Sushineando Con Quinoa

Sushineando Con Quinoa

Sé que no existe la palabra sushinear, no hay un verbo ni nada gramaticalmente hablando que sea compatible o parecido a esto, pero me pareció simpático utilizar el término sin importar las reglas…Cuando se empieza a vivir, hay tantas reglas que cumplir, que a veces pienso que es grato llegar a una edad en que vamos dejando de vivir bajo el temor de quebrar alguna de ellas. Mi madre siempre fue una persona muy tranquila y abnegada, ella vivía para nosotros, su tropa. Criar a tantos hijos no era una tarea fácil, si yo que sólo tuve dos me pareció tenaz, cuando pienso en su proeza (así es como lo siento: una hazaña magistral) me enorgullezco de ella y su paciencia…Hoy en día, en su retiro personal con mi padre, llevando sus achaques de la mejor manera posible, puedo sentir esa sensación de alivio que tiene al poder expresar sus pensamientos sin temor a que la corrijamos. A veces los hijos nos sentimos con derechos de corregir y de mandar en la vida de nuestros padres, cambiando el rol de padre-hijo. Ella tiene un sentido del humor particular y creaba palabras y expresiones con las que crecimos y que era su escudo para evitar decirnos malas palabras (aunque de vez en cuando se les escapaban algunas: criar 7 hijos no es tarea grata para ningún ser humano, caramba!)

A continuación les dejo un texto que me llegó y que me parece muy sabio, sobre todo por el mensaje para esta mi edad,

“¿Qué se siente al ser vieja?
El otro día, una persona joven me preguntó: -¿Qué sentía al ser vieja?-
Me sorprendió mucho la pregunta, ya que no me consideraba vieja. Cuando vio mi reacción, inmediatamente se apenó, pero le expliqué que era una pregunta interesante. Y después de reflexionar, concluí que hacerse viejo es un regalo.
A veces me sorprendo de la persona que vive en mi espejo. Pero no me preocupo por esas cosa mucho tiempo. Yo no cambiaría todo lo que tengo por unas canas menos y un estomago plano. No me regaño por no hacer la cama, o por comer algunas “cositas” de más. Estoy en mi derecho de ser un poco desordenada, ser extravagante y pasar horas contemplando mis flores.
He visto algunos queridos amigos irse de este mundo, antes de haber disfrutado la libertad que viene con hacerse viejo.
-¿A quién le interesa si elijo leer o jugar en la computadora hasta las 4 de la mañana y después dormir hasta quien sabe qué hora?-
Bailaré conmigo al ritmo de los 50’s y 60’s. Y si después deseo llorar por algún amor perdido…¡Lo haré!
Caminaré por la playa con un traje de baño que se estira sobre el cuerpo regordete y haré un clavado en las olas dejándome ir, a pesar de las miradas de compasión de las que usan bikini. Ellas también se harán viejas, si tienen suerte…
Es verdad que a través de los años mi corazón ha sufrido por la pérdida de un ser querido, por el dolor de un niño, o por ver morir una mascota. Pero es el sufrimiento lo que nos da fuerza y nos hace crecer. Un corazón que no se ha roto, es estéril y nunca sabrá de la felicidad de ser imperfecto. Me siento orgullosa por haber vivido lo suficiente como para que mis cabellos se vuelvan grises y por conservar la sonrisa de mi juventud, antes de que aparezcan los surcos profundos en mi cara.
Ahora bien, para responder la pregunta con sinceridad, puedo decir: -¡Me gusta ser vieja, porque la vejez me hace más sabia, más libre!-.
Sé que no voy a vivir para siempre, pero mientras esté aquí, voy a vivir según mis propias leyes, las de mi corazón. No pienso lamentarme por lo que no fue, ni preocuparme por lo que será. El tiempo que quede, simplemente amaré la vida como lo hice hasta hoy, el resto se lo dejo a Dios.”
Anónimo

Y volviendo a nuestro tema de cocinar Con Quinoa, vamos hoy a quebrantar una regla, haremos sushi Con Quinoa. Yo conocí los sushi hace más de 15 años, un buen amigo, quien nos introdujo en el budismo y en el arte de la cocina asiática, nos enseñó a prepararlos. En esta oportunidad, me apoyo para la preparación del vídeo y de los sushi, en mi amiga incondicional y súper especialista en la materia de hacer sushi, las dos los amamos y podemos comer hasta la saciedad sin ningún tipo de remordimientos…

Se pueden hacer los rolls (enrollados) o los temaki (conos) con los rellenos que prefieran, el resultado es bien rico y para quienes amamos los sushi la experiencia no es nada mala, diferente pero interesante y rica.  El vídeo está para hacer sushi con el arroz y algunas fotos para prepararlos Con Quinoa.

