Los higos…

Los higos…

“Años de higos, años de amigos”

En días pasados, recibí una cajita con higos secos y acudió a mi memoria los momentos en que mi abuelita se preparaba para elaborar el dulce de higos. Debo confesarles que nunca me interesó mayormente este dulce, pero siempre desde muy pequeña me gustaron los rituales y mi abuelita tenía el suyo cuando llegaba la hora de preparar el dulce.

Cuando yo la escuchaba que ella le decía a mi papi: – José consígueme el papel de lija fina que quiero hacer dulce de higos, ya allí me alegraba porque sabía lo que venía. Ella se levantaba siempre muy temprano y el día de hacer dulce, después del desayuno, se dedicaba a esta tarea. Buscaba sus implementos, ella tenía aparte la olla de los dulces, al igual que la de hacer el quesillo; el quesillo de mi abuelita no era con leche condensada, era con leche, la mejor leche, azúcar, la cáscara de limón y no recuerdo si usaba la vainilla… pero volvamos al dulce de higo, ella buscaba su silla, se colocaba su delantal, que por cierto lo recuerdo como muy blanco y comenzaba con el trabajo de lijar higo por higo, tengo entendido que el higo viene con una capita de pelusa que debía ser retirada antes de preparar el dulce, por lo menos eso era lo que decía mi abuelita… que de recuerdos!

Hoy en día, viviendo por estas latitudes, he podido comer los higos frescos a mi antojo; no se preparar el dulce, nunca tuve mayor interés de aprender a preparar los dulces criollos y pienso que por rechazar los almibares en que vienen; en cambio las ensaladas que llevan higos y queso de cabra son mis favoritas y los higos secos los aprovecho para endulzar cualquier batido natural ya que los higos son ricos en vitaminas A, C, E y minerales como selenio, zinc, potasio, hierro, magnesio, que nos permiten tener una piel sana, cicatrizando mejor, así como también ayudando a mejorar la circulación y regulando la presión arterial. El potasio que contienen los higos ayuda a regular los flujos corporales y puede ayudar a prevenir las enfermedades reumáticas.

Las dos formas de preparar los higos secos que les enseño hoy, las tomé del blog Ven a La Vera de la Comunidad de Vera de Cáceres, fueron muy sencillas y fáciles… Disfrútenlas!

TORTITAS DE HIGOS SECOS 

http://venalavera.es/blog/receta-de-tortitas-de-higos-secos/

Si bien en este blog no dicen las cantidades, yo hice 100 grs. de higos secos, 1/2 taza de harina con leudante, 1/2 taza de leche y 1 huevo batido.

Este fue mi método para prepararlas: corté los higos y los puse a remojar por una hora en la leche, luego añadí la harina y el huevo, mezclé bien y cociné las tortitas como si fueran panquecas pequeñas (vean la manera de cocción en la receta de las Panquecas libres de gluten,  de la semana pasada por favor).

Nosotros las comimos tibias-calientes en el desayuno y las que quedaron (3 solamente 🙂 ) nos las comimos de merienda frías y estaban realmente deliciosas de esta manera.

PhotoFusion (61)

HIGOS FRITOS O HIGOS REBOSADOS:

http://venalavera.es/blog/receta-de-higos-fritos/

Los preparé tal cual la receta pero dejé los higos remojando por casi cuatro horas, la leche se puso espesa y fue la que usé para preparar la mezcla para rebosarlos.  Si conocen a los beignets, esa especie de buñuelos franceses, pues a esto es lo que sabe una vez que están reposados… Son muy buenos!

PhotoFusion (60)

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Se acabaron los higos, se acabaron los amigos” – Refrán popular

Para hoy les dejo esta canción del género de Pop Rock y Gospel Music, The River of Dream, 1993, escrita e interpretada por Billy Joel… me encanta!

Anuncios
Versión Con Quinoa del Apple Crumble

Versión Con Quinoa del Apple Crumble

El Apple Crumble o Crujiente de Manzanas, siempre fue uno de mis postres favoritos. Cuando llegué a Inglaterra, ya venía con mi enamoramiento de este postre, imagínense llegar al lugar de los acontecimientos, fue lo máximo para mí. Lo he comido muy buenos y no tan buenos, de diferentes frutas, con diferentes cremas o helados. En la receta de hoy, aproveché de ponerle la Quinoa para hacerlo ideal!

Este postre se originó por el año 1924 y se popularizó después de la II Guerra Mundial. Es un postre principalmente de otoño, época donde se producen las mejores manzanas y yo me atrevería a decir que se ha mantenido tan popular en el tiempo, por servirse tibio-caliente acompañado de crema, en un país donde la lluvia y el frío nos acompañan prácticamente que durante todo el año. El verano dura solo unas semanas…

La variedad de frutas para prepararlos pueden ser muchas pero siempre deben ser “firmes”, no es conveniente hacerlo con frutas congeladas o frutas muy maduras ya que es importante que no “nade” la cubierta crujiente en líquido, si bien es servido con crema, esta se añade para el momento de servirlo. Aparte de las manzanas, también lo pueden preparar con peras, duraznos, albaricoques, ruibarbo, ciruelas frescas, fresas, moras… Las frutas menos ideales son el cambur, las frambuesas, la parchita o fruta de la pasión, naranjas, kiwi, etc

