Pan dulce de Quinoa y limón

Pan dulce de Quinoa y limón

IMG_3199

El nombre correcto es Pan dulce de Quinoa, limón y semillas de amapola pero es taaan largo el nombre que no me cabe en el título!

Esta receta me pareció deliciosa, la preparé hace casi un mes, y estaba deseosa de publicarla. Cometí un pequeño error cuando la preparé porque usé azúcar de coco y el pan quedo de un color muy oscuro como se aprecia en la foto y eso hace que no luzca tan lindo con las semillas de amapola contrastando con el amarillo-dorado del pan, de allí que no les recomiendo que lo hagan con el azúcar moreno… pero fue solo la presentación porque la textura fue muy buena y si se podía sentir lo sutilmente crujiente de las semillas.

Las semillas de amapola están consideradas como un calmante natural para los nervios y cada vez es más usada en la fabricación de panes y bollería en general. Rica en vitamina B y antioxidantes, tienen su buena cantidad de seguidores en la cocina. En Polonia y Eslovenia, preparan una tarta típica hecha con estas semillas. Ellas tienen un gran parecido a las semillas de chia, de hecho, una amiga que sabe que consumo a diario la chia, se presentó un día muy feliz en mi casa con un paquetico de semillas de amapola compradas en Praga,  diciéndome que como sabía que consumía mucho la chia, pues las vió y me las compró. El paquete estaba escrito en checo… se lo agradecí y me sonreí porque sabia que era un error, pero  agradecida del gesto!

En el blog de Directo al Paladar fue donde encontré una buena explicación sobre estas semillitas si están interesados en más información. http://www.directoalpaladar.com/ingredientes-y-alimentos/las-semillas-de-amapola-y-su-uso-en-la-cocina

PAN DULCE DE QUINOA, LIMON Y SEMILLAS DE AMAPOLA:

Tomado del Libro Quinoa The Every Superfood 365, de Patricia Green & Carolyn Hemming

Ingredientes:

PhotoFusion (96)

1 taza (250 ml) de azúcar. Yo usé solo 1/2 taza (125 ml). Les recomiendo usar azúcar blanca para poder apreciar las semillas de amapolas una vez cortado el pan.

1/2 taza (125 ml) de mantequilla suave

3 huevos grandes

1/2 taza (125 ml) de crema agría ligera. Pueden sustituirlo por yogurt natural

1 1/2 taza (375 ml) de harina de Quinoa

1 cucharadita (5 ml) de vainilla

2 cucharaditas (10 ml) de polvo para hornear

1/4  cucharadita (1 ml) de sal. Si usan mantequilla con sal, no le añadan la sal adicional

3 cucharadas (45 ml) de semillas de amapolas

2 cucharadas (30 ml) de cascara de limón rallada (alrededor de 2 limones)

Para el glaseado:

1/3 taza (80 ml) de jugo de limón fresco (más o menos 1 -2 limones)

1/2 taza (125 ml) de azúcar. Yo usé el equivalente a 100 ml

Preparación:

Precalentar el horno a 350ºF (180ºC). Engrasar ligeramente un molde de los que se usan para hacer el pan de sándwich (8 x 4 pulgadas). Forrar el fondo con papel para hornear.

Batir la mantequilla con el azúcar en un bol grande hasta que tenga consistencia de crema.  Añadir los huevos, la crema agria y la vainilla. Mezclar todo junto hasta que la mezcla tenga una consistencia suave y cremosa.

Combinar la harina, el polvo de hornear, la sal, las semillas de amapolas y la cascara de limón rallada en un bol mediano. Mezclar bien.

Añadir la mezcla de harina a la de mantequilla y huevos, mezclando bien hasta que este suave. Poner la mezcla en el molde de pan y hornear en el centro del horno por 40 a 45 minutos o hasta que inserten un palillo en el centro y este salga limpio. Dejar enfriar a dentro del molde a temperatura ambiente.

Luego, mezclar el jugo de limón y el azúcar en una pequeña olla a fuego medio. Revolver constantemente hasta que el azúcar este completamente disuelta. Dejar enfriar.

Cuando el pan de Quinoa y limón esté frío, sacarlo del molde. Hacerle con cuidado pequeños agujeros con un palillo o uno de los finos punzones de repostería, en el tope, los lados y el fondo. Cubrir con el glaseado líquido con cuidado (les recomiendo hacerlo en dos partes, es decir, vacíen primero la mitad del glaseado, esperen a que se humedezca el pan y luego la otra mitad).

Este pan puede guardarse hasta por una semana en un contenedor sellado en la nevera.

Yo lo serví con yogurt saborizado con vainilla. 

Disfrútenlo!

