Pescado ConQuinoa Mornay

Pescado ConQuinoa Mornay

PhotoFusion110

En días pasados, una amiga me dio una receta de lo más original (o a mí me lo pareció). Se trataba de una receta para comer unos filetes de pescado que habíamos comprado juntas y yo me estaba preguntando como prepararlos. Ella me dio en ese momento su receta estrella para el pescado: picar cebolla y pimentón en cuadritos, mientras más pequeños mejor porque era “más elegante”; añadirle perejil picadito (esto es opcional, pero como dice mi mami, toda comida sabe mejor si lleva perejil), y aquí vienen los dos ingredientes que me agarraron por sorpresa: queso parmesano y mayonesa! Yo nunca había “cocinado” la mayonesa lo confieso, recalentado si, pero cocinado…hummm no, creo que no. Pero como me encanta conocer recetas y sabores nuevos, preparé esta receta y resulto que era bien rica y taaan fácil que todavía no salgo del asombro… Para terminarles la receta, deben mezclar todos los ingredientes en un pequeño bol y cubrir el pescado con la mezcla, lo llevan al horno a 200ºC por 8 – 10 minutos y listo! La mayonesa permite que quede ligero y suave, los vegetales crudos le da una textura crujiente y el queso le da el color dorado, así sin más, no le añadí ni sal ni pimienta y estaba perfecto. Sí se animan a prepararla, no veo como les pudiera quedar mal, así que…

Y como había comprado nuevamente pescado (tengo cerca una muy buena pescadería), se me ocurrió hacerlo con la salsa Mornay. Yo en Venezuela hacía muchas veces esta salsa para el pescado porque es muy rica y a pesar de que algunos en el medio dicen que no se le debe poner queso a las salsas que se comen con el pescado, pues esta es con queso! El origen de esta salsa es desconocido hasta ahora, pero se presume que es una salsa francesa. Esto me recuerda que quien me habló por primera vez de la Mornay (suena a chisme 😉 ) fue un amigo de la familia, un chef francés que estaba muy de moda en Caracas. Yo tenía un evento y le pregunté por alguna receta fácil y rápida para servir pescado y me mencionó ésta, pero cuando le dije: ¿Lleva queso? Se supone que no se debe mezclar estos sabores (pescado+queso), y él me contesto en su coloquial acento francés: Olvidate! Eso es un cuento italiano!  A partir de ese momento, le pongo queso al pescado cada vez que se me antoja y resulta muy rico…

Preparando esta receta, me di cuenta que había calculado mal las cantidades de la salsa. Yo iba a preparar solamente dos filetes e hice salsa para cuatro! Lo bueno fue que me quedo y al día siguiente fue un buen día de sobras, tenía algo de arroz, le añadí una lata de atún, un poquito de camarones que me habían quedado de una ensalada, corte una cebolla y la sofreí para que estuviese suave, mezcle todo esto junto con los restos de la salsa y lo hornee por 15 minutos a 200ºC para que dorara… Quedó de un bueno!

PhotoFusion107

PESCADO CON QUINOA MORNAY

Ingredientes:

PhotoFusion108

2 filetes de pescado sin piel y sin espinas. Yo usé Haddock cuya traducción en español es Eglefino (no conocía antes algún pescado con ese nombre porque es de agua fría y en Venezuela consumíamos los de aguas templadas). Es un pescado de carne firme, puede prepararse rebozado o con alguna salsa para pescado. La carne es parecida a la del bacalao pero menos fuerte el sabor.

1 taza de ajo porro o puerros cortados en ruedas

1 cucharada de aceite de coco (puede ser mantequilla)

2 tazas de leche

1/4 taza de harina de Quinoa

2 cucharadas de mantequilla

1 cucharadita de sal

1 cucharadita de pimienta

1 cucharadita de pimienta de cayena. Esto es opcional porque me gusta el sabor que le da esta pimienta a los platos elaborados con Quinoa

1 taza de queso rallado tipo cheddar. Yo usé queso emental rallado porque era el que tenía, pero pueden usar cualquier tipo de queso que funda bien.

Preparación:

Precalentar el horno a 180ºC.

En un molde para hornear (preferiblemente tipo refractario) colocar los filetes y dejar a un lado.

