Vacaciones Con Quinoa!

Vacaciones Con Quinoa!

… y pasó la Navidad! Siempre me gustó la Navidad, lo que representa, el reunirse con la familia y los amigos, compartir mesa y anécdotas, dar y recibir, emociones a flor de piel, dar rienda suelta a las lágrimas viendo tantas películas emotivas y canciones que nos inspiran a ser mejor persona… en definitiva: Yo amo la Navidad!  A lo largo de mi vida he tenido buenas y no tan buenas navidades, me ha tocado trabajar en estas fechas y la verdad que la experiencia no ha sido muy satisfactoria, el cansancio que queda no te permite exteriorizar el sentimiento que te aflora, se te bloquean las emociones y lo único en que piensas es en dormir… pero también he vivido pequeños milagritos de Navidad, como recientemente el recibir la visita de una persona querida en nuestra familia, que tuvo que vivir y sobrevivir a los obstáculos para llegar y estar a tiempo para compartir nuestra mesa en esta navidades.  Por lo demás, viviendo en estas latitudes, sentimos más la añoranza de la familia en el terruño, queriendo ver a mis padres, hermanos y sobrinos, todos reunidos alrededor del arbolito de nuevo, esperando las 12 de la noche para abrir los regalos, eso no tiene precio!…Yo vengo de una familia numerosa, somos 7 hermanos, 13 sobrinos y ahora tengo 5 nietos, somos suficiente para hacer bulla, cuando colocábamos los regalos en el arbolito, esto se llevaba casi que la mitad del salón, y teníamos que empezar temprano con la entrega porque si no, llegaba la madrugada y los niños querían dormir y estaban cansado por lo largo que resultaba esto… en fin, nostalgia total!

Como les decía, en esta época de película emotivas, de ver año tras año las clásicas películas, tengo una reciente que se ha convertido en mi favorita para esta fecha: Love Actually ( para Hispanoamérica se tradujo como Realmente Amor), estrenada en el 2003, es una novela romántica, protagonizada entre otros por los buenmosazos de Hugh Grant, Colin Firth, Liam Neeson, con un tema musical del año 1967 y adaptada para esta película, Love Is All Around, que me cautiva… Cuando vivía en Venezuela, en Navidad solíamos escuchar la música tradicional para estas fechas, los aguinaldos o villancicos, casi siempre interpretados por coros de niños y a la vez, una música tradicional nuestra, alegre y bullanguera, conocida como Gaitas. Todos los años, a partir del mes de Octubre, esperábamos la gaita del año, que generalmente era de protesta y reflejaba la situación del momento en forma jocosa, tiempos felices sin duda… Pero también escuchaba las clásicas canciones foráneas de toda la vida, Noche de Paz, Jingle Bell, Let it Snow y la que para mí es la mejor de todas: Happy Xmas (War Is Over) de John Lennon, el vídeo es sumamente fuerte y tan real que deprime hasta el más pintado como diríamos en criollo, así que por respeto a todos, no lo publico porque no es la idea de este blog ponernos tristes. Si no podemos cambiar el mundo, por lo menos no lo dañemos, no contribuyamos al odio y el resentimiento, seamos felices, es gratis!

Y regresando de las cortas vacaciones, donde me tomé  un pequeño descansito de todo lo que tenía que ver con mi “compu grande” y  dedicándome a estar en familia, viendo películas escogidas por el mayor de mis nietos (les recomiendo la de Robot & Frank, sin desperdicio), disfrutando de lo que eso significa, pero… primero es lo primero y estuve buscando y rebuscando una receta para festejar Con Quinoa las fechas navideñas, encontrando una, lo más parecida a la receta tradicional nuestra, la Hallaca, una preparación a base de harina de maíz, rellena con diferentes carnes, aceitunas, alcaparras, pasas, pimentón, tocino y huevo, que se cocina envuelta en una hoja de plátano y amarrada de manera particular, como si fuera un paquete. Nuestra tradición decembrina, nos invita a prepararla en familia, otro motivo para reunirse y compartir y forma parte de nuestro plato típico navideño. Esta receta la vi prepararla en un programa de televisión acá, por un chef peruano, la receta son unos Tamales de Quinoa. Esperé a que publicarán la receta y encontré otras tantas porque es sumamente tradicional los tamales peruanos, así que me animé y aquí se las ofrezco en mi versión.  Tomé recetas de uno y otro sitio y produje la mía, así que las cantidades son un tanto al ojo por ciento, discúlpenme la improvisación, tendría que prepararlos de nuevo para tener las cantidades exactas, pero no por ahora porque tiempo no tenemos…

