Reflexiones de mi vida!

Reflexiones de mi vida!

Hace una semana, desperté pensando en una serie que me gustaba ver, llamada el Túnel del Tiempo (The Time Tunnel), me atraía ver como se transportaban en el tiempo los protagonistas,  me encantaba ver a los personajes ir y venir, toparse con la historia y si bien no “modificaban” momentos claves de la misma, por lo menos metían sus manitos para suavizar los finales. Luego vino la saga de Volver al Futuro (Back to the Future) y por supuesto que la disfruté al máximo, la puedo ver las veces que la pasen por televisión cualquiera de las tres películas… Ahora bien, esa mañana pensé que nosotros viajamos en el tiempo constantemente y no lo sabemos o no nos enteramos, nuestro presente es producto del pasado, en este presente  podemos “modificar y corregir” errores que cometemos en nuestras acciones, con el fin de que no se presenten en el futuro. Cuando pensamos que hemos superado algún obstáculo que nos marcó la vida, éste se nos vuelve a presentar, a veces más sútil, otras más fuertes, pero sólo con el fin de probarnos que tanto hemos aprendido del pasado… Por lo tanto, vivimos en nuestro propio Túnel del Tiempo sin saberlo y al percibir que hay “algo”, deseamos que aparezca un Maestro, Mesías, Ángeles o a lo que nos entreguemos por fé, que nos reconozca y nos guíe a través de este Túnel del Tiempo individual… Así somos.

Ayer tuve un pequeño y alegre almuerzo en casa, siempre me ha gustado recibir a la gente y tanto a mi esposo como a mi (y transmitido este disfrute a mis hijas), nos encanta que esto sea alrededor de una mesa, con comida rica, buena bebida y full de memorias. Mi nieto le puso un nombre a estas reuniones con la familia: Reunión Silva! Como le gusta a ese pichurrito de gente! Recuerdo que siempre le decía a su mami que llamara a su tía preferida y le dijera que tuviéramos una Reunión Silva… Ahora, en estas reuniones tienen cabida esos amigos, que han llegado a nuestras vidas para compartir no solo la mesa, sino crear memorias para el futuro…

La receta que quiero compartir con uds hoy es la que serví de postre en este almuerzo, por la sencillez de la receta. El postre era la Torta de Quinoa y Chocolate, acompañada de un Helado de Té Verde. Escogí la torta porque mis amigas no la habían probado aún (ya han probado varios postres con Quinoa por supuesto *_*) pero pensé en ponerle un relleno a la torta que fuera sano, no quería crema, no mantequilla, no huevos, no azúcar y por demás está decirles que no era fácil lo que quería. Recordé que hace unos días, mi hija me había dado una receta muy innovadora de Mousse de Chocolate y me dije listo! Esto es lo que voy a preparar para esta torta! Esta mousse se prepara utilizando el aguacate como la crema para la mousse, queda de un bueno… La receta es la siguiente:

– 1 Aguacate mediano. Aquí son bastantes pequeños, traten de que sea uno mediano o utilicen dos pequeños.

– 6 dátiles

– 1 cucharada de cacao en polvo

– 10 avellanas o nueces, almendras, lo que tengan a mano. Yo la hice con avellanas para darle el gusto a nutella.

Para prepararla, lo primero es cortar los dátiles en trozos pequeños y luego ponerlos a hidratar con agua caliente. Solo deben de poner agua justa para cubrirlos, no pongan de más porque esa agua será la que usarán cuando preparen la mousse. Dejen reposar esto.

Mientras tanto, tuesten ligeramente las avellanas y conviertanlas en harina, no la pulvericen demasiado, es rico encontrar ligeros pedacitos de ellas…

Una vez que ya esté fría el agua de los dátiles, pelen el aguacate y extraigan la semilla. Coloquen todos los ingredientes en el procesador de alimentos y listo! Llévenlo a la nevera y dejen enfriar para que tenga más cuerpo. Si les parece que está bajo de azúcar, pueden ponerle una cucharadita de miel o de Maple Sirop, yo no lo hice porque sentí que no le hacía falta y todo el mundo estuvo de acuerdo conmigo.

