Estofado de Quinoa, pollo y vegetales

Estofado de Quinoa, pollo y vegetales

“Cocinar es contar historias…”

Así es como yo siento, a veces me he preguntado de donde me viene estas ganas de escribir para compartir recetas y la respuesta es siempre la misma: de cocinar!  Como ya les he contado anteriormente, crecí en un ambiente donde mi mami pasaba absolutamente todo el día metida en la cocina, cocinando y creando, ella es sumamente inventora en ese lugar llamado cocina… Recuerdo una temporada en que le dio por preparar licores de manera artesanal, una alquimista mezclando su caña blanca con los sabores de frutas que conseguía en el mercado: le quedaban de un bueno! lo hacía con tanto amor… como todo lo que prepara con sus manos! Esas bebidas espirituosas (ese nombre era el que a ella más le atraía porque le sonaba que era “más sano”) nos los obsequiaba después de comer, como digestivos que funcionaban muy bien… la verdad, es que no sé si era por el amor que le ponía o porque había leído tanto sobre el tema con los libros que le regalábamos nosotros, su inmensa prole, quienes la apoyábamos en su creatividad. Yo creo que en estos momentos, a sus casi 90 años, se está dedicando solo a cocinar lo necesarios para ella y mi papi, claro está, que cuando cualquiera de nosotros va de visita, pues allí se vuelve a lucir con sus creaciones. Por cierto que hay una anécdota reciente que me contó mi hermana. Resulta que ella la fue a visitar y pasar unos días con ellos, mis padres. Un día decidieron hacer una de las recetas del blog, la de la Sopa de Quinoa con batatas, pues mi mami hizo un esfuerzo por seguir la receta,  pero su iniciativa y creatividad pudo más que las buenas intenciones y al final, modificó a su gusto la misma. Estoy completamente segura que le quedo mejor que la original! Ella debió haber leído (y modificado) el dicho: “Las recetas no son exactas, son orientativas… y tú le pones lo que quieras para mejorarlas”

ESTOFADO DE QUINOA, POLLO Y VEGETALES

Tomado del Libro Quinoa The Everyday Superfood 365 de Patricia Green & Carolyn Hemming

Ingredientes:

Estofado 106

1 cucharada (15 ml) de aceite de oliva. Yo usé aceite de coco

1 taza (250 ml) de zanahorias cortadas en cubos

1 taza (250 ml) de celery o apio España, cortado en cubos

3/4 taza (185 ml) de cebolla cortada en cuadritos

2 tazas (500 ml) de caldo de pollo

1 taza (250 ml) de papas pequeñas cortadas por la mitad. Yo usé unas papas grandes y las corte en trozos más o menos equivalentes a la mitad de una papa pequeña

1 cucharadita (5 ml) de ajo fresco prensado

1 hoja de laurel

1 cucharada (15 ml) de eneldo fresco o 1 cucharadita (5 ml) si es seco

2 tazas de pollo cocido y cortado en trozos. Esta receta es ideal para cuando tenemos sobras de un pollo asado o cocinado en la parrilla, es perfecta!

1 taza (250 ml) de pimentón rojo cortado en cuadros (equivalente a 1 pimentón)

1/2 taza (125 ml) de harina de Quinoa

1 taza (250 ml) de agua fría

1 cucharadita (5 ml) de sal

1/4 cucharadita (1 ml) de pimienta negra molida

Preparación:

Calentar el aceite en una sartén u olla grande a fuego medio-alto.  Añadir las zanahorias, el celery y la cebolla. Sofreir los vegetales hasta que empiecen a estar suaves, alrededor de 8- 10 minutos.  Agregar el caldo, las papas, el ajo, la hoja de laurel y el eneldo, tapar y dejar hervir. Reducir la llama a fuego lento y dejar cocinar por 8 minutos. Añadir el pollo y el pimentón. Retirar la hoja de laurel.

Mezclar la harina de Quinoa con el agua en un pequeño bol. Añadir esta mezcla a la preparación anterior y cocinar el estofado hasta que espese, alrededor de 5 minutos, revolviendo ocasionalmente. Sazonar con sal y pimienta y servir inmediatamente.

TIPS IMPORTANTE:

-Recuerden que el pollo ya está cocinado, por lo tanto, si lo remueven mucho o muy fuerte, tiende a deshacerse y no les quedara tan bien presentado.