PhotoFusion (94)PhotoFusion (95)

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Cada pan cuesta su afán” – Anónimo

Una canción muy melodiosa, con una letra bien fuerte pero que atrapa por la melodía, Oh Que Sera, Chico Buarque, 1976.  En este vídeo la interpretan, el propio Chico Buarque con el gran Milton Nascimento. Recuerdo un chiste de un muy querido amigo, quien decía que a su esposa le gustaba tanto la música brasilera, que ella se iba a la panadería nada más que para escuchar al portugués hablar…

Anuncios
Tarta Sinsin

Tarta Sinsin

PhotoFusion (93)

Bueno… y llego mi cumpleaños! Momento de reflexión y de un mundo de cosas nuevas y buenas. Decidí que este sería el mejor año para mí y mí cuerpo, tomando decisiones sabias alrededor de ello y continuando el  disfrute de encontrarme en esta cajita llamada cuerpo, a una edad que me permite ver las cosas desde otra perspectiva y sentirme con energía suficiente para comenzar proyectos. Hay una frase muy buena de una de las meditaciones que hago: “El cuerpo y el habla son herramientas para ayudar a otros”  Esta frase tiene una sabiduría única y me ha permitido reflexionar mucho en mis no tan buenos momentos. Mientras tengamos cuerpo debemos de cuidarlo y de allí mí decisión de aceptar el cambio en mi estilo de alimentación. He tomado el reto de comer sin nada de azúcar por 6 semanas, aunado también a un cambio completo en mi alimentación. Yo suelo comer bastante sano, de hecho el reto de comer sin azúcar me ha permitido ver que no es lo que más consumimos en casa. Mi problema real son las proporciones: cuando algo me gusta, lo quiero todo! Comer en exceso, sin limitaciones solo porque es muy rico y de paso nutritivo, no es la solución, definitivamente: Si comes como un camionero, te veras como un camionero!  El aprendizaje para mí es de comer poco, sano y sin azúcar… A medida que transcurra estas semanas ya les iré contando cómo me he estado sintiendo, por ahora, el malestar normal de quien empieza a desintoxicarse pero con mucho deseos de hacerlo.

Ahora les digo que empecé con esto justo después de mi cumpleaños por aquello de que si lo haces después de, no será temporal los resultados. Lo más difícil ha sido el cocinar para Con Quinoa ya que debo de preparar esas cositas que a mucha gente les gusta (o les gustaría) probar y que no están en la misma onda que yo, de allí que cuando me propusieron almorzar para mi cumpleaños las Dosa (ver mi publicación anterior) inmediatamente pensé: Uyyyy y ahora como haré con esto! Sabía que podía comer este plato, pero… para la torta de cumpleaños las alternativas no lucían atractivas a mi nuevo estilo: Torta de Queso, Strudel de Manzana, Tarta de Chocolate (una de mis favoritas) y decidí hacer algo yo. Mi esposito, quien me apoya en esto, se ofreció a prepararme el postre, pero (otra vez un pero) él tiene un serio problema, su sangre francesa no le permite olvidarse de las harinas, cremas y azúcares, así que por allí no venía la solución. Entonces, tomé cartas en el asunto y recordando la receta que me enseñó mi hija de la Quiche que publique hace unas semanas, donde la base era con batata, me dije: haré una Tarta de Manzana sana sanita!  Así fue que nació esta Tarta Sinsin. La llamé así porque no lleva harina, ni azúcar, ni huevos, ni mantequilla.

La preparé la misma mañana del almuerzo, no tomé fotos de los ingredientes porque lo hice como para mí pero como resulto tan buena, pues decidí compartirla con uds.

Ingredientes:

100 grs de auyama, pelada y horneada o hervida. Yo la hice al vapor, fue rápido y fácil

1/2 taza de leche de almendras tibia. Pueden usar leche de avellana, soja, coco, leche descremada o simplemente agua. Yo pensé que si la hacía con esta leche era un bono de sabor

3 cucharaditas de linaza

2 cucharaditas de chia

1 cucharada de almendras molida. Pueden usar también el coco molido fino o la harina de Quinoa si lo prefieren. Si no tienen nada de esto, pues usen su harina normal

1/2 cucharadita de canela en polvo para la base y 1/2 cucharadita para el relleno

1/2 cucharadita de especies mixtas molidas: clavo, jengibre, canela. Esto ya viene preparado y se consigue en los supermercados. Si tienen las que se utiliza en la preparación del Pie de Auyama, pues mejor

1 manzana roja y 2 manzanas verdes. La manzana roja es más dulce y lo que trataba era darle el dulzor con la fruta

Preparación:

Precalentar el horno a 180ºC. Esta receta está para un molde de 18 cms. Engrasarlo y dejarlo a un lado. Pueden engrasarlo con el aceite de coco, yo lo hice así.

