Estofado de Quinoa, pollo y vegetales

Estofado de Quinoa, pollo y vegetales

“Cocinar es contar historias…”

Así es como yo siento, a veces me he preguntado de donde me viene estas ganas de escribir para compartir recetas y la respuesta es siempre la misma: de cocinar!  Como ya les he contado anteriormente, crecí en un ambiente donde mi mami pasaba absolutamente todo el día metida en la cocina, cocinando y creando, ella es sumamente inventora en ese lugar llamado cocina… Recuerdo una temporada en que le dio por preparar licores de manera artesanal, una alquimista mezclando su caña blanca con los sabores de frutas que conseguía en el mercado: le quedaban de un bueno! lo hacía con tanto amor… como todo lo que prepara con sus manos! Esas bebidas espirituosas (ese nombre era el que a ella más le atraía porque le sonaba que era “más sano”) nos los obsequiaba después de comer, como digestivos que funcionaban muy bien… la verdad, es que no sé si era por el amor que le ponía o porque había leído tanto sobre el tema con los libros que le regalábamos nosotros, su inmensa prole, quienes la apoyábamos en su creatividad. Yo creo que en estos momentos, a sus casi 90 años, se está dedicando solo a cocinar lo necesarios para ella y mi papi, claro está, que cuando cualquiera de nosotros va de visita, pues allí se vuelve a lucir con sus creaciones. Por cierto que hay una anécdota reciente que me contó mi hermana. Resulta que ella la fue a visitar y pasar unos días con ellos, mis padres. Un día decidieron hacer una de las recetas del blog, la de la Sopa de Quinoa con batatas, pues mi mami hizo un esfuerzo por seguir la receta,  pero su iniciativa y creatividad pudo más que las buenas intenciones y al final, modificó a su gusto la misma. Estoy completamente segura que le quedo mejor que la original! Ella debió haber leído (y modificado) el dicho: “Las recetas no son exactas, son orientativas… y tú le pones lo que quieras para mejorarlas”

ESTOFADO DE QUINOA, POLLO Y VEGETALES

Tomado del Libro Quinoa The Everyday Superfood 365 de Patricia Green & Carolyn Hemming

Ingredientes:

Estofado 106

1 cucharada (15 ml) de aceite de oliva. Yo usé aceite de coco

1 taza (250 ml) de zanahorias cortadas en cubos

1 taza (250 ml) de celery o apio España, cortado en cubos

3/4 taza (185 ml) de cebolla cortada en cuadritos

2 tazas (500 ml) de caldo de pollo

1 taza (250 ml) de papas pequeñas cortadas por la mitad. Yo usé unas papas grandes y las corte en trozos más o menos equivalentes a la mitad de una papa pequeña

1 cucharadita (5 ml) de ajo fresco prensado

1 hoja de laurel

1 cucharada (15 ml) de eneldo fresco o 1 cucharadita (5 ml) si es seco

2 tazas de pollo cocido y cortado en trozos. Esta receta es ideal para cuando tenemos sobras de un pollo asado o cocinado en la parrilla, es perfecta!

1 taza (250 ml) de pimentón rojo cortado en cuadros (equivalente a 1 pimentón)

1/2 taza (125 ml) de harina de Quinoa

1 taza (250 ml) de agua fría

1 cucharadita (5 ml) de sal

1/4 cucharadita (1 ml) de pimienta negra molida

Preparación:

Calentar el aceite en una sartén u olla grande a fuego medio-alto.  Añadir las zanahorias, el celery y la cebolla. Sofreir los vegetales hasta que empiecen a estar suaves, alrededor de 8- 10 minutos.  Agregar el caldo, las papas, el ajo, la hoja de laurel y el eneldo, tapar y dejar hervir. Reducir la llama a fuego lento y dejar cocinar por 8 minutos. Añadir el pollo y el pimentón. Retirar la hoja de laurel.

Mezclar la harina de Quinoa con el agua en un pequeño bol. Añadir esta mezcla a la preparación anterior y cocinar el estofado hasta que espese, alrededor de 5 minutos, revolviendo ocasionalmente. Sazonar con sal y pimienta y servir inmediatamente.

TIPS IMPORTANTE:

-Recuerden que el pollo ya está cocinado, por lo tanto, si lo remueven mucho o muy fuerte, tiende a deshacerse y no les quedara tan bien presentado.

– Yo a este tipo de platos les añado pimienta de cayena porque me encanta el sabor que le da. Se los recomiendo.

