Los higos…

Los higos…

“Años de higos, años de amigos”

En días pasados, recibí una cajita con higos secos y acudió a mi memoria los momentos en que mi abuelita se preparaba para elaborar el dulce de higos. Debo confesarles que nunca me interesó mayormente este dulce, pero siempre desde muy pequeña me gustaron los rituales y mi abuelita tenía el suyo cuando llegaba la hora de preparar el dulce.

Cuando yo la escuchaba que ella le decía a mi papi: – José consígueme el papel de lija fina que quiero hacer dulce de higos, ya allí me alegraba porque sabía lo que venía. Ella se levantaba siempre muy temprano y el día de hacer dulce, después del desayuno, se dedicaba a esta tarea. Buscaba sus implementos, ella tenía aparte la olla de los dulces, al igual que la de hacer el quesillo; el quesillo de mi abuelita no era con leche condensada, era con leche, la mejor leche, azúcar, la cáscara de limón y no recuerdo si usaba la vainilla… pero volvamos al dulce de higo, ella buscaba su silla, se colocaba su delantal, que por cierto lo recuerdo como muy blanco y comenzaba con el trabajo de lijar higo por higo, tengo entendido que el higo viene con una capita de pelusa que debía ser retirada antes de preparar el dulce, por lo menos eso era lo que decía mi abuelita… que de recuerdos!

Hoy en día, viviendo por estas latitudes, he podido comer los higos frescos a mi antojo; no se preparar el dulce, nunca tuve mayor interés de aprender a preparar los dulces criollos y pienso que por rechazar los almibares en que vienen; en cambio las ensaladas que llevan higos y queso de cabra son mis favoritas y los higos secos los aprovecho para endulzar cualquier batido natural ya que los higos son ricos en vitaminas A, C, E y minerales como selenio, zinc, potasio, hierro, magnesio, que nos permiten tener una piel sana, cicatrizando mejor, así como también ayudando a mejorar la circulación y regulando la presión arterial. El potasio que contienen los higos ayuda a regular los flujos corporales y puede ayudar a prevenir las enfermedades reumáticas.

Las dos formas de preparar los higos secos que les enseño hoy, las tomé del blog Ven a La Vera de la Comunidad de Vera de Cáceres, fueron muy sencillas y fáciles… Disfrútenlas!

TORTITAS DE HIGOS SECOS 

http://venalavera.es/blog/receta-de-tortitas-de-higos-secos/

Si bien en este blog no dicen las cantidades, yo hice 100 grs. de higos secos, 1/2 taza de harina con leudante, 1/2 taza de leche y 1 huevo batido.

Este fue mi método para prepararlas: corté los higos y los puse a remojar por una hora en la leche, luego añadí la harina y el huevo, mezclé bien y cociné las tortitas como si fueran panquecas pequeñas (vean la manera de cocción en la receta de las Panquecas libres de gluten,  de la semana pasada por favor).

Nosotros las comimos tibias-calientes en el desayuno y las que quedaron (3 solamente 🙂 ) nos las comimos de merienda frías y estaban realmente deliciosas de esta manera.

PhotoFusion (61)

HIGOS FRITOS O HIGOS REBOSADOS:

http://venalavera.es/blog/receta-de-higos-fritos/

Los preparé tal cual la receta pero dejé los higos remojando por casi cuatro horas, la leche se puso espesa y fue la que usé para preparar la mezcla para rebosarlos.  Si conocen a los beignets, esa especie de buñuelos franceses, pues a esto es lo que sabe una vez que están reposados… Son muy buenos!

PhotoFusion (60)

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Se acabaron los higos, se acabaron los amigos” – Refrán popular

Para hoy les dejo esta canción del género de Pop Rock y Gospel Music, The River of Dream, 1993, escrita e interpretada por Billy Joel… me encanta!

Anuncios
Quinoa a la griega

Quinoa a la griega

En la búsqueda de recetas fáciles de elaborar para que se animen y aventuren en el mundo de la cocina, conseguí en internet esta receta de Omelette griega con Quinoa, queso feta y tzatziki.

La palabra omelette me trae el recuerdo de mi nieto mayor, cuyo nombre es Osmel Eduardo y entre tanto sobrenombres le decíamos Omelet por lo parecido a su nombre y por sus cachetes esponjosos que lucía en aquella época (ahora es un hermoso y espigado muchacho universitario).