TAMALES DE QUINOA Y POLLO y TAMALES  DE QUINOA CON QUESO:

1 1/2 taza de Quinoa previamente lavada. Esto permite que la cocción sea más rápida, es decir que el grano se abra más fácilmente.

3 tazas de agua

1 cucharadita de colorante amarillo. Si tienen onoto preparado en aceite, es perfecto para usar en esta receta porque le resaltaría el sabor.

1 pechuga de pollo grande cocida

18 aceitunas rellenas

2 huevos hervidos

1 manojo de cilantro fresco

2 dientes de ajo

Aceite de oliva

Sal marina

200 grs. de queso blanco firme. Yo usé halloumi que es lo más parecido al queso blanco duro venezolano

Ají dulce. Yo usé 60 grs de ají dulce seco y lo puse a hidratarse junto con la cocción de la Quinoa

Hojas de maíz para hacer tamales o lo ideal serían hojas de platano.

Preparación:

Esta receta comienza la noche anterior cuando se debe poner a remojar en agua las hojas de maíz. Esto es importante porque estas hojas se consiguen secas y debemos hidratarlas para poder manipularlas y hacer los tamales. Deben de cubrir todas las hojas con el agua.

IMG_2139

Al día siguiente, preparar la Quinoa. Lavar la Quinoa muy bien y ponerla a cocinar a fuego medio. Si están usando ají seco, deben de ponerlo a cocinar junto con la Quinoa. Para la cantidad de Quinoa a cocinar, el tiempo total fueron 20 minutos, entre los 10 minutos de la cocción y 10 minutos que deje reposando una vez cocinada. Pasado estos 20 minutos, deben separar la Quinoa con un tenedor para que este esponjosa.

Si van a usar el preparado de aceite y onoto este es el momento de ponerlo a la Quinoa, es decir cuando ya esté cocinada.

IMG_2140

Preparar una salsa con el cilantro, el ajo, el aceite de oliva y la sal marina, que se deberá mezclar también con la Quinoa cocinada.

IMG_2141

Trocear la pechuga de pollo. Yo lo corte para 18 tamales.

Cortar los huevos cocidos. Yo utilicé huevos grandes y las rebanadas más grande las corté en dos para que me rindiera mejor.

    IMG_2142

Cortar el queso en trozos largos como cuando hacemos tequeños. Yo hice solamente 12 de queso.

Ahora viene el proceso del ensamblaje. Tomar cada hoja de maíz y colocarle una cucharada de la mezcla de la Quinoa con la salsa de cilantro. Realmente la cantidad de mezcla dependerá del tamaño de la hoja, si la hoja es muy chica (como era en mi caso) solo pondrán una cuchara sopera y quedarán pequeñas como las hallaquitas de pasapalos que acostumbrábamos a comer.  Hay que presionar un poco la mezcla, dándole forma hueca y se le colocan el pollo, aceituna y el huevo, luego se cierra y se amarra para que no se suelte en la cocción.  Aun cuando la cocinamos al vapor, si no están amarraditas arriba y al centro, se corre el riesgo de que se suelte el tamal porque no hay nada que amalgame la mezcla, solo cuando esta fría es que se compacta.

Cocinar al vapor por 15 minutos.

 IMG_2155

Y listo… a disfrutarlas! Vale la pena porque son bien ricas y fáciles de hacer.