– Una vez más, si no tienen harina de Quinoa, pueden prepararlo con la maizena o harina fina de maiz, la que se usa para espesar salsas o hacer los atoles, pudines, papillas, etc. les quedara igual de rico.

Disfruten y después me cuentan 🙂

PhotoFusion105

PENSAMIENTO PARA HOY:

Quiero compartir con ustedes el mensaje que apareció en mi agenda para hoy, me pareció apropiado y mágico:

“Cuando te unes a los que persiguen tus mismos sueños el poder es mayor, no sólo en lo personal, sino también en lo universal” – Inédito  

Y la canción para compartir hoy es una que me encanta, no solo porque es de un cantante venezolano, un poquito disparatadito él, pero que cantaba muy bien las canciones del folklore nacional, sino que esta canción en particular refleja a mi mami, ella es así, y hace 4 años atrás, mi nieta mayora (como ella misma se dice) lo protagonizó en un acto cultural para la familia, grabado en un pequeño vídeo casero y familiar, preparado para el aniversario de bodas de mis padres y que lamentablemente perdí en una de esas tantas veces que mi computadora colapsó. Sin duda que las abuelas de hoy en día somos otra cosa distinta, pero será tema para otro momento, por ahora,  Mi Abuela, Gualberto Ibarreto.

¿Quinoa a la Indiana? ¿o a la Hindú?

¿Quinoa a la Indiana? ¿o a la Hindú?

El plato para hoy es uno de los tantos curries que he comido y compartido a lo largo de estos años en estas latitudes. Cuando vivía en Venezuela, siempre me atrajo todo lo que tenía que ver con la cultura indiana incluyendo por supuesto la comida (por cierto, lo correcto es decir Comida Indiana y no Comida Hindú, porque la palabra Hindú viene del hinduismo y es lo que se refiere a la religión). Mis recuerdos me llegan de cuando cursaba 2do año del bachillerato y mi profesor de Inglés, un trinitario con marcados rasgos indianos, me decía que mis antepasados debieron ser de la India por mi fisonomía. Creo que eso me sonó lo suficientemente exótico como para interesarme en esto.

Por los años ’80, abrió un restaurant en Caracas llamado Sitar, ambientado al mejor estilo indiano. Recuerdo que la música de fondo era obviamente de sitar, el instrumento de cuerdas indiano que produce un sonido un tanto metálico y que a los volúmenes en que estaban en este sitio, a mí me aturdía. También recuerdo que todo el restaurant era en penumbra, casi que a oscuras y los mesoneros eran nativos de la India, vestidos a la manera tradicional indiana, hablaban muy poco español, la piel era de ese color inconfundible de ellos, si lo tuviera que describir, diría que era verde aceituna oscuro… todo esto producía un ambiente de misterio un tanto intimidante. Tristemente no recuerdo mucho la comida, salvo un curri de vegetales acompañado de arroz, cuyos granos me resultaron inusualmente largos para la costumbre del grano nuestro…

Pasaron los años y llegando a Inglaterra, por supuesto que me incliné inmediatamente por esta comida. Hemos visitados muchos restaurantes buenos y otros no tan buenos, la variedad de comidas degustadas de regiones aledañas a la India y que se asemejan entre sí,  como la de Nepal, Sri Lanka, Bhutan, Bangladesh, etc.,  hacen que nunca nos sintamos aburridos de probarlas.

Sigo confesándome admiradora de esta cultura;  recuerdo que el primer libro que renté en la Biblioteca local, recién llegada acá, fue Pasaje a la India, de E. M. Forster, escrito en los años ’20, ganador de varios premios y que relata las difíciles situaciones que vivían los nativos antes de su independencia de los ingleses. Me atrapó y cuando recientemente anunciaron una nueva serie llamada Indian Summer (Verano Indio) pues no me perdí un solo capítulo, terminando la primera temporada este pasado domingo…

Para mi cumpleaños, mi amiga de Sri Lanka preparó un plato llamado Dosa, que consiste en un tipo de pan tan delgado, quizás más parecido a una crepe o panqueca (por llamarla de alguna manera) que se elabora con un tipo de lentejas y arroz basmati, dejándose fermentar por dos días. Se acompaña con curries y con un sambol de coco y chili que es sencillamente delicioso! Me gustaria que pudieran probar esto algún día…

dosa

Si se animan y les interesa prepararlas, aqui les dejo el link. De verdad que lo crujiente de esta crepe, acompañada de los curries y del sambol es casi que sublime.