El cómo enrollar los sushi es realmente la parte interesante e importante de todo esto. El video está realmente muy bien explicado. No olviden que estoy a las órdenes para ayudarlos en caso de cualquier duda. La técnica para prepararlos Con Quinoa es la misma, lo que cambia es el arroz por la Quinoa.

Ahora las receta para los Quinoa Sushi.

QUINOA SUSHI ROLL:

Tomé el concepto del Libro Quinoa for Families de Rena Patten

Ingredientes:

1 taza de Quinoa, enjuagada y escurrida, lista para cocinar

2 1/2 tazas de agua

1 1/2 cucharaditas de azúcar

2 cucharaditas de vinagre de arroz

4 hojas de nori (algas para hacer sushi)

Pasta de wasabi (opcional)

Relleno:

Pueden utilizar cualquiera de estos: Atún fresco, atún de lata, sucedáneo de cangrejo, camarones, salmón fresco, pollo cocinado, pepino, zanahorias, aguacate, cebollín o cebolleta de verdeos, pimentón rojo. Para esta receta, utilice atún de lata, palitos de pepino, zanahorias y aguacate para hacer los más sencillos.

             PhotoFusion (32)          PhotoFusion (33)

              PhotoFusion (34)           PhotoFusion (35)

Procedimiento:

Poner la Quinoa en una olla mediana con el agua y llevarla a hervir. Una vez empiece a hervir, bajar la llama, tapar y dejar que se cocine por 16 minutos hasta que el agua haya sido absorbida en su totalidad. Para hacer los Quinoa sushi, se pone más agua y más tiempo de cocción que a cualquier otro tipo de preparación, porque se requiere que la Quinoa esté “pegajosa”.

Una vez cocinada, ponerla en una bandeja y añadirle el azúcar y el vinagre mezclando bien. La Quinoa debiera quedar pegajosa, es lo normal para los sushi. Dejar enfriar a temperatura ambiente.

Poner la hoja de nori (alga) encima de la esterilla de bambú. Es conveniente envolver primero a la esterilla de bambú  en papel plástico (cling film), para evitar que los granos se metan por las separaciones de la esterilla, haciendo difícil el limpiarla cuando se termine la preparación.

Dividir la Quinoa en 4 partes iguales. Usando sus manos húmedas, colocar y presionar suavemente la Quinoa con los dedos hasta que la hoja de nori esté cubierta, dejando 2 1/2 cms. (1 pulgada) sin cubrir con la Quinoa, hacia el borde final, ya que servirá para sellar el sushi.

Colocar el primer relleno escogido, que en nuestro caso fue el atún desmenuzado hasta convertirlo en una pasta. Hacer una línea a lo largo de la Quinoa en el lado que está más cerca de uds. Luego colocar el siguiente relleno, nuevamente, en el caso nuestro fueron las zanahorias. Seguir con el pepino, justo al lado de las zanahorias. Por último, ponerle el aguacate o avocado (palta) encima de la pasta de atún. Si les gusta el sabor del wasabi, prueben ponerlo antes del aguacate,  haciendo una línea encima de la pasta de atún y luego coloquen el aguacate como les dije, les resaltará mucho más el sabor, pero deben recordar que el wasabi es picante. Sean creativos, pueden poner cualquiera de las sugerencias que les dí o las de su preferencia. Si van a trabajar con el pescado fresco, deben  cortarlo en tiras largas,  no mas de 2 cms de ancho. Si quieren hacerlo con el pollo ya cocinado, pueden cortarlo también en tiras o desmecharlo y mezclar con salsa teriyaki, les quedara fabuloso, se los aseguro. Otra manera es tempurizando el pescado fresco o los camarones. Les daré las recetas de la salsa teriyaki y de la mezcla para tempurizar en otro momento.

Ahora llego el momento del enrollado, pero para que entiendan mejor el procedimiento, les sugiero que vean el vídeo. Levantar la esterilla de bambú, del lado que está más cerca de uds. y empiecen a enrollar lenta y firmemente la hoja de nori, separando al mismo tiempo la esterilla de bambú de la parte enrollada. Cuando lleguen al final, humedezcan el borde de la hoja de nori y presionen un poco para sellar  al rollo.

Para cortar el rollo, humedezcan un cuchillo (puede ser de sierra fina) y corten en pequeñas ruedas o simplemente por la mitad.

PhotoFusion (36)

TIPS IMPORTANTES:

– Recuerden forrar su esterilla, esto les permitirá no solamente limpiarla mejor sino que es más fácil para el enrollado.

– La hoja de nori debe tener el lado liso arriba para permitir sellar al final

– Por la consistencia pegajosa de la Quinoa y cuando empiecen a colocarla encima de la hoja de nori y de la esterilla, deben humedecerse las manos a cada momento, por lo que deben de tener cerca un pequeño bol con agua fría para esto. No traten de limpiarse las manos con papel de cocina porque pueden traerles problemas al pegarseles el papel a las manos, mejor háganlo con una toallita o pañito de cocina limpio.

