Hablemos libre de gluten…

Hablemos libre de gluten…

Hace más de cinco años empecé a notar que cuando comía cosas que contenían trigo me sentía con un malestar estomacal, me inflamaba y realmente sentía que me caía pesado. Mi talón de Aquiles es mi aparato digestivo, mis principales dolencia han empezado por el estómago. Conocí las maravillas de los alimentos libres de gluten comiendo unas galletas de jengibre deliciosas y que venían en esta presentación, allí empecé con el coqueteo de comer galletas y tortas libres de gluten porque no me hacían daño,  pero nunca me consideré una persona celiaca, no soy celiaca. Hace más de 25 años, mi astrólogo me dijo que me venía bien ser vegetariana y comer libre de gluten y recuerdo que fuimos a comer a un Restaurant en Caracas llamado El Canalito, donde servían comida vegetariana auténtica y preparaban un pasticho hecho sin gluten… pero no lo pude comer! Era realmente incomestible para mí en ese momento.

Muchas lunas han pasado y como les dije anteriormente, consumo bollería y pastelería preferiblemente libres de gluten. Mucha gente me han criticado por esta preferencia, amigas y familiares; realmente siempre he pensado que cada quien conoce su cuerpo y debe siempre escucharlo, no al resto del mundo, sigo con mi preferencia libre de gluten cada vez que me provoca y esto me hace sentir bien… Pero como hay casualidades y causalidades, mi hija le diagnosticaron recientemente el celiaquismo.  Ella a motus propio había cambiado sus hábitos alimentarios y se sentía mucho mejor con su nuevo estilo de vida pero como no estaba diagnosticada con esta enfermedad, pues cometía errores que la ponían en serios problemas con los malestares que conlleva el ser celiaco. Hoy en día, ya sabiéndolo, ha sido mucho más fácil y llevadero el transitar por ella, hasta el punto en que se ha tomado muy en serio el de crear e inventar recetas aptas para celiacos y la estoy animando a que las escriba, pero por ahora me toca a mi publicarles algunas de estas maravillosas recetas, las cuales he preparado y son deliciosas. La de hoy es una quiche cuya base es la batata con semillas de chia y de linaza y una cucharadita de harina de Quinoa para hacerla totalmente libre de gluten. Aquí les dejo la receta, no duden en hacerla así no tengan problemas con el gluten, es muchísima más sana esta preparación porque la base de la quiche como la conocemos, es rica en grasas y harina de trigo.

PhotoFusion (82)

Ingredientes:

Para la base:

1 batata mediana

1 cucharada de semillas de chia

1 cucharada de semillas de linaza

1 cucharadita de harina de Quinoa

Sal y pimienta al gusto

Para el relleno:

2 huevos

100 grs de queso mozarela

100 grs de brócoli cocinado

1 cebolla roja pequeña cortada en juliana

Sal y pimienta al gusto

Opcional: pimienta de cayena

Preparación:

Lavar la batata y sin pelarla, envolverla en papel de aluminio y ponerla al horno a 250ºC por 20 – 25 minutos. También la pueden hacer hervida o cortada en cubos y rostizarla sin el papel de aluminio, como uds. prefieran, pero la ventaja de hacerlo así es que conserva su sabor natural y no pierde ninguna propiedad durante su cocción.

Una vez que la tengan cocida, preparar un puré con ella y añadirle las semillas de chia y de linaza. Mezclar bien. Colocarle  la harina de Quinoa (o la que estén utilizando) comenzando con una cucharadita pequeña colmada porque la cantidad de harina siempre dependerá del grado de humedad que tenga la mezcla, la cual debe ser suave y moldeable. Yo no usé sal pero si la pimienta y si tienen pimienta de cayena y se animan, pues úsenla que le va de lo mejor.

Esta cantidad me dio para un molde de 20 cms. Si la piensan desmoldear para servirla, deberán cubrir el fondo del molde con papel parafinado o papel para hornear pero si van a llevar a la mesa directamente en el molde (como yo) pues simplemente engrasen con un poco de aceite en spray o mantequilla al molde.

Coloquen la mezcla de la batata, las semillas y la harina en el molde y horneen por 10 minutos a 190ºC o hasta que este crujiente la base. Sacar del horno y dejar encima de una rejilla.

Cortar la cebolla en juliana y sofreírla en el aceite (yo usé de coco) a temperatura baja por 5 minutos hasta que caramelice.

Una vez lista la base, poner los brócoli distribuidos en el molde. Cortar el queso mozarela en discos y colocarlo entre el brócoli, cubrir con la cebolla y bañar con la mezcla de los huevos. Hornear por 15 minutos a 200ºC

Tips: Pueden hacer la base con auyama o calabaza, yuca, apio, coliflor o la verdura de su preferencia y el relleno pueden hacerlo con calabacines en ruedas por ejemplo y mezclar con el huevo y rellenarlas. También pueden hacerla sin el queso.

Esta cantidad es para una persona. Sírvanla con una rica ensalada de hojas y tienen un almuerzo o cena completa. Si la dividen en cuatro porciones, pueden ofrecerla como entrada.

PhotoFusion (83)

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, que de ternero cebado donde hay odio” – Salomón

Africa, de la banda Toto, 1982 – Hay una frase que me impacto, justamente apropiada al momento en que vivimos los venezolanos: “Va a llevar tiempo hacer las cosas que nunca hemos hecho”  Sin comentarios…

Anuncios
Sopa de Quinoa y batatas

Sopa de Quinoa y batatas

Zó-zó-pita!! Zó-zó-pita!! Zó-zó-pita!! para recordar al Guille que todos tenemos dentro… Si bien yo no soy tan fan de las sopas como el mencionado pequeñín, me gusta de vez en cuando tomarme una rica, espesa, aromática y diferente sopa,  de esas que te reconcilian con la vida.