– Yo a este tipo de platos les añado pimienta de cayena porque me encanta el sabor que le da. Se los recomiendo.

– Una vez más, si no tienen harina de Quinoa, pueden prepararlo con la maizena o harina fina de maiz, la que se usa para espesar salsas o hacer los atoles, pudines, papillas, etc. les quedara igual de rico.

Disfruten y después me cuentan 🙂

PhotoFusion105

PENSAMIENTO PARA HOY:

Quiero compartir con ustedes el mensaje que apareció en mi agenda para hoy, me pareció apropiado y mágico:

“Cuando te unes a los que persiguen tus mismos sueños el poder es mayor, no sólo en lo personal, sino también en lo universal” – Inédito  

Y la canción para compartir hoy es una que me encanta, no solo porque es de un cantante venezolano, un poquito disparatadito él, pero que cantaba muy bien las canciones del folklore nacional, sino que esta canción en particular refleja a mi mami, ella es así, y hace 4 años atrás, mi nieta mayora (como ella misma se dice) lo protagonizó en un acto cultural para la familia, grabado en un pequeño vídeo casero y familiar, preparado para el aniversario de bodas de mis padres y que lamentablemente perdí en una de esas tantas veces que mi computadora colapsó. Sin duda que las abuelas de hoy en día somos otra cosa distinta, pero será tema para otro momento, por ahora,  Mi Abuela, Gualberto Ibarreto.

¿Podemos llamarla Jambalaya?

¿Podemos llamarla Jambalaya?

La Jambalaya es un plato originario de Luisiana y es uno de los mas conocidos en la cocina cajún. El nombre proviene de sus ingredientes, siendo los principales el arroz y el jamón crudo, de allí a que esta versión de la Jambalaya Con Quinoa, es una preparación virtual, creada para personas como yo, que nos gusta el sabor auténtico, sencillo y casero de esta comida. En esta receta cambié el arroz por la Quinoa, no le añadí el jamón, pero si la hice con las especies y vegetales utilizados en esta cocina más los otros ingredientes que le suelo poner cuando preparo la Jambalaya con arroz.

Las especies que siempre se necesitan para cualquier plato cajún, son: cebolla y ajo en polvo, pimienta blanca, pimienta negra, pimienta de cayena, tomillo seco y orégano seco; las cantidades son una cucharadita por cada una de las especies. Les recomiendo colocarlos todas en un pequeño envase con tapa, agitar para mezclar bien. Así obtendrán el equivalente a 7 cucharaditas y para este plato se requieren 4. Pueden guardar el resto sin problemas.

Ahora bien, como en las especies se mezclan tres tipos de pimientas, la comida suele quedar algo picante.  Yo utilicé pimentón rojo y cebolla roja en esta preparación, lo que hizo que el sabor picante bajara bastante. A quien le guste los platos bien picantes, pueden añadirle algo más de pimienta.

Las verduras en la cocina cajún son muy simples: cebolla, pimentón verde y celery, cortados finamente y nunca pueden faltar en ningún plato cajún o creole, los chef conocedores las llaman La Santísima Trinidad de la Cocina Cajún.

Yo serví la Jambalaya con el pan de maíz, otro de los platos típicos de esta cocina,

JAMBALAYA DE POLLO Y MARISCOS CON QUINOA:

Ingredientes:

PhotoFusion (45)

4 cucharaditas de las especies cajún. Ver la receta arriba

3 tazas de verduras cajún: 1 cebolla, 1 pimentón verde grande y 2 tallos de celery, cortados finamente

2 tazas de Quinoa, lavada y escurrida

3 tazas de caldo de pollo. Les doy mi receta al final para preparar un rico caldo, ideal para esta receta.