– A la hora de cortarlos, es muy importante humedecer el cuchillo cada vez que vayan hacer un corte.

QUINOA TEMAKISUSHI:

Esta es mi versión para este tipo de sushi.

Ingredientes: 

Trabajen por favor con la misma lista de ingredientes que usamos para los sushi roll, la diferencia entre los sushi roll y los temakisushi es la manera en que se enrollan y presentan.

Yo utilicé para rellenar estos conos, salmón ahumado, surimi (sucedáneo de cangrejo), shiitake champiñones (un tipo de champiñon japonés), pepino, zanahoria y aguacate o avocado (palta)

Los conos son muy sencillos de hacer. Deben cortar la hoja de nori por la mitad, en un corte longitudinal. Asegúrense de tener las manos bien secas cuando empiecen a cortar las hojas de nori, para no dañarlas. Con cada mitad de  hoja se hace un cono. Vean el vídeo de cómo deben hacerlos. Si tienen previsto servirlos en una reunión, pueden hacer los conos solos sin relleno hasta con una hora de anticipación y dejándolos en un sitio seco.

https://www.youtube.com/watch?v=MMrPesEkznQ

Una vez listos los conos, tome uno, colóquele dos cucharaditas de Quinoa, presionen un poco y continúen con el siguiente ingrediente que tengan previsto; en mi caso puse el salmón ahumado, luego los champiñones shiitake, el surimi, pepino y la zanahoria, terminando con el aguacate o avocado (palta). Todo debe ser cortado muy fino para permitir que queden bien adentro y sin problemas. Si consideran que necesitan más Quinoa, pueden ponerle otra cucharadita. También lo pueden hacer de un solo ingrediente pero es mucho más rico con la variedad de sabores. Sírvanlo con la salsa de soya ligera, wasabi y jengibre dulce encurtido.

Disfrútenlos!

IMG_2555

Para celebrar la semana del amor, voy a dejarle esta canción, ¿a qué chica no le gustaría una celebración de compromiso como esta? Me encanta la canción pero más me gusta con el vídeo. Marry You, Bruno Mars, 2011

Aprendiendo de la Quinoa

Aprendiendo de la Quinoa

Esta receta de hoy me permitió descubrir una vez más que los platos con Quinoa saben mejor al día siguiente. Yo tengo una mala costumbre y es que a mi me encanta probar las cosas recién salidas del horno, calentitas… y TODOS los panaderos, pasteleros y afines siempre dicen que “hay que dejar reposar lo horneado” y dígame cuando dicen que sabe mejor después de media a una hora de haberse horneado!… noooo, para mí es muy difícil mantenerme en esta línea de dejar reposar (nunca me ha gustado el reposo, debe ser por eso). Pero lo que he descubierto es que cuando cocino con Quinoa y lo dejo en la nevera de un día para otro, es muchísimo mejor el sabor. Todos los sabores se han asentado y amalgamado para deleitarnos al comerlo. Este Budín fue “la guinda del tope” para confirmarlo. Esto es una gran ventaja: nos permite organizarnos mejor cuando tenemos invitados e inclusive en nuestro día a día. Tengo que hacer la prueba de como se comportan los platos con la Quinoa cuando se congelan, si pierden propiedades o no. Con los platos con Quinoa como que no aplica el dicho: “Nunca es lo mismo, una comida recalentada ni una amistad reconciliada”

Voy a aprovechar este dulce momento para darles unos tips que les ayudarán a preparar el caramelo para cuando lo necesiten. A los que están en la onda de no azúcar, este plato no es tan dulce si a la hora de prepararlo consiguen buenas naranjas dulces que les permitirán bajar la cantidad de azúcar de los ingredientes. Cuando me puse a preparar esta receta, la hice con estas cantidades y recién hecha el sabor a dulce era muy fuerte, pero al día siguiente estaba perfecto. Es un buen postre por lo nutritivo de sus ingredientes: Quinoa, almendras, naranjas. Ahora a la receta y espero que disfruten preparándola tanto como yo… Sean felices…

BUDIN DE ALMENDRAS, NARANJA Y QUINOA:

Tomado de mi neurona creativa, un día cualquiera, para este blog. Disfrútenlo!