En la media taza de leche o agua templada, no caliente, añadir la chia y la linaza, revolver y dejar que ambas suelten el gel que producen estas semillas al estar en contacto con los líquidos. Esto se lleva más o menos 10 minutos.

Preparar con la auyama un puré que quede bien suave, no requieren de ningún aparato para esto, es muy poca la cantidad y con un tenedor lo pueden hacer. Añadir al puré el gel de las semillas de chia y linaza, la cucharada de harina de almendras (o de lo que estén usando),  la canela y las especies. Mezclar bien y colocar en el molde, dándole forma con las manos para que les quede parejo. La consistencia de la preparación es suave pero no líquida, por lo que es fácil de manejar y cubrir el molde.

Llevar al horno por 15 minutos o hasta que la base este firme y crujiente. Se vuelve crujiente, se los garantizo.

Mientras está en el horno la base, pelar y cortar la manzana roja y una verde. Deben de cortarla en cubos pequeños porque la idea es hacer una compota o puré de manzana con ellas. Poner las manzanas en una olla pequeña, añadiéndole la 1/2 cucharadita de canela molida. Cocinar por 5 u 8 minutos a fuego medio-bajo, revolviendo constantemente hasta lograr la consistencia de compota con trocitos de fruta. Le pueden poner un toque de jugo de limón para acentuar el ácido a las manzanas, yo no lo hice porque pienso que al no tener azúcar añadida, debemos de evitar opacar el sabor dulzón de la fruta.

Una vez lista la base y aun caliente, colocar la compota de manzana para rellenar. Cortar muy fino la otra manzana verde sin pelar e ir poniéndolas encima del relleno en forma de flor (ver la foto) Terminado esto, llevar al horno a 200ºC por otros 10 minutos, solo para que se cocine la manzana del tope… y listo!  A disfrutar pues!

PhotoFusion (90)PhotoFusion (91)

PENSAMIENTO PARA HOY:

Lo tomé de la película Perfume de Mujer, donde el malhablado pero querido Coronel Frank Slade dijo: “El azúcar es una mierda. Le dije al General Abrams que pusiera miel en los cuarteles. Si un K50 no te vuela los sesos, seguro que lo hará el puto azúcar”

Una canción de mis años mozos, de esas que la tarareas y te traes recuerdos de cuando usabas uniforme e ibas al Liceo con tu hermana. Se la dedico con amor a todas mis amigas y cuates, uds. que la distancia no separa: “La amistad no pide nada a cambio, salvo mantenimiento”. George Brassens. Para uds,  Cuentame, Formula V, 1969

¿Quinoa a la Indiana? ¿o a la Hindú?

¿Quinoa a la Indiana? ¿o a la Hindú?

El plato para hoy es uno de los tantos curries que he comido y compartido a lo largo de estos años en estas latitudes. Cuando vivía en Venezuela, siempre me atrajo todo lo que tenía que ver con la cultura indiana incluyendo por supuesto la comida (por cierto, lo correcto es decir Comida Indiana y no Comida Hindú, porque la palabra Hindú viene del hinduismo y es lo que se refiere a la religión). Mis recuerdos me llegan de cuando cursaba 2do año del bachillerato y mi profesor de Inglés, un trinitario con marcados rasgos indianos, me decía que mis antepasados debieron ser de la India por mi fisonomía. Creo que eso me sonó lo suficientemente exótico como para interesarme en esto.

Por los años ’80, abrió un restaurant en Caracas llamado Sitar, ambientado al mejor estilo indiano. Recuerdo que la música de fondo era obviamente de sitar, el instrumento de cuerdas indiano que produce un sonido un tanto metálico y que a los volúmenes en que estaban en este sitio, a mí me aturdía. También recuerdo que todo el restaurant era en penumbra, casi que a oscuras y los mesoneros eran nativos de la India, vestidos a la manera tradicional indiana, hablaban muy poco español, la piel era de ese color inconfundible de ellos, si lo tuviera que describir, diría que era verde aceituna oscuro… todo esto producía un ambiente de misterio un tanto intimidante. Tristemente no recuerdo mucho la comida, salvo un curri de vegetales acompañado de arroz, cuyos granos me resultaron inusualmente largos para la costumbre del grano nuestro…

Pasaron los años y llegando a Inglaterra, por supuesto que me incliné inmediatamente por esta comida. Hemos visitados muchos restaurantes buenos y otros no tan buenos, la variedad de comidas degustadas de regiones aledañas a la India y que se asemejan entre sí,  como la de Nepal, Sri Lanka, Bhutan, Bangladesh, etc.,  hacen que nunca nos sintamos aburridos de probarlas.