FullSizeRender (23)               IMG_2144

En las páginas que leí, todos aconsejaban servirlas con cebolla cruda cortada en juliana y bien finas. Yo hice esto con las que comí en casa y me encantó pero a la familia en general, les gustó más sin la cebolla.

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Una buena comida hace sentir más amor por el mundo que cualquier sermón” – Arthur Pendenys

Aquí les dejo esta canción del año 1967 que me encanta, me gusta la versión que se usó en la película Love Actually, 2003 donde cambiaron una palabra y una oración de la versión original para hacerla más navideña, pero no dejo de reconocer que esta versión cantada por Wet Wet Wet es una de las mejores. Con uds., Love Is All Around, 1994. También fue el tema de la película Four Weddings and a Funeral (Cuatro Bodas y un Funeral) otra de mis favoritas…

https://www.youtube.com/watch?v=h3gEkwhdXUE

Anuncios
Un inglés dijo que yes yes…

Un inglés dijo que yes yes…

Mi amiga Martha me envió un correo de lo mas gracioso, me dijo: No puede ser que ahora estés hablando de hacer dietas! y me escribió esto, que ya lo había visto en Internet pero me pareció grato compartirlo con ustedes ahora:

– Los japoneses comen muy poca grasa y sufren menos ataques al corazón que los americanos.

– Los mexicanos comen mucha grasa y sufren menos ataques al corazón que los americanos.

– Los japoneses beben muy poco de vino tinto y sufren menos ataques al corazón que los americanos.

– Los franceses beben cantidades excesivas de vino tinto y sufren menos ataques al corazón que los americanos.

– Los alemanes beben mucha cerveza y comer un montón de embutidos y grasas y sufren menos ataques al corazón que los americanos.

CONCLUSIÓN: Come y bebe lo que quieras. Hablar Inglés es aparentemente lo que mata!

Los ingleses han tenido por años la fama de no cocinar ni comer bien. Durante el tiempo que hemos vivido acá, podemos dar fé de los grandes cambios que se han hecho en la cocina inglesa. Hoy por hoy, los programas de cocina abundan en la BBC y las competencias de cocineros son franquicias inglesas que han reportado buenas ganancias. En el 2001, el entonces ministro británico Robin Cook, declaro al Pollo Tikka Masala como el plato nacional, “esta receta se convierte en un plato británico, no solo por su popularidad, sino porque refleja perfectamente como Gran Bretaña absorbe y se adapta a las influencias extranjeras, Pollo Tikka es un plato indiano, y la salsa Masala fue añadida para satisfacer el deseo de los comensales británicos para tener su plato servido con salsa”. El Tikka Masala es una variación del famoso Butter Chicken indiano, la diferencia entre uno y otro es la creatividad del cocinero a la hora de prepararlo, los ingredientes son básicamente los mismos: pollo, tomate, crema y especies…

Les debía las fotos de la Pizza de Coliflor que les publiqué la receta hace dos semanas. Quedaron muy ricas y son súper fáciles de hacer.

PhotoFusion (2)

Estas son las bases antes de entrar al horno

IMG_1769

Con los ingredientes que escogí antes de hornear

PhotoFusion (3)

 A la salida del horno… riquísimas!

TIPS:

– Preparé la base con coliflor congelado que venden en el supermercado. Fueron 5 minutos en agua hirviendo, luego lo escurrí y lo pusé en el procesador para triturarlo más no volverlo puré. Utilicé 500 grs. de este coliflor congelado.

– Las hice en 4 porciones para poder tener variedad. Utilicé de ingredientes: pollo asado, espárragos frescos, una remolacha madianita ya cocida, espinacas frescas, tomates cherry, queso halloumi y queso mozarella, aceitunas negras, alcaparras bebe y cebolla. A unas les pusé orégano y a otras, semillas de comino. Como salsa base deje el yogurt con curry como lo indica la receta. Quedaron realmente ricas y fue un buen almuerzo.