La cocina griega tiene todo lo beneficioso de la Dieta Mediterránea, la cual ha sido nombrada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por ser una cocina de generación a generación, basada en un forma de vida, cuya denominación viene del griego antiguo “diaita” y del mediterráneo,  propio de los pueblos que habitan en las tierras que rodean el mar “y que influye en actividades como la cosecha,  recolección, pesca, conservación, transformación, preparación, cocina, y especialmente en la alimentación”

Ahora a la receta… La experiencia con ella es que aparte de lo delicioso del plato, nos sentimos bien por estar comiendo sano. Las cantidades están para dos personas como plato principal y las raciones me parecieron exageradamente grandes, pero entre gustos y colores…

OMELETTE GRIEGA CON QUINOA, QUESO FETA Y TZATZIKI:

Tomada la receta de internet.

Ingredientes para el Tzatziki: 

El tzatziki es una rica salsa a base de yogurt, pepino y especies. Conocida también en la India como raita, esta salsa puede estar en la nevera por más de una semana sin alterarse sus propiedades. La que aquí les publico está muy bien de sabor.

phonto (9)

1 taza (250 ml) de yogurt griego natural (o cualquier yogurt firme natural)

1/4 de pepino, pelado, sin semillas y cortado en pequeños cubos (los pepinos acá son sumamente grandes en comparación a los nuestros, por lo que les recomiendo calcular el equivalente a medio pepino de los que conocemos habitualmente, más o menos de 7 a 8 cms).

1 diente de ajo, rallado o molido finamente

1/2 cucharadita de vinagre de vino blanco

1/2 cucharadita de eneldo deshidratado

1 cucharadita de orégano seco

1 cucharada de jugo de limón fresco

1 cucharada de aceite de oliva extra virgen

Ingredientes para la Omelette con Quinoa y queso feta:

phonto (10)

1 taza (250 ml) de Quinoa ya cocinada

6 huevos grandes

1/4 taza (60 ml) de leche

2 cucharadas de mantequilla, separadas

1 taza (250 ml) de espinacas frescas, cortadas

1/2 taza (125 ml) de aceitunas kalamata deshuesadas y cortadas por la mitad. Pueden usar aceitunas negras deshuesadas

1/4 taza (60 ml) de pimentón rojo asado, picado a cuadros o en tiras. Es el equivalente a un pimentón fresco asado

1/4 taza (60 ml) de tomates seco envasado en aceite + 1 cucharada del aceite del tomate

2 dientes de ajo, molidos o rallados

1 cucharadita de orégano seco

100 grs de queso feta en migas. Les recomiendo separar en dos partes de 50 grs porque son dos las omelettes a preparar

Sal y pimienta al gusto

Para la presentación del plato:

1/4 taza (60 ml) de piñones tostados

Tomates uvas frescos

1 aguacate rebanado

Preparación:

Para el Tzatziki:

Mezcla el yogurt griego con el pepino en cubos, ajo, vinagre de vino blanco, eneldo, orégano, jugo de limón, aceite de oliva, sal y pimienta. Dejar reposar en la nevera al menos por 30 minutos antes de servir para hacer que los sabores se asienten.

Para la Omelette con Quinoa y feta:

Preparar la Quinoa. Para una taza (250 ml) de Quinoa cocinada, se deben de utilizar 1/3 taza (80 ml) de Quinoa y 2/3 taza (160 ml) de agua. Enjuagar la Quinoa y colocarla junto con el agua en una olla pequeña con tapa. Cocinar a fuego medio-bajo por 10 minutos tapada. Luego apagar el fuego y dejar reposar por otros 10 minutos. Pasado este tiempo, separar los granos con un tenedor para airear la Quinoa.

Una vez reposada la Quinoa, colocarla en un bol grande, añadirle las espinacas cortadas, aceitunas, pimentón rojo asado, tomates secos, ajo y orégano. Luego mezclar bien con el aceite de los tomates secos, sal y pimienta. Ya preparada la ensalada, deben separarla en dos partes porque son dos las omelettes que deben rellenar con esta ensalada. Dejar a un lado y proceder a la preparación de las omelettes.