2 cucharadas de aceite de oliva o aceite de coco

1 pimentón rojo, cortado en forma de rombos, no muy grande

1 cebolla roja mediana, cortada fina

3 dientes de ajo triturados

260 grs de pechuga de pollo cortada en cubos. Equivale a más o menos 2 pechugas

130 grs de salchichas ahumadas cortadas en ruedas de 1 cm

220 grs de camarones grandes. Si los consiguen frescos y sin pelar mejor

400 grs de mariscos. Yo usé una de esas bolsas que traen mejillones, calamares y camarones, congelados, los cuales los puse a descongelar antes de utilizarlos

150 grs de pescado. Puede ser un filete grande y sin espinas. Dejarlo entero, sin cortar

90 grs de guisantes o petit pois

Azafrán o algún colorante para paella

Preparación:

Colocar en una olla o cazuela grande, las dos cucharadas de aceite. Sofreír el pollo por unos 6 minutos a una llama media. Añadir las verduras cajún, el pimentón rojo, la cebolla roja y el ajo, dorar por unos 5 minutos y agregar las especies cajún. Cocinar por 2 minutos.

Añadir la Quinoa al pollo y las verduras, luego las salchichas, revolver y poner inmediatamente el caldo de pollo.

Si están utilizando azafrán y quieren obtener el verdadero color y sabor, el consejo que seguí es de colocarlo en papel de aluminio, hacer como un sobre pequeño (no minúsculo porque tienen que manipularlo sin quemarse) y pasarlo por la hornilla o un mechero para tostarlo (esto es muy rápido). Luego que esté tostado, mezclar primero con dos o tres cucharadas del caldo antes de colocarlo al resto de la cocción. Si lo que están utilizando es el colorante, este es el momento de agregarlo. La cantidad debiera de ser una cucharadita pero todo dependerá de la calidad del colorante que estén usando.

Bajar la llama a medio-baja y tapar. Cocinar por 10 minutos.

Después de este tiempo, añadir la mitad de los guisantes y la totalidad de los mariscos (no los camarones que se colocan después en el tope). Remover suavemente y dejar cocinar por otros 7 minutos tapada.

Poner el resto de los guisantes, el pescado sin cortar y los camarones en el tope. Revisar que tenga suficiente líquido porque nunca debe quedar seca la Jambalaya, jamás he tenido que añadirle liquido pero como pueden haber diferencias por los tipos de cazuelas, ollas o de la misma cocina, cerciórese que lo tenga.  Tapar, cocinar por otros 8 minutos y apagar. Dejar reposar por lo menos 10 minutos antes de servir.

Cuando vayan a pasar la Jambalaya a la fuente de servir, deben de retirar los camarones para utilizarlos como adorno en el tope. El pescado se separa en trozos una vez que está cocinado. Servir con cuartos de limón y perejil como decoración.

PhotoFusion (52)PhotoFusion (46)

NOTA: Al igual que la paella, la Jambalaya a veces se le forma en la parte de abajo una ligera capa crujiente y tostada (a veces un poco más que tostada) que suele tener un buen sabor y en mi familia solíamos pelearnos “el quemadito” de esta preparación. Los tiempos para la cocción de la Quinoa y de los mariscos son suficientes, pero también es posible que se forme esta capa… si esto sucede, disfrútenlo! Recuerden lo que les escribí en días pasados: “Las recetas no son exactas, son orientativas, hay que adaptarlas a cada uno” y yo añadiría que depende también de los utensilios y aparatos que utilicemos 😉

CALDO DE POLLO PARA USAR COMO STOCK:

Para hacer un rico caldo sustancioso, yo suelo cocinar en 4 tazas de agua (realmente no es exacta la cantidad de agua, siempre pongo que cubra al pollo), un pollo entero o 1 kilo de alas de pollo,  o 3 o 4 caparazones de pechuga que me hayan quedado de cuando he tenido que deshuesarla para algún otro plato. A esto le añado, zanahoria, celery, cebolla, ajo, pimentón, la parte verde del puerro y del cebollín (o cebolleta), cilantro o albahaca, perejil y algo de sal. No quiere decir que tengo que ponerle todos estos ingredientes, si los tengo, bien, sino, pongo lo que me haya encontrando en la nevera, nunca pongo otras verduras que no sean las que les dije porque no se trata de hacer una sopa, el añadírsela les cambiaría por completo el sabor al caldo, aparte que le daría una consistencia distinta a la que se requiere, no serviría para utilizar en este o algún otro plato que lleve caldo.

Esto se cocina por aproximadamente una hora o hasta que las zanahorias y el resto de los ingredientes estén bien blandos. Luego cuelo el caldo, aparto el pollo y desecho el resto. Si lo estoy haciendo con el pollo entero, le quito la piel y los huesos, guardo la carne para usarla en otras preparaciones como ensaladas, salsas, guisos, relleno para sandwiches, etc.