– La consistencia de la base es como la de las torticas de verduras que solemos preparar con las sobras que nos van quedando. Es también parecido a las Okonomiyaki, las “panquecas” japonesas que son deliciosas y donde se mezclan el dashi con harina, repollo fresco y cebollín.

– Mi consejo es que no dejen de prepararlas, no se intimiden por los ingredientes, utilicen lo que tengan a mano, bien vale la pena darse este gusto y sobretodo la originalidad y sello que uds. le pongan. El secreto de la base es la cantidad de queso que le pongamos, yo no la hice con cheddar porque aunque me encanta, es muy grasoso, prefiero usar el mozarella rallado y el halloumi (queso chipriota firme, que es saladito y se puede rallar muy bien)

Buscando recetas fáciles, ricas y nutritivas para compartir, encontré esta del Pie de Limón en potes, que no me resultó todo lo rico que pensé que podía ser. Los tiempos que decían en el libro no son y cometí un ligero error al usar los potes o frascos para hacerla, ya que la receta debe ir al horno para cocinar ligeramente y dorar el merengue y yo utilicé unos que no podían hornearse. Terminé usando el mechero para dorar los huevos. La receta era con harina sin gluten, stevia y huevos. Voy a prepararla de nuevo y ya les contaré si de verdad vale la pena, por lo pronto les digo que la crema de limón si quedo bien pero me parece que es más rica comerla recién hecha o a temperatura ambiente. Es ideal para cuando tenemos esos invitados con los que compartimos una jornada donde incluimos el cocinar juntos.

PhotoFusion (4)

PENSAMIENTO PARA HOY: 

“Los ingleses inventaron la sobremesa para olvidar la comida” – Pierre Bonnard

(Que se puede esperar de algo escrito por un francés para los ingleses *-*)

Música de fin de semana, Mi limón, mi limonero, 1969, de nuestro compatriota Henry Stephen. Esta canción me trae un sinfín de recuerdos, sobretodo porque fue mi primer disco que me compré en el formato de 45. No se pierdan la moda de la época y lo genial de las siluetas de los músicos, quienes ni remotamente están tocando… hoy en día, un vídeo como éste haría sonar todas las alarmas por lo mal del montaje, cuanto se ha avanzado, ja!

Cacerolazo!

Cacerolazo!

Esta palabra tiene grandes connotaciones políticas para nosotros los latinoamericanos (y también en algunos países europeos), pero aquí es solo para referirnos a la época de comer caliente. Una comida preparada en cacerola o a la cacerola, se refiere a comidas cocinadas en ollas de barro, hierro pesado o vidrio templado (Pyrex) por varias horas. Las cacerolas o cazuelas, son en general profundas y mantienen la temperatura mucho mejor por el material en que están elaboradas. El cocinar carnes de esta manera, las hace más tiernas y la combinación que logramos con los vegetales es deliciosa!

La receta que escogí para hoy, es una sencilla Cazuela de Atún con Quinoa, muy fácil de hacer, de las que le gusta a todos por lo rápido (cuando vean los ingredientes se darán cuenta de por qué es una cacerola rápida) y que nos puede salvar la patria cuando tenemos invitados. Una cosa que ya había aprendido en este tránsito de cocinar Con Quinoa, es que la comida suele ser contundente! Al momento de comerla uno siente que “quedó bien” (no los hombres, eso no esta en su chip, ellos tienen que se sentirse repletos) y luego empieza a “aumentar” la sensación de estar lleno, pero con la fortuna para todos de que se digiere rápidamente… Ahora, al delicioso cacerolazo!

CAZUELA DE ATÚN CON QUINOA 

Tomada del Libro Quinoa The Everyday Superfood 365 de Patricia Green y Carolyn Hemming.

