapa por la melodía, Oh Que Sera, Chico Buarque, 1976.  En este vídeo la interpretan, el propio Chico Buarque con el gran Milton Nascimento. Recuerdo un chiste de un muy querido amigo, quien decía que a su esposa le gustaba tanto la música brasilera, que ella se iba a la panadería nada más que para escuchar al portugués hablar…

Los higos…

Los higos…

“Años de higos, años de amigos”

En días pasados, recibí una cajita con higos secos y acudió a mi memoria los momentos en que mi abuelita se preparaba para elaborar el dulce de higos. Debo confesarles que nunca me interesó mayormente este dulce, pero siempre desde muy pequeña me gustaron los rituales y mi abuelita tenía el suyo cuando llegaba la hora de preparar el dulce.

Cuando yo la escuchaba que ella le decía a mi papi: – José consígueme el papel de lija fina que quiero hacer dulce de higos, ya allí me alegraba porque sabía lo que venía. Ella se levantaba siempre muy temprano y el día de hacer dulce, después del desayuno, se dedicaba a esta tarea. Buscaba sus implementos, ella tenía aparte la olla de los dulces, al igual que la de hacer el quesillo; el quesillo de mi abuelita no era con leche condensada, era con leche, la mejor leche, azúcar, la cáscara de limón y no recuerdo si usaba la vainilla… pero volvamos al dulce de higo, ella buscaba su silla, se colocaba su delantal, que por cierto lo recuerdo como muy blanco y comenzaba con el trabajo de lijar higo por higo, tengo entendido que el higo viene con una capita de pelusa que debía ser retirada antes de preparar el dulce, por lo menos eso era lo que decía mi abuelita… que de recuerdos!

Hoy en día, viviendo por estas latitudes, he podido comer los higos frescos a mi antojo; no se preparar el dulce, nunca tuve mayor interés de aprender a preparar los dulces criollos y pienso que por rechazar los almibares en que vienen; en cambio las ensaladas que llevan higos y queso de cabra son mis favoritas y los higos secos los aprovecho para endulzar cualquier batido natural ya que los higos son ricos en vitaminas A, C, E y minerales como selenio, zinc, potasio, hierro, magnesio, que nos permiten tener una piel sana, cicatrizando mejor, así como también ayudando a mejorar la circulación y regulando la presión arterial. El potasio que contienen los higos ayuda a regular los flujos corporales y puede ayudar a prevenir las enfermedades reumáticas.

Las dos formas de preparar los higos secos que les enseño hoy, las tomé del blog Ven a La Vera de la Comunidad de Vera de Cáceres, fueron muy sencillas y fáciles… Disfrútenlas!

TORTITAS DE HIGOS SECOS 

http://venalavera.es/blog/receta-de-tortitas-de-higos-secos/

Si bien en este blog no dicen las cantidades, yo hice 100 grs. de higos secos, 1/2 taza de harina con leudante, 1/2 taza de leche y 1 huevo batido.

Este fue mi método para prepararlas: corté los higos y los puse a remojar por una hora en la leche, luego añadí la harina y el huevo, mezclé bien y cociné las tortitas como si fueran panquecas pequeñas (vean la manera de cocción en la receta de las Panquecas libres de gluten,  de la semana pasada por favor).

Nosotros las comimos tibias-calientes en el desayuno y las que quedaron (3 solamente 🙂 ) nos las comimos de merienda frías y estaban realmente deliciosas de esta manera.

PhotoFusion (61)

HIGOS FRITOS O HIGOS REBOSADOS:

http://venalavera.es/blog/receta-de-higos-fritos/

Los preparé tal cual la receta pero dejé los higos remojando por casi cuatro horas, la leche se puso espesa y fue la que usé para preparar la mezcla para rebosarlos.  Si conocen a los beignets, esa especie de buñuelos franceses, pues a esto es lo que sabe una vez que están reposados… Son muy buenos!

PhotoFusion (60)

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Se acabaron los higos, se acabaron los amigos” – Refrán popular

Para hoy les dejo esta canción del género de Pop Rock y Gospel Music, The River of Dream, 1993, escrita e interpretada por Billy Joel… me encanta!

Torta de Quinoa, Café y Chocolate

Torta de Quinoa, Café y Chocolate

A la hora de hacer postres, no suelo identificarme con ellos, tengo una tendencia a bajar la cantidad de azúcar en las recetas, lo que ocasiona muchas veces  que el postre resulte rico pero sin empalagar. Me gustan los postres con Quinoa porque a pesar de los cambios que hago en las recetas originales, siempre me han quedado bien y a las personas que lo han probado les gusta, pareciera que estos postres son tan nobles como el grano (¿o semilla?) con el que se elaboran. El sabor de esta receta quedó bien ahumado y pienso a que se debió al cambio de marca en la harina de Quinoa que utilicé para elaborarlo. Hasta ahora había utilizado una harina orgánica de Quinoa blanca o dorada, y la que compré recientemente, aun cuando el tipo de grano es el mismo, el sabor es diferente. Ambas harinas son originarias de Bolivia pero de distintas regiones y puede que allí esté la diferencia, quizás la metodología utilizada en el secado influyó en que el sabor sea más fuerte, a fruto seco, de la familia de las nueces… hummm a mí me gustó y es la que estaré utilizando por ahora. Uds. pueden moler la Quinoa en la Thermomix para quienes la tengan o en un molinillo de los que se usan para moler café. No se puede moler en los procesadores tipo Moulinex porque no queda fina y es sumamente lento el proceso para hacerlo, 1/4 de taza se lleva algo así como una hora! Aquí aplica la frase, el tiempo es oro

Como ya les he contado antes, esto de modificar las recetas es un caso de familia, mi madre vive modificando cuanta receta pasa por sus manos (no les quiero contar lo que le ha hecho a las que he publicado) pero siempre quedan “versiones mejoradas” como ella las llama. O si no, las convierte en “ligeras” para hacerlas más saludables y no tienen nada que ver con la original (¿quién ha comido unas arepas de chicharrón hechas con semillas de ajonjolí y ajo para hacerlas vegetarianas?). Esa es mi madre y su famoso restaurant Pelín Pelayo como ella llamaba a su cocina.