En un sartén mediano, colocar el aceite de coco y llevarlo al fuego medio. Añadir el ajo porro y saltearlo por 8 minutos aproximadamente. Retirar del fuego y reservarlo.

Preparar la salsa de Quinoa Mornay. Poner en una olla mediana, las dos cucharadas (30 ml) de mantequilla, leche, harina de Quinoa, sal y pimienta, dejando la pimienta de cayena para el final, espolvoreándola en el tope. Cocinar a fuego medio-alto, revolviendo frecuentemente hasta que espese, alrededor de 5 minutos. Retirar del fuego.

Añadir a la salsa (fuera del fuego) los ajo porros salteados y el queso, reservando 1/4 de la taza de queso para el tope, al final. Mezclar bien y cubrir los filetes de pescado. Colocar el queso restante y la pimienta de cayena.

Llevar al horno por 15 minutos. Si utilizan unos filetes delgados, no deben hornear más de 10 minutos.

Lo ideal es servirlo con un puré de papas y guisantes verdes. Si lo prefieren pueden también servirlo con arroz amarillo.

PhotoFusion109

PENSAMIENTO PARA HOY:

“He aprendido a no ridiculizar la opinión de nadie por extraña que me pueda parecer” – Sir Arthur Conan Doyle

Oyendo música en estos días, me apareció esta, la versión de Pretty Woman,1964, escrita y cantada por Roy Orbison. Esta canción pegajosita ella, está en el puesto 222 de las 500 mejores canciones de todos los tiempos. Fue escogida como tema para la película de igual nombre (traducida al español como Mujer Bonita, 1990) protagonizada por mi artista favorito, Richard Gere y Julia Robert. Para uds… Pretty Woman

Estofado de Quinoa, pollo y vegetales

Estofado de Quinoa, pollo y vegetales

“Cocinar es contar historias…”

Así es como yo siento, a veces me he preguntado de donde me viene estas ganas de escribir para compartir recetas y la respuesta es siempre la misma: de cocinar!  Como ya les he contado anteriormente, crecí en un ambiente donde mi mami pasaba absolutamente todo el día metida en la cocina, cocinando y creando, ella es sumamente inventora en ese lugar llamado cocina… Recuerdo una temporada en que le dio por preparar licores de manera artesanal, una alquimista mezclando su caña blanca con los sabores de frutas que conseguía en el mercado: le quedaban de un bueno! lo hacía con tanto amor… como todo lo que prepara con sus manos! Esas bebidas espirituosas (ese nombre era el que a ella más le atraía porque le sonaba que era “más sano”) nos los obsequiaba después de comer, como digestivos que funcionaban muy bien… la verdad, es que no sé si era por el amor que le ponía o porque había leído tanto sobre el tema con los libros que le regalábamos nosotros, su inmensa prole, quienes la apoyábamos en su creatividad. Yo creo que en estos momentos, a sus casi 90 años, se está dedicando solo a cocinar lo necesarios para ella y mi papi, claro está, que cuando cualquiera de nosotros va de visita, pues allí se vuelve a lucir con sus creaciones. Por cierto que hay una anécdota reciente que me contó mi hermana. Resulta que ella la fue a visitar y pasar unos días con ellos, mis padres. Un día decidieron hacer una de las recetas del blog, la de la Sopa de Quinoa con batatas, pues mi mami hizo un esfuerzo por seguir la receta,  pero su iniciativa y creatividad pudo más que las buenas intenciones y al final, modificó a su gusto la misma. Estoy completamente segura que le quedo mejor que la original! Ella debió haber leído (y modificado) el dicho: “Las recetas no son exactas, son orientativas… y tú le pones lo que quieras para mejorarlas”

ESTOFADO DE QUINOA, POLLO Y VEGETALES

Tomado del Libro Quinoa The Everyday Superfood 365 de Patricia Green & Carolyn Hemming

Ingredientes:

Estofado 106

1 cucharada (15 ml) de aceite de oliva. Yo usé aceite de coco

1 taza (250 ml) de zanahorias cortadas en cubos

1 taza (250 ml) de celery o apio España, cortado en cubos

3/4 taza (185 ml) de cebolla cortada en cuadritos

2 tazas (500 ml) de caldo de pollo

1 taza (250 ml) de papas pequeñas cortadas por la mitad. Yo usé unas papas grandes y las corte en trozos más o menos equivalentes a la mitad de una papa pequeña

1 cucharadita (5 ml) de ajo fresco prensado

1 hoja de laurel

1 cucharada (15 ml) de eneldo fresco o 1 cucharadita (5 ml) si es seco

2 tazas de pollo cocido y cortado en trozos. Esta receta es ideal para cuando tenemos sobras de un pollo asado o cocinado en la parrilla, es perfecta!