En un bol, mezclar con un tenedor, los huevos y la leche con una pizca de sal y pimienta. Cuando la mezcla de los huevos está bien revuelta, calentar una sartén de aproximadamente 20 a 25 cms a fuego bajo, colocándole una cucharada de mantequilla (más o menos 2 minutos).  Mover la sartén para que se derrita uniformemente y cubra toda la superficie.  Verter la mitad de la mezcla de los huevos y dejarla por unos 10 a 20 segundos.  Inclinar la sartén para que el huevo liquido tome su lugar y con una espátula a prueba de calor, mover gentilmente para evitar que se pegue a los bordes y sea más fácil sacar la omelette. Repetir el proceso hasta que ya no haya líquido que se mueva. Cubrir con un poco del queso feta en migas. Una vez que esta cocinada la omelette, llevarla del sartén al plato donde se va a servir.

Inmediatamente colocar el resto del queso feta disponible para esta omelette (son dos omelette que deben hacer, por lo tanto deben de distribuir la cantidad de queso para las dos) añadirle la ensalada de Quinoa y la mitad de los piñones. Doblarla y mantenerla caliente mientras se hace la otra omelette.

Una vez que las dos omelettes están terminadas de cocinar y rellenas con la Quinoa, la cubren con el Tzatziki, los tomates uvas cortados y un toque de orégano y pimienta.

Servirla con el aguacate rebanado… disfrútenlo! vale la pena hacerla!

Tips:

– No usé sal ni para el Tzatziki ni para la ensalada de Quinoa. Si le puse un toque a los huevos, porque un huevo sin sal…

– Al Tzatziki le añadí comino porque me encanta esta especie como queda con esto. Personalmente me parece mucho ajo para una taza de yogurt, sólo lo digo de referencia porque hay personas que cuando lo he preparado con menos ajo me dicen que le gusta más fuerte.

– Pueden usar cualquier tipo de queso, el queso feta tiene su encanto y sabor, pero si lo que tienen o consiguen es mozarella, bienvenido sea!

PENSAMIENTO PARA HOY:

“El hombre es la cabeza, pero la mujer es el cuello y el cuello puede girar la cabeza en la dirección que quiera” Esta frase es dicha por la mamá de Tula (Nia Vardalos), la protagonista de Mi Gran Boda Griega

La música de hoy es dedicada con mucho cariño a Demis Rousso, quien muere a los 68 años el pasado 25 de Enero. Este tema fue interpretado en Moscú el 24.11.2012 y me gustó como juegan con la pantalla donde aparece Mr. Rousso joven, cantándola. Con uds. Goodbye My Love, 1973

Dulce Despertar…

Dulce Despertar…

Hace unos años atrás, siguiendo los consejos de la Dra. Jakubowicz quien nos aconsejaba que cuando asistiéramos a una cena con amigos y nos ofrecieran postres, podíamos inteligentemente pedirlo para llevar y comerlo en la mañana siguiente con el desayuno. Esta solución me parecia muy buena, sobretodo en fechas como las que estamos transitando, donde prácticamente todos los días tenemos buenos compromisos con los amigos y/o familia para cenar. Ahora bien, el mejor momento para comerlo era durante el desayuno, después de habernos tomado los 500 ml de agua pura o con medio limón, ya que el organismo se levanta necesitando reponerse del largo ayuno de 8 horas sin comer, ¿Uds. sabían que durmiendo plácidamente es también una manera de quemar calorías? Si tenemos un buen dormir, “por cada hora de sueño, el cuerpo quema alrededor de 50 a 53 calorías según el peso del individuo. Una persona más pesada quemará un poco más, mientras que una persona más delgada quemará un poco menos. Esto totaliza aproximadamente 420 calorías quemadas durante ocho horas de sueño en promedio” Cuando no logramos descansar y dormimos sobresaltados, esto no se cumple y generalmente las personas con problemas en el dormir son obesas o con sobrepeso, disminuyendo este cuando logran descansar a plenitud.

Pero a lo que vamos, los nutricionistas insisten que esos carbohidratos productos de tortas y dulces no son los mejores a ninguna hora, ni aún en las mañanas cuando despertamos y nos encontramos ansiosos por comer. Es normal que tengamos hambre al despertar y después de tomarnos el vaso con agua nuestro cuerpo pida “algo más” como por ejemplo una arepita o sandwich con queso, una galleta de avena baja en calorías para tomar con el café o té y cerrar con broche de oro el desayuno… pero no! lo que debiéramos consumir es carbohidrato del bueno, si queremos algo dulce, debemos optar por los frutos secos como los dátiles, higos, ciruelas pasas, orejones y para cubrir la parte proteínica, nada mejor que comer huevos, sólos o en tortilla, añadiéndole espinacas o champiñones o brócoli o coliflor o maíz o cualquier vegetal que quieran o tengan a mano, acompañado de un rico té verde. También pueden acompañar los huevos con algún tipo de pescado ahumado pero ya los huevos nos aportan la proteína que requerimos para comenzar el día.