La mousse se hace casi que sola. Es increíble lo cremosa que queda gracias al aguacate. El sabor es muy bueno y cuando piensen en lo sano de la receta, lo comerán con más gusto…

Lo siento pero no tomé fotos, se las debo 😉

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Los platos sobre los que se hablan parecen mejores” – Alexandre Grimord de la Reyniere

Y que mejor música para hoy que Reflection of my Life, lanzada en Noviembre 1969, hace 45 años, cantada por The Marmalade. Me sorprendió el tiempo de esta canción, la vida va tan rápido para algunas cosas…

Anuncios
“Ayúdenme a salir de este berenjenal”

“Ayúdenme a salir de este berenjenal”

La palabra berenjenal significa lío, embrollo, complicaciones… una definición un poco extraña para asociarla con un vegetal de buen sabor y noble, pero pienso que esto se refiere a su planta que es dura y espinosa.  La berenjena es muy apreciada en las cocinas asiáticas donde es muy versátil, pero una de las preparaciones más exóticas fue la que me enseñó mí mami. Ella preparó una chicha, esa espesa y nutritiva bebida que entre sus ingredientes se encuentran la leche, el azúcar y la vainilla. Como les cuento, un día mí mami me ofreció un vaso de esta innovadora receta de chicha de berenjena y para mi sorpresa era muy rica. Ella simplemente cocinó la berenjena con canela y azúcar, luego la dejó enfriar a temperatura ambiente, le añadió leche fría y vainilla… y voila! de verdad que no me metí en ningún berenjenal tomándome esta bebida. Se las recomiendo.  Es ideal para cuando queramos lucirnos con algún vegetariano amigo: seguro que les pedirá la receta! Prueben haciéndola con leche de arroz, almendras o avellanas…

Para hoy les voy a dejar la receta de Quinoa con berenjenas, menta y piñones, es ideal para servirla como contorno al cordero o cerdo.

QUINOA CON BERENJENAS, MENTA Y PIÑONES:

Receta tomada del Libro Quinoa for families de Rena Patten

Ingredientes:

PhotoFusion (7)

1 kg de berenjenas cortadas en cubo grande. Yo hice sólo dos berenjenas

Aceite de oliva extra virgen

1 taza (250 ml) de Quinoa, enjuagada y escurrida. Hice media taza nada mas

2 tazas (500 ml) de agua. Para la cantidad de Quinoa que preparé, usé 1 taza de agua solamente

2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen

90 grs de piñones. Yo los sustituí por avellanas troceadas

1 cebolla roja mediana

2 ajos cortados

1/2 taza de menta fresca

2 cucharadas de vinagre de vino tinto

Sal y pimienta recién molida

Preparación:

Precalentar el horno a 180ºC (360º F) y forre una bandeja con papel para hornear.

Coloque las berenjenas en la bandeja y cúbralas con el aceite de oliva y sazone con sal y pimienta. Hornee por 20 minutos o hasta que estén doradas.

Mientras tanto, cocine la Quinoa de la manera acostumbrada: después que la Quinoa está enjuagada y escurrida, ponerla en una ollita mediana junto con el agua, tapar y cocinar a fuego lento por 10 minutos. Apague el fuego y déjela tapada para que repose por otros 4 – 6 minutos. Después de este tiempo, separe la Quinoa con un tenedor para que se separen los granos. Déjela a un lado para que enfríe a temperatura ambiente.

Caliente las dos cucharadas de aceite de oliva y sofría la cebolla hasta que esté transparente y suave. Añádale el ajo y cocine por 30 segundos hasta que este aromático. Agréguele la menta y el vinagre de vino.

Añada luego la Quinoa, las berenjenas y los piñones y mezcle bien hasta combinar todos los ingredientes.

Nota: Pueden saltear los piñones para tostarlos pero es rico lo cremoso que quedan cuando no se tuestan.

A comer!

PhotoFusion (8)

 Tips:

– Es súper sencillo de preparar, como les dije anteriormente, combina muy bien con el cordero o cerdo.

– Tuve que recurrir a las avellanas porque no tenia los piñones, pero el resultado final fue bueno.

PENSAMIENTO PARA HOY:

“El descubrimiento de un nuevo plato es de más provecho para la humanidad que el descubrimiento de una estrella” – Brillant – Savarin

Y para la música de hoy, escogí I Got You Under My Skin, escrita por Cole Porter en 1936, cantada por Frank Sinatra en 1946 pero la versión que reconozco me gusta más es la de The Four Seasons, 1966, lamentablemente no hay un buen vídeo de ellos cantándola en vivo, así que lo más original que encontré fue esta y espero que la disfruten…

Un inglés dijo que yes yes…

Un inglés dijo que yes yes…

Mi amiga Martha me envió un correo de lo mas gracioso, me dijo: No puede ser que ahora estés hablando de hacer dietas! y me escribió esto, que ya lo había visto en Internet pero me pareció grato compartirlo con ustedes ahora:

– Los japoneses comen muy poca grasa y sufren menos ataques al corazón que los americanos.

– Los mexicanos comen mucha grasa y sufren menos ataques al corazón que los americanos.

– Los japoneses beben muy poco de vino tinto y sufren menos ataques al corazón que los americanos.