1 taza (250 ml) de pimentón rojo cortado en cuadros (equivalente a 1 pimentón)

1/2 taza (125 ml) de harina de Quinoa

1 taza (250 ml) de agua fría

1 cucharadita (5 ml) de sal

1/4 cucharadita (1 ml) de pimienta negra molida

Preparación:

Calentar el aceite en una sartén u olla grande a fuego medio-alto.  Añadir las zanahorias, el celery y la cebolla. Sofreir los vegetales hasta que empiecen a estar suaves, alrededor de 8- 10 minutos.  Agregar el caldo, las papas, el ajo, la hoja de laurel y el eneldo, tapar y dejar hervir. Reducir la llama a fuego lento y dejar cocinar por 8 minutos. Añadir el pollo y el pimentón. Retirar la hoja de laurel.

Mezclar la harina de Quinoa con el agua en un pequeño bol. Añadir esta mezcla a la preparación anterior y cocinar el estofado hasta que espese, alrededor de 5 minutos, revolviendo ocasionalmente. Sazonar con sal y pimienta y servir inmediatamente.

TIPS IMPORTANTE:

-Recuerden que el pollo ya está cocinado, por lo tanto, si lo remueven mucho o muy fuerte, tiende a deshacerse y no les quedara tan bien presentado.

– Yo a este tipo de platos les añado pimienta de cayena porque me encanta el sabor que le da. Se los recomiendo.

– Una vez más, si no tienen harina de Quinoa, pueden prepararlo con la maizena o harina fina de maiz, la que se usa para espesar salsas o hacer los atoles, pudines, papillas, etc. les quedara igual de rico.

Disfruten y después me cuentan 🙂

PhotoFusion105

PENSAMIENTO PARA HOY:

Quiero compartir con ustedes el mensaje que apareció en mi agenda para hoy, me pareció apropiado y mágico:

“Cuando te unes a los que persiguen tus mismos sueños el poder es mayor, no sólo en lo personal, sino también en lo universal” – Inédito  

Y la canción para compartir hoy es una que me encanta, no solo porque es de un cantante venezolano, un poquito disparatadito él, pero que cantaba muy bien las canciones del folklore nacional, sino que esta canción en particular refleja a mi mami, ella es así, y hace 4 años atrás, mi nieta mayora (como ella misma se dice) lo protagonizó en un acto cultural para la familia, grabado en un pequeño vídeo casero y familiar, preparado para el aniversario de bodas de mis padres y que lamentablemente perdí en una de esas tantas veces que mi computadora colapsó. Sin duda que las abuelas de hoy en día somos otra cosa distinta, pero será tema para otro momento, por ahora,  Mi Abuela, Gualberto Ibarreto.

Hablemos libre de gluten…

Hablemos libre de gluten…

Hace más de cinco años empecé a notar que cuando comía cosas que contenían trigo me sentía con un malestar estomacal, me inflamaba y realmente sentía que me caía pesado. Mi talón de Aquiles es mi aparato digestivo, mis principales dolencia han empezado por el estómago. Conocí las maravillas de los alimentos libres de gluten comiendo unas galletas de jengibre deliciosas y que venían en esta presentación, allí empecé con el coqueteo de comer galletas y tortas libres de gluten porque no me hacían daño,  pero nunca me consideré una persona celiaca, no soy celiaca. Hace más de 25 años, mi astrólogo me dijo que me venía bien ser vegetariana y comer libre de gluten y recuerdo que fuimos a comer a un Restaurant en Caracas llamado El Canalito, donde servían comida vegetariana auténtica y preparaban un pasticho hecho sin gluten… pero no lo pude comer! Era realmente incomestible para mí en ese momento.