Ingredientes:

PhotoFusion

Para el budín:

2 naranjas grandes

125 grs de mantequilla sin sal fundida

1 taza (250 ml) de azúcar morena (o papelón rallado)

5 huevos

1 taza (250 ml) de almendras molidas

1 taza (250 ml) de Quinoa ya cocinada

2 cucharaditas (10 ml) de polvo de hornear

Para la salsa de naranja:

1/2 taza (125 ml) de azúcar morena

1/4 taza (60 ml) de agua

2 cucharadas (30 ml) de maicena

2 cucharadas (30 ml) de mantequilla sin sal

Preparación:

Para hacer la taza (250 ml) de Quinoa cocida, estos son los pasos: enjuagar la Quinoa. Poner a hervir 1/3 taza (80 ml) de Quinoa junto con 2/3 taza (160 ml) de agua en una olla mediana. En lo que empiece a hervir, cubrir y reducir la llama a fuego medio-bajo por 10 minutos. Después de este tiempo, apagarla  y dejarla tapada por otros 6 minutos. Separar con un tenedor la Quinoa y esperar a que se enfríe a temperatura ambiente.

Precalentar el horno a 180º  y engrasar un molde cuadrado de 20cms. o cubrirlo con papel parafinado o papel para hornear.

Poner las naranjas y agua suficiente para cubrirlas, en una olla con tapa. Cocinar a fuego lento por 10 minutos. Retirar del fuego y sacar las naranjas del agua.

Trocear las naranjas y retirarles las semillas.

Colocar en una licuadora las naranjas troceadas y sin semillas, el azúcar, los huevos, las almendras molidas, la Quinoa y el polvo de hornear. Licuar todo esto hasta que la mezcla este suave.

Poner la mezcla en el molde engrasado y hornear por una hora aproximadamente.

Mientras tanto, hacer un sirope con el agua y el azúcar poniendo a hervir estos dos ingredientes. Cuando el azúcar se haya disuelto, bajarlo del fuego. Aparte mezclar el jugo de naranja con la maicena (en frío) y añadirlo al sirope. Volver a poner a cocinar esto, revolviendo constantemente hasta que la maicena este cocida y uniforme. Una vez cocida la maicena, apagarlo y en ese momento agregarle la mantequilla sin sal. Continuar revolviendo hasta que este uniforme la salsa. Cubrir con papel film plástico de manera que el papel toque la salsa para protegerlo del ambiente para evitar que se produzca la nata que se forma cuando se enfría. Recuerden hacer esto con mucho cuidado ya que la salsa está caliente.

Para comerlo, sirvan el Budín colocando la salsa de naranja sobre cada porción.

Pueden guardarlo en la nevera en un contenedor cerrado y por separado, el budín y la salsa, hasta por una semana.

PhotoFusion (1)

TIPS PARA PREPARAR Y GUARDAR CARAMELO PARA USAR EN SUS POSTRES:

Las cantidades que utilicé son 200 grs de azúcar y un vaso de agua más cuatro cucharadas de agua. Esto les dará para el equivalente a un molde de budín grande u ocho moldes individuales.

Poner a calentar el equivalente a un vaso de agua en una olla pequeña.

Poner en una olla de fondo grueso el azúcar y las 4 cucharadas de agua. Llevar al fuego medio, dejando que se forme el caramelo poco a poco. No se desentiendan de esto porque es el error más frecuente y se quema rápidamente en un descuido. Una vez evaporada el agua, el azúcar empezará a cambiar de color.

Una vez que el caramelo tiene tono dorado, añadir una cucharada del agua caliente que tenemos en la cocina y se la ponemos, revolviendo constantemente. Este paso deben hacerlo en un total de 12 veces, cuidando siempre de revolverlo. Aquí viene una buena sugerencia que leí en un blog: ponerse guantes de cocina, de los gruesos que se utilizan para cuando cocinamos al horno para hacer este paso, ya que el caramelo puede saltar y el agua producir vapor.

Es importante tener el caramelo al fuego mientras se le va añadiendo el agua porque se mezcla mejor. Una vez unido, apagar la cocina y dejar enfriar, NO PROBARLO porque el caramelo quema mucho. Esperar a que este frío.

Si quieren preparar más cantidad de caramelo,  la proporción sería 100 grs de azúcar y seis cucharadas de agua y así van ajustando las cantidades.

Si cuando se enfríe el caramelo, este le quedó más espeso de lo que esperaban, pueden añadirle poco a poco, agua caliente y mezclar. La recomendación es utilizar una cucharadita pequeña para poner el agua y así no estropearlo.

Este caramelo puede durar hasta un mes en la nevera, haciéndolo así ya no volverá a ponerse duro

Si quieren añadirle algún sabor al caramelo, sustituir unas cucharadas de agua por el sabor  que prefieran, naranja, limón, licor y hasta café!

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Una comida sin postre es como un traje sin corbata”  F. Point

Y para acompañar algo dulce, nada mejor que esta canción, Evergreen, 1976, escrita por P. Williams y cantada por Barbra Streisand. Tema de la película A Star Is Born, remaker de dos películas anteriores, una del año 1937 y la otra de 1954. Esta versión fue la más taquillera de las tres. Recuerdo haber visto esta película con una de mis hermanas menores, quien amaba tanto este film que lo vió por lo menos 5 veces en el cine…