En esta receta hice  un cambio significativo, la original se hace con un relleno y cubierta de mantequilla, café y azúcar glass, la cual modifiqué por una crema pastelera de café, sin tanta azúcar, cuya receta también se la publicaré hoy para que puedan elegir la de su preferencia. El tiempo de conservación en la nevera es de tres a cinco días máximo, en un envase cerrado herméticamente.

TORTA DE QUINOA, CAFÉ Y CHOCOLATE

Tomado del Libro Quinoa for Families de Rena Patten

Ingredientes:

PhotoFusion (44)

Para la torta:

3 cucharadas de café instantáneo

3 cucharadas de agua hirviendo

1 1/2 taza de harina de Quinoa

1 1/2 cucharadita de polvo de hornear

1 1/2 cucharadita de bicarbonato de soda

2 cucharadas de cacao en polvo

125 grs (4 onzas) de mantequilla suave

2 cucharaditas de vainilla

1 taza de azúcar bien fina. Yo utilicé solamente 1/2 taza de azúcar fina de coco y estuvo bien.

2 huevos grandes

1/2 taza de leche

Para la crema de mantequilla y café:

2 cucharadas de café instantáneo

2 cucharadas de agua hirviendo

125 grs (4 onzas) de mantequilla suave

1 cucharadita de vainilla

2 tazas de azúcar glass cernida

2 cucharaditas de leche

Chocolate oscuro para decorar

Fresas para decorar (opcional)

Preparación:

Precalentar el horno a 160ºC (325ºF) y engrasar dos moldes redondos de 20 cms

Disolver el café en el agua hirviendo y dejar a un lado. Mezclar la harina de Quinoa con el polvo de hornear, bicarbonato de soda y el cacao.

Batir la mantequilla con la vainilla y el azúcar hasta obtener una crema. Añadir los huevos uno a uno hasta que la crema quede ligera y esponjosa.

Añadir la mitad de la mezcla de harina, el café y la mitad de la leche y batir.

Agregar el resto de la harina y la leche y batir hasta tener que la mezcla quede suave. Dividir la mezcla en los dos moldes previamente enmantequillados. Golpear suavemente los moldes para retirar las burbujas de aire que hayan podido producirse. Llevar al horno por aproximadamente 25 minutos o hasta que introduzcan un palillo este salga limpio.

Dejar las tortas en el molde por 15 minutos y desmoldear luego sobre una rejilla para que se enfríen completamente.

Para preparar la crema de mantequilla y café, disolver el café en el agua hirviendo y esperar a que este frío. Mientras tanto, batir la mantequilla con la vainilla en un bol hasta que quede cremosa y ligera. Añadir el azúcar glass, el café y la leche y batir por 2 a 3 minutos hasta que esté ligera y esponjosa.

Una vez que las tortas estén frías, poner la mitad de la crema de mantequilla en el tope de una de ellas y colocar la otra torta encima como un sandwich. Cubrir el tope con la otra mitad de crema, el chocolate rallado y las fresas si la están usando.

Si prefieren como yo, prepararla con la Crema Pastelera de Café, esta es la receta que usé.

– 2 tazas (500ml) de leche.
– 3 amarillos o yemas de huevo.
– 40 grs de maizena.
– 50 grs de margarina o mantequilla.
– 90 grs de azúcar.
– 1 ramita de canela.
– 3 cucharadas de café instantáneo
Poner a hervir la leche con la canela y la mantequilla. Después del primer hervor, apagar y dejar a un lado.
Batir los amarillos de huevos con el azúcar y hacer una crema. Añadir a esta crema la maizena.
Una vez lista la crema de los huevos con el azúcar y la maizena, añadir por cucharadas la leche hervida. A medida que van poniendo la leche deben batir bien para evitar que los huevos se corten y se conviertan en huevos revueltos. Cuando han puesto un poco más de un cuarto de la cantidad  de la leche por cucharadas, ya pueden añadir toda la leche a la crema de huevos, batiendo enérgicamente. Añadir el café. Llevar a cocción.
Cocinar a fuego bajo hasta que espese. Una vez esté lista, cubrir con papel plástico (cling film) para que no haga nata y dejar enfriar para rellenar y cubrir la torta.
A disfrutar de esta torta, el último trozo lo comimos anoche y estaba rico. Les recomiendo servirla con helado o con crema por encima, es mucho más rica…
PhotoFusion (41)PhotoFusion (42)
PENSAMIENTO PARA HOY:
“No hay amor más sincero que el amor a la comida” – George Bernard Shaw
Y para cerrar con broche de oro, les dejo Unchained Melody, compuesta en 1955 por Alex Norton como tema para la película Unchained. Se hizo tan popular en esa época que en una semana fue grabada en cuatro versiones distintas. Aquí esta versionada por Righteous Brothers, popular en las rockolas y utilizada en 1990 como tema para una de mis películas favoritas Ghost. También ha sido cantada por Elvis Presley en el ’77 en su último concierto y por U2 en el 2005 para el concierto Live 8. Para disfrutar…