Muchas lunas han pasado y como les dije anteriormente, consumo bollería y pastelería preferiblemente libres de gluten. Mucha gente me han criticado por esta preferencia, amigas y familiares; realmente siempre he pensado que cada quien conoce su cuerpo y debe siempre escucharlo, no al resto del mundo, sigo con mi preferencia libre de gluten cada vez que me provoca y esto me hace sentir bien… Pero como hay casualidades y causalidades, mi hija le diagnosticaron recientemente el celiaquismo.  Ella a motus propio había cambiado sus hábitos alimentarios y se sentía mucho mejor con su nuevo estilo de vida pero como no estaba diagnosticada con esta enfermedad, pues cometía errores que la ponían en serios problemas con los malestares que conlleva el ser celiaco. Hoy en día, ya sabiéndolo, ha sido mucho más fácil y llevadero el transitar por ella, hasta el punto en que se ha tomado muy en serio el de crear e inventar recetas aptas para celiacos y la estoy animando a que las escriba, pero por ahora me toca a mi publicarles algunas de estas maravillosas recetas, las cuales he preparado y son deliciosas. La de hoy es una quiche cuya base es la batata con semillas de chia y de linaza y una cucharadita de harina de Quinoa para hacerla totalmente libre de gluten. Aquí les dejo la receta, no duden en hacerla así no tengan problemas con el gluten, es muchísima más sana esta preparación porque la base de la quiche como la conocemos, es rica en grasas y harina de trigo.

PhotoFusion (82)

Ingredientes:

Para la base:

1 batata mediana

1 cucharada de semillas de chia

1 cucharada de semillas de linaza

1 cucharadita de harina de Quinoa

Sal y pimienta al gusto

Para el relleno:

2 huevos

100 grs de queso mozarela

100 grs de brócoli cocinado

1 cebolla roja pequeña cortada en juliana

Sal y pimienta al gusto

Opcional: pimienta de cayena

Preparación:

Lavar la batata y sin pelarla, envolverla en papel de aluminio y ponerla al horno a 250ºC por 20 – 25 minutos. También la pueden hacer hervida o cortada en cubos y rostizarla sin el papel de aluminio, como uds. prefieran, pero la ventaja de hacerlo así es que conserva su sabor natural y no pierde ninguna propiedad durante su cocción.

Una vez que la tengan cocida, preparar un puré con ella y añadirle las semillas de chia y de linaza. Mezclar bien. Colocarle  la harina de Quinoa (o la que estén utilizando) comenzando con una cucharadita pequeña colmada porque la cantidad de harina siempre dependerá del grado de humedad que tenga la mezcla, la cual debe ser suave y moldeable. Yo no usé sal pero si la pimienta y si tienen pimienta de cayena y se animan, pues úsenla que le va de lo mejor.

Esta cantidad me dio para un molde de 20 cms. Si la piensan desmoldear para servirla, deberán cubrir el fondo del molde con papel parafinado o papel para hornear pero si van a llevar a la mesa directamente en el molde (como yo) pues simplemente engrasen con un poco de aceite en spray o mantequilla al molde.

Coloquen la mezcla de la batata, las semillas y la harina en el molde y horneen por 10 minutos a 190ºC o hasta que este crujiente la base. Sacar del horno y dejar encima de una rejilla.

Cortar la cebolla en juliana y sofreírla en el aceite (yo usé de coco) a temperatura baja por 5 minutos hasta que caramelice.

Una vez lista la base, poner los brócoli distribuidos en el molde. Cortar el queso mozarela en discos y colocarlo entre el brócoli, cubrir con la cebolla y bañar con la mezcla de los huevos. Hornear por 15 minutos a 200ºC

Tips: Pueden hacer la base con auyama o calabaza, yuca, apio, coliflor o la verdura de su preferencia y el relleno pueden hacerlo con calabacines en ruedas por ejemplo y mezclar con el huevo y rellenarlas. También pueden hacerla sin el queso.

Esta cantidad es para una persona. Sírvanla con una rica ensalada de hojas y tienen un almuerzo o cena completa. Si la dividen en cuatro porciones, pueden ofrecerla como entrada.

PhotoFusion (83)

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, que de ternero cebado donde hay odio” – Salomón

Africa, de la banda Toto, 1982 – Hay una frase que me impacto, justamente apropiada al momento en que vivimos los venezolanos: “Va a llevar tiempo hacer las cosas que nunca hemos hecho”  Sin comentarios…