Si voy a guardar el caldo para tenerlo listo y usarlo cuando lo requiera alguna receta, después de haberlo colado, lo pongo a hervir, lo dejo reposar por dos horas y lo vuelvo a poner a hervir, esto lo hago dos o tres veces antes de guardarlo frío en el congelador.  Con esto garantizo un buen caldo, de los que tienen consistencia gelatinosa y un gusto envidiable.

PENSAMIENTO PARA HOY: 

“Los alimentos no basta con que sepan a lo que son, sino que han de saber tal cual son y, además han de preservar su textura propia” – Joel Robuchon

Para acompañar a este plato tan especial, les dejo a Earth, Wind & Fire (Tierra, Viento y Fuego) a quienes tuvimos  el placer de atender durante su visita a Venezuela. Les ofrecimos comida cajún y la disfrutaron enormemente, siendo la favorita general, la Jambalaya. Aquí en una de sus más emblemáticas canción, Boggie Wonderland, 1979

Sushineando Con Quinoa

Sushineando Con Quinoa

Sé que no existe la palabra sushinear, no hay un verbo ni nada gramaticalmente hablando que sea compatible o parecido a esto, pero me pareció simpático utilizar el término sin importar las reglas…Cuando se empieza a vivir, hay tantas reglas que cumplir, que a veces pienso que es grato llegar a una edad en que vamos dejando de vivir bajo el temor de quebrar alguna de ellas. Mi madre siempre fue una persona muy tranquila y abnegada, ella vivía para nosotros, su tropa. Criar a tantos hijos no era una tarea fácil, si yo que sólo tuve dos me pareció tenaz, cuando pienso en su proeza (así es como lo siento: una hazaña magistral) me enorgullezco de ella y su paciencia…Hoy en día, en su retiro personal con mi padre, llevando sus achaques de la mejor manera posible, puedo sentir esa sensación de alivio que tiene al poder expresar sus pensamientos sin temor a que la corrijamos. A veces los hijos nos sentimos con derechos de corregir y de mandar en la vida de nuestros padres, cambiando el rol de padre-hijo. Ella tiene un sentido del humor particular y creaba palabras y expresiones con las que crecimos y que era su escudo para evitar decirnos malas palabras (aunque de vez en cuando se les escapaban algunas: criar 7 hijos no es tarea grata para ningún ser humano, caramba!)

A continuación les dejo un texto que me llegó y que me parece muy sabio, sobre todo por el mensaje para esta mi edad,

“¿Qué se siente al ser vieja?
El otro día, una persona joven me preguntó: -¿Qué sentía al ser vieja?-
Me sorprendió mucho la pregunta, ya que no me consideraba vieja. Cuando vio mi reacción, inmediatamente se apenó, pero le expliqué que era una pregunta interesante. Y después de reflexionar, concluí que hacerse viejo es un regalo.
A veces me sorprendo de la persona que vive en mi espejo. Pero no me preocupo por esas cosa mucho tiempo. Yo no cambiaría todo lo que tengo por unas canas menos y un estomago plano. No me regaño por no hacer la cama, o por comer algunas “cositas” de más. Estoy en mi derecho de ser un poco desordenada, ser extravagante y pasar horas contemplando mis flores.
He visto algunos queridos amigos irse de este mundo, antes de haber disfrutado la libertad que viene con hacerse viejo.
-¿A quién le interesa si elijo leer o jugar en la computadora hasta las 4 de la mañana y después dormir hasta quien sabe qué hora?-
Bailaré conmigo al ritmo de los 50’s y 60’s. Y si después deseo llorar por algún amor perdido…¡Lo haré!
Caminaré por la playa con un traje de baño que se estira sobre el cuerpo regordete y haré un clavado en las olas dejándome ir, a pesar de las miradas de compasión de las que usan bikini. Ellas también se harán viejas, si tienen suerte…
Es verdad que a través de los años mi corazón ha sufrido por la pérdida de un ser querido, por el dolor de un niño, o por ver morir una mascota. Pero es el sufrimiento lo que nos da fuerza y nos hace crecer. Un corazón que no se ha roto, es estéril y nunca sabrá de la felicidad de ser imperfecto. Me siento orgullosa por haber vivido lo suficiente como para que mis cabellos se vuelvan grises y por conservar la sonrisa de mi juventud, antes de que aparezcan los surcos profundos en mi cara.
Ahora bien, para responder la pregunta con sinceridad, puedo decir: -¡Me gusta ser vieja, porque la vejez me hace más sabia, más libre!-.
Sé que no voy a vivir para siempre, pero mientras esté aquí, voy a vivir según mis propias leyes, las de mi corazón. No pienso lamentarme por lo que no fue, ni preocuparme por lo que será. El tiempo que quede, simplemente amaré la vida como lo hice hasta hoy, el resto se lo dejo a Dios.”
Anónimo