– Los franceses beben cantidades excesivas de vino tinto y sufren menos ataques al corazón que los americanos.

– Los alemanes beben mucha cerveza y comer un montón de embutidos y grasas y sufren menos ataques al corazón que los americanos.

CONCLUSIÓN: Come y bebe lo que quieras. Hablar Inglés es aparentemente lo que mata!

Los ingleses han tenido por años la fama de no cocinar ni comer bien. Durante el tiempo que hemos vivido acá, podemos dar fé de los grandes cambios que se han hecho en la cocina inglesa. Hoy por hoy, los programas de cocina abundan en la BBC y las competencias de cocineros son franquicias inglesas que han reportado buenas ganancias. En el 2001, el entonces ministro británico Robin Cook, declaro al Pollo Tikka Masala como el plato nacional, “esta receta se convierte en un plato británico, no solo por su popularidad, sino porque refleja perfectamente como Gran Bretaña absorbe y se adapta a las influencias extranjeras, Pollo Tikka es un plato indiano, y la salsa Masala fue añadida para satisfacer el deseo de los comensales británicos para tener su plato servido con salsa”. El Tikka Masala es una variación del famoso Butter Chicken indiano, la diferencia entre uno y otro es la creatividad del cocinero a la hora de prepararlo, los ingredientes son básicamente los mismos: pollo, tomate, crema y especies…

Les debía las fotos de la Pizza de Coliflor que les publiqué la receta hace dos semanas. Quedaron muy ricas y son súper fáciles de hacer.

PhotoFusion (2)

Estas son las bases antes de entrar al horno

IMG_1769

Con los ingredientes que escogí antes de hornear

PhotoFusion (3)

 A la salida del horno… riquísimas!

TIPS:

– Preparé la base con coliflor congelado que venden en el supermercado. Fueron 5 minutos en agua hirviendo, luego lo escurrí y lo pusé en el procesador para triturarlo más no volverlo puré. Utilicé 500 grs. de este coliflor congelado.

– Las hice en 4 porciones para poder tener variedad. Utilicé de ingredientes: pollo asado, espárragos frescos, una remolacha madianita ya cocida, espinacas frescas, tomates cherry, queso halloumi y queso mozarella, aceitunas negras, alcaparras bebe y cebolla. A unas les pusé orégano y a otras, semillas de comino. Como salsa base deje el yogurt con curry como lo indica la receta. Quedaron realmente ricas y fue un buen almuerzo.

– La consistencia de la base es como la de las torticas de verduras que solemos preparar con las sobras que nos van quedando. Es también parecido a las Okonomiyaki, las “panquecas” japonesas que son deliciosas y donde se mezclan el dashi con harina, repollo fresco y cebollín.

– Mi consejo es que no dejen de prepararlas, no se intimiden por los ingredientes, utilicen lo que tengan a mano, bien vale la pena darse este gusto y sobretodo la originalidad y sello que uds. le pongan. El secreto de la base es la cantidad de queso que le pongamos, yo no la hice con cheddar porque aunque me encanta, es muy grasoso, prefiero usar el mozarella rallado y el halloumi (queso chipriota firme, que es saladito y se puede rallar muy bien)

Buscando recetas fáciles, ricas y nutritivas para compartir, encontré esta del Pie de Limón en potes, que no me resultó todo lo rico que pensé que podía ser. Los tiempos que decían en el libro no son y cometí un ligero error al usar los potes o frascos para hacerla, ya que la receta debe ir al horno para cocinar ligeramente y dorar el merengue y yo utilicé unos que no podían hornearse. Terminé usando el mechero para dorar los huevos. La receta era con harina sin gluten, stevia y huevos. Voy a prepararla de nuevo y ya les contaré si de verdad vale la pena, por lo pronto les digo que la crema de limón si quedo bien pero me parece que es más rica comerla recién hecha o a temperatura ambiente. Es ideal para cuando tenemos esos invitados con los que compartimos una jornada donde incluimos el cocinar juntos.

PhotoFusion (4)

PENSAMIENTO PARA HOY: 

“Los ingleses inventaron la sobremesa para olvidar la comida” – Pierre Bonnard

(Que se puede esperar de algo escrito por un francés para los ingleses *-*)

Música de fin de semana, Mi limón, mi limonero, 1969, de nuestro compatriota Henry Stephen. Esta canción me trae un sinfín de recuerdos, sobretodo porque fue mi primer disco que me compré en el formato de 45. No se pierdan la moda de la época y lo genial de las siluetas de los músicos, quienes ni remotamente están tocando… hoy en día, un vídeo como éste haría sonar todas las alarmas por lo mal del montaje, cuanto se ha avanzado, ja!