Si estamos haciendo una rutina de desintoxicación, nada mejor que tomarnos el batido verde con espinacas, manzana verde, pepino, semillas de linaza y chia, cilantro, perejil, completándolo con un poquito de cúrcuma o turmeric… mágico! Esto es aconsejable hacerlo a primera hora del día, pero si no pueden porque no les da tiempo o por cualquier otro problema, pueden tomarlo en cualquier momento del día, pero no pueden prepararlo con anterioridad porque pierde propiedades, hay que tomarlo máximo a los quince minutos de prepararlo. Recuerden no ponerle ni azúcar ni sal: están desintoxicando su cuerpo!

Ahora bien, si como yo, necesitan algo riquito para consentirse, sobre todo ahora en el invierno que lo corto y gris del día nos produce un no se que, prueben la receta que les doy hoy.

Y ya como corolario, les digo como dice mi amiga Martha: la mejor dieta es comiendo comida casera sana, hecha por uds., olvidándose del tema de las calorías pero no abusando de ningún ingrediente…

DOBLE CHOCOLATE PONQUESITOS DE 2 MINUTOS:

En esta receta utillizaremos Whey Protein, un preparado para ayudarnos a lograr la proteína necesaria para dietas bajas en grasas. Whey Protein es el suero de la leche, secado hasta pulverizarlo y separardo de los lipidos y otros materiales no proteicos. Yo pienso que no se debe abusar de este producto porque a fin de cuenta es el resultado de un proceso industrial y lo ideal es ir a lo natural. Esta muy de moda entre los que practican culturismo.

Estos ponquesitos son ideales como merienda de mitad de tarde o de antojito con un té.

Ingredientes:

2 cucharadas de vainilla o chocolate Whey Protein

2 cucharadas de almendras. Pueden sustituirlo por harina enriquecida, harina de avena, harina de Quinoa o coco rallado.

1 cucharada de cacao en polvo

2 cucharadas de salsa de manzana

1 huevo

1 cucharada de gotas de chocolate

1/8 de polvo de hornear

1/2 cucharadita de vainilla

Stevia es opcional. Pienso que no le hace falta

Canela para espolvorear por encima

Aceite en spray para cubrir la taza o vaso donde lo vayan a preparar

Preparacion:

– Rociar la taza con el aceite “non stick” (que no pegue)

– Mezclar todos los ingredientes en un bol y luego ponerlo en el envase preparado.

– Si usan la canela, es el momento de hacerlo.

– Poner al microondas por 2 minutos

– Listo para disfrutarlo!

Y para terminar por hoy, les tengo otra receta de Aguacate Mousse. La vez pasada la preparé con el cacao y fue sensacional, esta es sin chocolate, es como una rica crema para untar sobre galleticas como las de centeno o las de arroz, es muy fácil por lo que no tendrán excusa para hacerla…

1 aguacate grande (como los venezolanos, caramba!)

La ralladura de 1 limón

El jugo de 1/2 limón

1/2 cucharadita de vainilla

Un pellizco de sal (un poquitito de sal)

1 cucharada de Maple sirop o de miel o Stevia. Si usan la Stevia en polvo, diluyan una cucharadita de la Stevia en una cucharada de agua

Hagan un puré con el aguacate (pueden hacerlo con un procesador o un tenedor) y mezclen con todos los ingredientes.

Sírvanlo sobre las galletas y espolvoreen con coco pulverizado o en hojuelas o simplemente rallado.

Listo, otra gran receta para compartir con nuestros amigos…

Musiquita romántica de fin de semana, I Just Call to Say I Love You, 1984 y cantada por Stevie Wonder. Fue el tema de la película La Chica de Rojo también del ’84. Stevie Wonder escogió este tema para el homenaje de Michael Jackson, cambiando un estribillo de la canción. Fue una de las canciones con las que me enamoraron hace muchas lunas… Cierto Mr Ragot?