En inglés: http://www.vegrecipesofindia.com/masala-dosa-recipe-how-to-make-masala-dosa-recipe/

En español: http://www.aulafacil.com/cursos/l12181/cocina/hindu/cocina-hindu/masala-dossa-ingredientes

También está la versión orientalizada y “realista” de Jamie Oliver, donde es preparada con la harina de garbanzos, añadiéndole bicarbonato para hacerla más ligera…

http://www.jamieoliver.com/recipes/vegetables-recipes/amazing-indian-dosa/#ZWvZBiQyFxeeiBTJ.97

Pero si hay que ser reales, venimos a cocinar Con Quinoa, así que les dejo la receta de hoy, un Curri de Quinoa, garbanzos y auyama, quedó muy rico y fue fácil y rápido de hacer…

PhotoFusion (89)

CURRY DE QUINOA, GARBANZOS Y AUYAMA

Tomada del Libro Quinoa for families, de Rena Patten

Ingredientes:

2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen. Yo usé aceite de coco

2 cebollas cortadas en juliana (en tiras)

4 dientes de ajo prensados

1 chili rojo, sin semillas y cortado. Recuerden usar guantes para manipular el chili. Yo usé semillas de chili deshidratadas

2 cucharadas de curry

1 cucharadita de comino en polvo

6 vainas de cardamomo pisadas

1/2 manojo de cilantro fresco, incluyendo las raíces, tallo y hojas

750 grs de coliflor, cortado en flores, preferiblemente pequeñas. Yo solo añadí 500 grs

750 grs de auyama cortada en cubos pequeños. Yo solo añadí 500 grs

2 latas de 400 grs de garbanzos. Yo solo usé una lata. Pueden hacerlo con garbanzos cocinados por uds. equivalente a los 400 grs.

1 lata de leche de coco

3 tazas de agua caliente

1 1/3 de tazas de Quinoa, lavadas y escurridas. Pienso que una taza es suficiente

1 taza de petit pois (guisantes) congelados

Jugo de limón al gusto. Yo no lo usé y pienso que no le hacía falta

Sal y pimienta negra molida al momento

Yogurt para servir

Preparación:

Calentar el aceite en una olla grande y añadir las cebollas hasta que estén suaves y doradas. Poner el ajo y el chili y cocinar hasta que doren.

Añadir el curry, el comino y el cardomomo, revolviendo. Cocinar por un minuto.

Lavar muy bien el cilantro y cortar finamente las raices y los tallos y ponerlos en la preparación anterior, reservando las hojas para luego. Añadir el coliflor,  la auyama y los garbanzos escurridos.

Poner la leche de coco y el agua caliente, sazonar con sal y pimienta y añadir la Quinoa. Remover bien. Dejar que hierva y reducir la llama, cubrir y dejar cocer por alrededor de 30 minutos hasta que todos los vegetales y la Quinoa estén cocinados. Remover de vez en cuando para evitar que se peguen.

Añadir los petit pois y cocinar por otros 5 minutos. Cortar finamente las hojas de cilantro y añadirlas al curry junto con el jugo de limón (si lo están usando).

Dejar reposar el curry por unos 10 minutos antes de servir.

El yogurt lo pueden dejar para que sea a gusto de cada quien el añadirlo. Yo lo serví con los papadum, unas galletas crujientes indianas.

Bon Appetit… y disfrútenlo al máximo!

PhotoFusion (88)

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Para un hombre con el estómago vacío, la comida es Dios” – Ghandi

Esta canción me encanta, es de una buena y muy especial película, Slumdog Millionarie, 2008. El tema, Jai Ho, escrita por A. R. Rahman y con la que ganó dos Oscar, uno de ellos como la mejor canción original. El baile se realiza al final de la película, cuando Jamal se encuentra con Latika… de allí la frase célebre: “Te esperaré todos los días en la estación de tren, hasta que tú vayas”

Hablemos libre de gluten…

Hablemos libre de gluten…

Hace más de cinco años empecé a notar que cuando comía cosas que contenían trigo me sentía con un malestar estomacal, me inflamaba y realmente sentía que me caía pesado. Mi talón de Aquiles es mi aparato digestivo, mis principales dolencia han empezado por el estómago. Conocí las maravillas de los alimentos libres de gluten comiendo unas galletas de jengibre deliciosas y que venían en esta presentación, allí empecé con el coqueteo de comer galletas y tortas libres de gluten porque no me hacían daño,  pero nunca me consideré una persona celiaca, no soy celiaca. Hace más de 25 años, mi astrólogo me dijo que me venía bien ser vegetariana y comer libre de gluten y recuerdo que fuimos a comer a un Restaurant en Caracas llamado El Canalito, donde servían comida vegetariana auténtica y preparaban un pasticho hecho sin gluten… pero no lo pude comer! Era realmente incomestible para mí en ese momento.