Sigo confesándome admiradora de esta cultura;  recuerdo que el primer libro que renté en la Biblioteca local, recién llegada acá, fue Pasaje a la India, de E. M. Forster, escrito en los años ’20, ganador de varios premios y que relata las difíciles situaciones que vivían los nativos antes de su independencia de los ingleses. Me atrapó y cuando recientemente anunciaron una nueva serie llamada Indian Summer (Verano Indio) pues no me perdí un solo capítulo, terminando la primera temporada este pasado domingo…

Para mi cumpleaños, mi amiga de Sri Lanka preparó un plato llamado Dosa, que consiste en un tipo de pan tan delgado, quizás más parecido a una crepe o panqueca (por llamarla de alguna manera) que se elabora con un tipo de lentejas y arroz basmati, dejándose fermentar por dos días. Se acompaña con curries y con un sambol de coco y chili que es sencillamente delicioso! Me gustaria que pudieran probar esto algún día…

dosa

Si se animan y les interesa prepararlas, aqui les dejo el link. De verdad que lo crujiente de esta crepe, acompañada de los curries y del sambol es casi que sublime.

En inglés: http://www.vegrecipesofindia.com/masala-dosa-recipe-how-to-make-masala-dosa-recipe/

En español: http://www.aulafacil.com/cursos/l12181/cocina/hindu/cocina-hindu/masala-dossa-ingredientes

También está la versión orientalizada y “realista” de Jamie Oliver, donde es preparada con la harina de garbanzos, añadiéndole bicarbonato para hacerla más ligera…

http://www.jamieoliver.com/recipes/vegetables-recipes/amazing-indian-dosa/#ZWvZBiQyFxeeiBTJ.97

Pero si hay que ser reales, venimos a cocinar Con Quinoa, así que les dejo la receta de hoy, un Curri de Quinoa, garbanzos y auyama, quedó muy rico y fue fácil y rápido de hacer…

PhotoFusion (89)

CURRY DE QUINOA, GARBANZOS Y AUYAMA

Tomada del Libro Quinoa for families, de Rena Patten

Ingredientes:

2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen. Yo usé aceite de coco

2 cebollas cortadas en juliana (en tiras)

4 dientes de ajo prensados

1 chili rojo, sin semillas y cortado. Recuerden usar guantes para manipular el chili. Yo usé semillas de chili deshidratadas

2 cucharadas de curry

1 cucharadita de comino en polvo

6 vainas de cardamomo pisadas

1/2 manojo de cilantro fresco, incluyendo las raíces, tallo y hojas

750 grs de coliflor, cortado en flores, preferiblemente pequeñas. Yo solo añadí 500 grs

750 grs de auyama cortada en cubos pequeños. Yo solo añadí 500 grs

2 latas de 400 grs de garbanzos. Yo solo usé una lata. Pueden hacerlo con garbanzos cocinados por uds. equivalente a los 400 grs.

1 lata de leche de coco

3 tazas de agua caliente

1 1/3 de tazas de Quinoa, lavadas y escurridas. Pienso que una taza es suficiente

1 taza de petit pois (guisantes) congelados

Jugo de limón al gusto. Yo no lo usé y pienso que no le hacía falta

Sal y pimienta negra molida al momento

Yogurt para servir

Preparación:

Calentar el aceite en una olla grande y añadir las cebollas hasta que estén suaves y doradas. Poner el ajo y el chili y cocinar hasta que doren.

Añadir el curry, el comino y el cardomomo, revolviendo. Cocinar por un minuto.

Lavar muy bien el cilantro y cortar finamente las raices y los tallos y ponerlos en la preparación anterior, reservando las hojas para luego. Añadir el coliflor,  la auyama y los garbanzos escurridos.

Poner la leche de coco y el agua caliente, sazonar con sal y pimienta y añadir la Quinoa. Remover bien. Dejar que hierva y reducir la llama, cubrir y dejar cocer por alrededor de 30 minutos hasta que todos los vegetales y la Quinoa estén cocinados. Remover de vez en cuando para evitar que se peguen.

Añadir los petit pois y cocinar por otros 5 minutos. Cortar finamente las hojas de cilantro y añadirlas al curry junto con el jugo de limón (si lo están usando).

Dejar reposar el curry por unos 10 minutos antes de servir.

El yogurt lo pueden dejar para que sea a gusto de cada quien el añadirlo. Yo lo serví con los papadum, unas galletas crujientes indianas.

Bon Appetit… y disfrútenlo al máximo!

PhotoFusion (88)

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Para un hombre con el estómago vacío, la comida es Dios” – Ghandi

Esta canción me encanta, es de una buena y muy especial película, Slumdog Millionarie, 2008. El tema, Jai Ho, escrita por A. R. Rahman y con la que ganó dos Oscar, uno de ellos como la mejor canción original. El baile se realiza al final de la película, cuando Jamal se encuentra con Latika… de allí la frase célebre: “Te esperaré todos los días en la estación de tren, hasta que tú vayas”