Y volviendo a nuestro tema de cocinar Con Quinoa, vamos hoy a quebrantar una regla, haremos sushi Con Quinoa. Yo conocí los sushi hace más de 15 años, un buen amigo, quien nos introdujo en el budismo y en el arte de la cocina asiática, nos enseñó a prepararlos. En esta oportunidad, me apoyo para la preparación del vídeo y de los sushi, en mi amiga incondicional y súper especialista en la materia de hacer sushi, las dos los amamos y podemos comer hasta la saciedad sin ningún tipo de remordimientos…

Se pueden hacer los rolls (enrollados) o los temaki (conos) con los rellenos que prefieran, el resultado es bien rico y para quienes amamos los sushi la experiencia no es nada mala, diferente pero interesante y rica.  El vídeo está para hacer sushi con el arroz y algunas fotos para prepararlos Con Quinoa.

El cómo enrollar los sushi es realmente la parte interesante e importante de todo esto. El video está realmente muy bien explicado. No olviden que estoy a las órdenes para ayudarlos en caso de cualquier duda. La técnica para prepararlos Con Quinoa es la misma, lo que cambia es el arroz por la Quinoa.

Ahora las receta para los Quinoa Sushi.

QUINOA SUSHI ROLL:

Tomé el concepto del Libro Quinoa for Families de Rena Patten

Ingredientes:

1 taza de Quinoa, enjuagada y escurrida, lista para cocinar

2 1/2 tazas de agua

1 1/2 cucharaditas de azúcar

2 cucharaditas de vinagre de arroz

4 hojas de nori (algas para hacer sushi)

Pasta de wasabi (opcional)

Relleno:

Pueden utilizar cualquiera de estos: Atún fresco, atún de lata, sucedáneo de cangrejo, camarones, salmón fresco, pollo cocinado, pepino, zanahorias, aguacate, cebollín o cebolleta de verdeos, pimentón rojo. Para esta receta, utilice atún de lata, palitos de pepino, zanahorias y aguacate para hacer los más sencillos.

             PhotoFusion (32)          PhotoFusion (33)

              PhotoFusion (34)           PhotoFusion (35)

Procedimiento:

Poner la Quinoa en una olla mediana con el agua y llevarla a hervir. Una vez empiece a hervir, bajar la llama, tapar y dejar que se cocine por 16 minutos hasta que el agua haya sido absorbida en su totalidad. Para hacer los Quinoa sushi, se pone más agua y más tiempo de cocción que a cualquier otro tipo de preparación, porque se requiere que la Quinoa esté “pegajosa”.

Una vez cocinada, ponerla en una bandeja y añadirle el azúcar y el vinagre mezclando bien. La Quinoa debiera quedar pegajosa, es lo normal para los sushi. Dejar enfriar a temperatura ambiente.

Poner la hoja de nori (alga) encima de la esterilla de bambú. Es conveniente envolver primero a la esterilla de bambú  en papel plástico (cling film), para evitar que los granos se metan por las separaciones de la esterilla, haciendo difícil el limpiarla cuando se termine la preparación.

Dividir la Quinoa en 4 partes iguales. Usando sus manos húmedas, colocar y presionar suavemente la Quinoa con los dedos hasta que la hoja de nori esté cubierta, dejando 2 1/2 cms. (1 pulgada) sin cubrir con la Quinoa, hacia el borde final, ya que servirá para sellar el sushi.