Muchas lunas han pasado y como les dije anteriormente, consumo bollería y pastelería preferiblemente libres de gluten. Mucha gente me han criticado por esta preferencia, amigas y familiares; realmente siempre he pensado que cada quien conoce su cuerpo y debe siempre escucharlo, no al resto del mundo, sigo con mi preferencia libre de gluten cada vez que me provoca y esto me hace sentir bien… Pero como hay casualidades y causalidades, mi hija le diagnosticaron recientemente el celiaquismo.  Ella a motus propio había cambiado sus hábitos alimentarios y se sentía mucho mejor con su nuevo estilo de vida pero como no estaba diagnosticada con esta enfermedad, pues cometía errores que la ponían en serios problemas con los malestares que conlleva el ser celiaco. Hoy en día, ya sabiéndolo, ha sido mucho más fácil y llevadero el transitar por ella, hasta el punto en que se ha tomado muy en serio el de crear e inventar recetas aptas para celiacos y la estoy animando a que las escriba, pero por ahora me toca a mi publicarles algunas de estas maravillosas recetas, las cuales he preparado y son deliciosas. La de hoy es una quiche cuya base es la batata con semillas de chia y de linaza y una cucharadita de harina de Quinoa para hacerla totalmente libre de gluten. Aquí les dejo la receta, no duden en hacerla así no tengan problemas con el gluten, es muchísima más sana esta preparación porque la base de la quiche como la conocemos, es rica en grasas y harina de trigo.

PhotoFusion (82)

Ingredientes:

Para la base:

1 batata mediana

1 cucharada de semillas de chia

1 cucharada de semillas de linaza

1 cucharadita de harina de Quinoa

Sal y pimienta al gusto

Para el relleno:

2 huevos

100 grs de queso mozarela

100 grs de brócoli cocinado

1 cebolla roja pequeña cortada en juliana

Sal y pimienta al gusto

Opcional: pimienta de cayena

Preparación:

Lavar la batata y sin pelarla, envolverla en papel de aluminio y ponerla al horno a 250ºC por 20 – 25 minutos. También la pueden hacer hervida o cortada en cubos y rostizarla sin el papel de aluminio, como uds. prefieran, pero la ventaja de hacerlo así es que conserva su sabor natural y no pierde ninguna propiedad durante su cocción.

Una vez que la tengan cocida, preparar un puré con ella y añadirle las semillas de chia y de linaza. Mezclar bien. Colocarle  la harina de Quinoa (o la que estén utilizando) comenzando con una cucharadita pequeña colmada porque la cantidad de harina siempre dependerá del grado de humedad que tenga la mezcla, la cual debe ser suave y moldeable. Yo no usé sal pero si la pimienta y si tienen pimienta de cayena y se animan, pues úsenla que le va de lo mejor.

Esta cantidad me dio para un molde de 20 cms. Si la piensan desmoldear para servirla, deberán cubrir el fondo del molde con papel parafinado o papel para hornear pero si van a llevar a la mesa directamente en el molde (como yo) pues simplemente engrasen con un poco de aceite en spray o mantequilla al molde.

Coloquen la mezcla de la batata, las semillas y la harina en el molde y horneen por 10 minutos a 190ºC o hasta que este crujiente la base. Sacar del horno y dejar encima de una rejilla.

Cortar la cebolla en juliana y sofreírla en el aceite (yo usé de coco) a temperatura baja por 5 minutos hasta que caramelice.

Una vez lista la base, poner los brócoli distribuidos en el molde. Cortar el queso mozarela en discos y colocarlo entre el brócoli, cubrir con la cebolla y bañar con la mezcla de los huevos. Hornear por 15 minutos a 200ºC

Tips: Pueden hacer la base con auyama o calabaza, yuca, apio, coliflor o la verdura de su preferencia y el relleno pueden hacerlo con calabacines en ruedas por ejemplo y mezclar con el huevo y rellenarlas. También pueden hacerla sin el queso.

Esta cantidad es para una persona. Sírvanla con una rica ensalada de hojas y tienen un almuerzo o cena completa. Si la dividen en cuatro porciones, pueden ofrecerla como entrada.

PhotoFusion (83)

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, que de ternero cebado donde hay odio” – Salomón

Africa, de la banda Toto, 1982 – Hay una frase que me impacto, justamente apropiada al momento en que vivimos los venezolanos: “Va a llevar tiempo hacer las cosas que nunca hemos hecho”  Sin comentarios…