Ingredientes:

IMG_1681

2 tazas (500 ml) de agua

1 taza (250 ml) de Quinoa

3 cucharadas (45 ml) de mantequilla

3/4 taza (185 ml) de cebolla cortada en cuadros pequeños

3/4 taza (185 ml) de celery cortado finamente

2 tazas (500 ml) de champiñones blancos

1/2 cucharadita (2 ml) de ajo

2 tazas (500 ml) de leche

1/4 taza (60 ml) de harina de Quinoa

1/4 cucharadita (1 ml) de sal

2 latas de atún de  160 grs, totalmente escurrido

1 taza (250 ml) de guisantes congelados, descongelados

1 1/4 tazas (310 ml) de queso cheddar rallado

1/4 taza (60 ml) de cebollin cortado finamente

Pimienta al gusto

Preparación

Enjuagar la Quinoa. Poner a hervir la Quinoa junto con el agua en una olla mediana. En lo que empiece a hervir, cubrir y reducir la llama a fuego medio-bajo por 10 minutos. Después de este tiempo, apagarla  y dejarla tapada por otros 6 minutos. Separar con un tenedor la Quinoa y esperar a que se enfríe a temperatura ambiente.

Precalentar el horno a 350º F (180º C). Engrasar ligeramente una cacerola (o Pyrex) para cocinar al horno de 3.5 litros

Mezclar una cucharada de mantequilla en un sartén grande. Saltear la cebolla y el celery hasta que la cebolla empiece a ponerse transparente, alrededor de 8 minutos. Añadir los champiñones y el ajo y continuar salteando hasta que los vegetales estén tiernos, aproximadamente unos 5 minutos. Sacar el sartén del fuego y dejar a un lado.

Combinar el resto de la mantequilla (2 cucharadas) leche, harina de Quinoa, sal y pimienta en una olla mediana. Cocinar a fuego medio-alto, revolviendo frecuentemente, hasta que espese, alrededor de unos 5 minutos. Sacar del fuego y dejar a un lado.

Añadir la Quinoa a la mezcla de vegetales junto con la salsa blanca, el atún, los guisantes y una taza (250 ml) de queso. Remover con suavidad y colocar esta mezcla en la cazuela para hornear. Poner el resto del queso en el tope junto con el cebollín cortado. Colocarlo en la rejilla del horno, al centro, y cocinar por 25 minutos hasta que este dorado la cubierta.

Les aseguro que me provoca enormemente este plato porque es bien rico… A disfrutarlo!

IMG_1677

Tips: 

– No use queso cheddar sino queso mozarella rallado. El cheddar me parece muy graso, pero pueden usar el queso que gusten.

– Pueden sustituir los guisantes por brocolí o vegetales mixtos congelados, previamente descongelado, o añadirlos como complemento a este plato para rendirlo. Si ese es el caso, necesitarían más cantidad de bechamel. El descubrimiento de la salsa blanca o bechamel, elaborada con la harina de Quinoa me pareció riquísimo, pero si no tienen la harina de Quinoa, pueden hacer esta salsa blanca con maicena o almidón de maíz, les va a dar el mismo resultado.

– Yo dejé unas dos o tres cucharadas de la salsa blanca para ponerla en el tope junto con el queso y me quedó mejor la presentación.

– Use más de 1/4 taza (60 ml) de queso para el tope porque me encantan las comidas con queso.

PENSAMIENTO PARA HOY:

“No busco las proezas culinarias, quiero ofrecer los placeres esenciales” Frank Cerutti

Y la música para hoy, me trae al recuerdo una fiesta a la que fui con mi padre, se trataba el cumpleaños de la hija de un muy buen amigo y compadre de él. Vino un chico a sacarme a bailar, era una música para bailar como bailábamos en la época: las chicas rodeándoles el cuello con nuestros brazos y los chicos con sus manos en nuestra cintura… y mi padre aceptó que saliera a bailar, sin decirme nada, se apartó para darme paso para que yo saliera hacer mi entrada triunfal a la pista. Ese es un recuerdo imborrable en mi memoria y como fué esta canción la que bailé  y es apropiada por el clima en que escribo esto, se las dejo… Raindrops keep falling on my Head (Gotas de lluvia caen sobre mi cabeza), escrita por Hal David y Burt Bacharach para la película Butch Cassidy and the Sundance Kid, 1969, y paso a ser un gran éxito para B.J. Thomas