Colocar el primer relleno escogido, que en nuestro caso fue el atún desmenuzado hasta convertirlo en una pasta. Hacer una línea a lo largo de la Quinoa en el lado que está más cerca de uds. Luego colocar el siguiente relleno, nuevamente, en el caso nuestro fueron las zanahorias. Seguir con el pepino, justo al lado de las zanahorias. Por último, ponerle el aguacate o avocado (palta) encima de la pasta de atún. Si les gusta el sabor del wasabi, prueben ponerlo antes del aguacate,  haciendo una línea encima de la pasta de atún y luego coloquen el aguacate como les dije, les resaltará mucho más el sabor, pero deben recordar que el wasabi es picante. Sean creativos, pueden poner cualquiera de las sugerencias que les dí o las de su preferencia. Si van a trabajar con el pescado fresco, deben  cortarlo en tiras largas,  no mas de 2 cms de ancho. Si quieren hacerlo con el pollo ya cocinado, pueden cortarlo también en tiras o desmecharlo y mezclar con salsa teriyaki, les quedara fabuloso, se los aseguro. Otra manera es tempurizando el pescado fresco o los camarones. Les daré las recetas de la salsa teriyaki y de la mezcla para tempurizar en otro momento.

Ahora llego el momento del enrollado, pero para que entiendan mejor el procedimiento, les sugiero que vean el vídeo. Levantar la esterilla de bambú, del lado que está más cerca de uds. y empiecen a enrollar lenta y firmemente la hoja de nori, separando al mismo tiempo la esterilla de bambú de la parte enrollada. Cuando lleguen al final, humedezcan el borde de la hoja de nori y presionen un poco para sellar  al rollo.

Para cortar el rollo, humedezcan un cuchillo (puede ser de sierra fina) y corten en pequeñas ruedas o simplemente por la mitad.

PhotoFusion (36)

TIPS IMPORTANTES:

– Recuerden forrar su esterilla, esto les permitirá no solamente limpiarla mejor sino que es más fácil para el enrollado.

– La hoja de nori debe tener el lado liso arriba para permitir sellar al final

– Por la consistencia pegajosa de la Quinoa y cuando empiecen a colocarla encima de la hoja de nori y de la esterilla, deben humedecerse las manos a cada momento, por lo que deben de tener cerca un pequeño bol con agua fría para esto. No traten de limpiarse las manos con papel de cocina porque pueden traerles problemas al pegarseles el papel a las manos, mejor háganlo con una toallita o pañito de cocina limpio.

– A la hora de cortarlos, es muy importante humedecer el cuchillo cada vez que vayan hacer un corte.

QUINOA TEMAKISUSHI:

Esta es mi versión para este tipo de sushi.

Ingredientes: 

Trabajen por favor con la misma lista de ingredientes que usamos para los sushi roll, la diferencia entre los sushi roll y los temakisushi es la manera en que se enrollan y presentan.

Yo utilicé para rellenar estos conos, salmón ahumado, surimi (sucedáneo de cangrejo), shiitake champiñones (un tipo de champiñon japonés), pepino, zanahoria y aguacate o avocado (palta)

Los conos son muy sencillos de hacer. Deben cortar la hoja de nori por la mitad, en un corte longitudinal. Asegúrense de tener las manos bien secas cuando empiecen a cortar las hojas de nori, para no dañarlas. Con cada mitad de  hoja se hace un cono. Vean el vídeo de cómo deben hacerlos. Si tienen previsto servirlos en una reunión, pueden hacer los conos solos sin relleno hasta con una hora de anticipación y dejándolos en un sitio seco.

https://www.youtube.com/watch?v=MMrPesEkznQ

Una vez listos los conos, tome uno, colóquele dos cucharaditas de Quinoa, presionen un poco y continúen con el siguiente ingrediente que tengan previsto; en mi caso puse el salmón ahumado, luego los champiñones shiitake, el surimi, pepino y la zanahoria, terminando con el aguacate o avocado (palta). Todo debe ser cortado muy fino para permitir que queden bien adentro y sin problemas. Si consideran que necesitan más Quinoa, pueden ponerle otra cucharadita. También lo pueden hacer de un solo ingrediente pero es mucho más rico con la variedad de sabores. Sírvanlo con la salsa de soya ligera, wasabi y jengibre dulce encurtido.

Disfrútenlos!

IMG_2555

Para celebrar la semana del amor, voy a dejarle esta canción, ¿a qué chica no le gustaría una celebración de compromiso como esta? Me encanta la canción pero más me gusta con el vídeo. Marry You, Bruno Mars, 2011