Estando en invierno, donde la comida no mantiene una buena temperatura al ser servida, lo frío se vuelve más frío y lo caliente termina siendo tibio, servir cacerolas, estofados, cremas y sopas es lo que se recomienda, para consentir al cuerpo cuando nos pide algo caliente “para calentar las tripitas pues…” y en esa búsqueda de recetas hechas con Quinoa apareció esta Sopa de Quinoa  y batatas  que es una delicia. Mantiene una consistencia muy buena y muy nutritiva gracias a la Quinoa y la noble batata. Lo que no me cansaré de decirles: los platos cocinados con Quinoa saben mejor al día siguiente! Esto es un bono porque les permite tenerlos listos con anticipación cuando queremos compartir con los amigos.

Cuando mis hijas estaban pequeñas, yo acostumbraba a tomar un día del fin de semana para cocinar toda la comida de la semana, ya que trabajaba y estudiaba y no llegaba a casa temprano para ocuparme de estos menesteres. Un día, mí muy querida amiga y vecina  me propuso que cocinara para ella y su esposo el mismo menú que yo hacía para mi familia y se lo vendiera; me pareció una excelente idea ya que no me iba ocupar más tiempo de que tenía establecido en mi rutina; esto sirvió para animarme y comenzar mi lucrativo negocio. Luego, esta misma amiga la ofreció en su trabajo e inclusive me propuso que le preparara lo que comerían en su oficina cuando tenían reuniones o cursos y allí si que comenzó el negocio más seriamente, naciendo Mary Ragot, la haute cuisine de la maisonSiempre hay mercado para todo lo queramos hacer! 

Ahora hablaremos un poco de nuestro vegetal invitado de hoy: la batata, camote o boniato. Encontré ésta lista de las propiedades nutricionales de esta raíz:

  • Apenas supera las 100 calorías por cada 100 gramos.
  • Es rica en fibra.
  • Tiene casi el 10% de la cantidad de hierro recomendada a diario.
  • Una ración de 50 gramos tiene los suficientes beta-carotenos para un par de días.
  • Rica en potasio.
  • Cantidades discretas de vitamina C y Zinc.
  • 100 gramos de producto (sin aceite y asado) tiene la mitad de la vitamina E necesaria para un solo día.

¿Díganme si no es una maravilla el preparar esta Sopa de Quinoa y batata? Fácil, pocos ingredientes, rica y súper nutritiva…¿qué más se puede pedir a un plato?

La variedad de esta raíz es de más de 400 tipos y las que más comúnmente se conocen son las de piel color rojo, rosado o blanco, de textura suave y aterciopelada.

PhotoFusion (40)

Y volviendo a la Sopa, esta ricura la pueden conservar en la nevera hasta una semana, eso sí, sin añadirle el yogurt que siempre deben ponerlo al servirla.

SOPA DE QUINOA Y BATATAS:

Tomado del Libro Quinoa The Everyday Superfood 365 de Patricia Green y Carolyn Hemming

Ingredientes:

PhotoFusion (39)

2 batatas grandes

2 cucharadas (30 ml) de agua

1/2 taza (125 ml) de cebolla cortada

1/2 taza (125 ml) de Quinoa

3 tazas (750 ml) de consomé o caldo vegetariano

1 taza (250 ml) de leche de coco

1/4 cucharadita (1 ml) de pimienta de cayena

1/4 cucharadita (1 ml) de ají en polvo. Yo usé las semillas de ají, las que venden en envases ya secas y que son bien gustosas.

1/4 taza (60 ml) de yogurt. Opcional

Preparación:

Lavar y pelar las batatas, cortarlas en cubos de 2 a 3 pulgadas (5 a 7.5 cms). Hervir por 5 a 6 minutos, hasta que quede suave pero no blanda. Yo la dejé al dente.

Colocar las dos cucharadas de agua y la cebolla en una olla grande y cocinar a media llama hasta que la cebolla este suave, alrededor de 7 minutos (todo depende de cómo sea su cocina, a mí me llevo 4 minutos este proceso). Enjuagar la Quinoa hasta que el agua salga transparente y añadirla junto con el caldo de vegetales a la cebollas y dejar hervir. Reducir la llama en lo que empiece a hervir y cocinar por 15 minutos, hasta que la Quinoa esté bien cocida.

Añadir la batata a la olla y apagar el fuego. Utilizar un procesador de alimentos para convertir en puré o esperar a que la sopa esté a temperatura ambiente antes de licuar en dos tandas. Colocar de nuevo en la olla y calentar lentamente a temperatura baja, añadiendo la pimienta y el aji. Servir en un bol y colocar en el tope una cucharada del yogurt (si lo están usando). Esperé como 5 minutos a que amalgamaran los sabores en el fuego, apagué y serví colocándole una cucharada de yogurt y pimienta de cayena espolvoreada en el tope.

PhotoFusion (38)

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Quien comparte su comida, no pasa solo la vida” – Anónimo 

Una de mis canciones favoritas de Franco de Vita, mi siempre bienmandado Franco, ¿Donde está el Amor? del Album Stop, grabado en el 2003-2004. Este CD me lo envió mi hija cuando estábamos recién llegados a estos lares y no paraba de llorar con esta canción… “Que no me falte la memoria pa’ contar lo visto y lo que estamos viendo ahora, ni garganta si es que tengo que gritar, y que la libertad no venga en sueños. Ay, que no me falte el aire cuando tenga que volver, que no me arranquen de raíz que sólo se nace una vez…”