Otra de las ventajas de este postre es que se hace muy rápido. El tiempo de preparación es de media hora y de cocción entre 25 – 30 minutos más. El tiempo de reposo antes de comerlo es muy corto ya que es muy rico templado o tibio…

MI VERSION DEL APPLE CRUMBLE O CRUJIENTE DE MANZANAS CON QUINOA, AVENA Y COCO

Ingredientes:

PhotoFusion (53)

4 manzanas verdes, grandes, peladas y cortadas en lajas

1 cucharada de azúcar moreno

2 cucharaditas de jugo de limón

50 grs de pasas (me gusta con pasitas)

Para la cobertura o crujiente:

1/2 taza de harina de Quinoa

1/4 taza de harina de almendra o de avellana

1/2 taza de coco rallado

1/2 taza de hojuelas de avena

1/2 taza de hojuelas de Quinoa

1/4 taza de azúcar moreno. Yo usé azúcar de coco

50 grs de mantequilla fundida

50 grs de aceite de coco

Opcional: Almendras fileteadas para decorar

Crema o helado para servir

Preparación:

Poner a calentar el horno a 180º C y engrasar un envase para hornear de más o menos litro y medio de capacidad.

Poner a cocinar las manzanas junto con el azúcar, el jugo de limón y las pasas en una olla tapada por 10 minutos a fuego lento hasta que las manzanas estén suaves pero firmes. Colocar las manzanas en el envase para hornear.

En un bol mezclar la harina de Quinoa, la harina de almendras, la avena, el coco rallado, las hojuelas de Quinoa y el azúcar removiendo bien.

Poner a fundir la mantequilla y el aceite de coco juntos. Verter este líquido en la mezcla de las harinas y mezclar, hasta lograr una textura similar a las migajas de pan. Si se sienten a gusto, pueden hacer este proceso de mezclado con las manos.

Cubrir con la mezcla las manzanas cocidas y hornear todo entre 25 – 30 minutos o hasta que la cobertura este dorada y crujiente.

Sírvanlo acompañado de crema o helado de vainilla. Yo lo comí con la crema de avena, la cual mezcle con un toque de vainilla. Mi preferido sin dudas…

PhotoFusion (54)

PENSAMIENTO PARA HOY:

” No podemos enojarnos con quien nos ha dado una comida deliciosa” – Carmen Cook

Esta canción nos define muy bien, Al Norte del Sur, Franco de Vita, 1989, originalmente cantada con Simón Díaz y en esta ocasión lo hace acompañado por San Luis y el recién galardonado, Pollo Brito 

https://www.youtube.com/watch?v=zEtfxDByXRQ

Yo no olvido al año viejo…

Yo no olvido al año viejo…

“Yo no olvido al año viejo, porque me ha dejado cosas muy buenas”

Esta canción la escuchábamos todos los años en la niñez, mi padre siempre la ponía para estas fechas, “cantada por Tony Camargo, la original” como solía repetir… Esos amigos de mi padre que nos acompañaban en fechas memorables y en especial la víspera del Año Nuevo. Crecimos oyendo a Carlos Gardel con toda su colección de buenas canciones, la Sonora Matancera, Leo Marini, Carmen Delia Dipini, Daniel Santos, y tantos otros, quienes todos los 01 de Enero nos daban lo mejor de si a través de sus discos. Recuerdo perfectamente la imagen de mi padre limpiando cada LP con aquel cuidado, como si se tratara de una joya o más bien, de la presencia del personaje cantor, que él se encargaba de cuidarlo y acicalarlo antes de que arrancaran con la serenata privada… Uno de los discos que me hace reflexionar sobre el año que termina es este, El Año Viejo, de Crescencio Salcedo, 1953 y cantada obviamente por Tony Camargo, mexicano, quien escuchó por primera vez esta canción en Venezuela y la grabó en su primer disco…

Esta nota musical es para agradecerles a todos su apoyo a Con Quinoa, vamos ya para 4 meses y 26 publicaciones. Este blog me ha permitido escribir y graficar recetas y consejos de cocina,  narrar un poco de lo que tengo de sabiduría y leyenda, a fin de que no se pierdan en los recuerdos por falta de tiempo “para contar a los nietos”, evitar que los recuerdos se vayan diluyendo en la memoria… Con Quinoa nació con el deseo de ayudar a todo el que tenga dudas sobre el Arte de Cocinar, el de darles a conocer la cantidad de platos fáciles y rápidos que se pueden hacer con este nutriente milenario que se llama Quinoa, el vencer el reto que me impuse de captar la magia de lo que se produce en una fotografía, el de permitir a mis amigas cercanas a comentar sobre este tema, muchas veces no compatibles para algunas de ellas ya que la cocina no es precisamente lo que les atrae, en fin, quiero desde este blog enviarles hoy un saludo de Año Nuevo a todos uds., deseándoles mucha paz, prosperidad, salud y alegría, no importa donde se encuentren, que siempre tengan un momento de paz y calma, que sus vidas estén rodeadas de cosas positivas y que las predicciones no gratas queden solo en el papel… Feliz Año 2015!

Yo no olvido el Año Viejo porque me ha dejado cosas muy buenas, me dejo una linda familia a la que amo, unas amigas en la distancia, la cual afortunadamente no sentimos, un proyecto nacido de un viaje llamado Con Quinoa… y una buena suegra! 😉

https://www.youtube.com/watch?v=l2_uuh5u_68