Pancitos de yuca o pan de queso

Pancitos de yuca o pan de queso

Hace un tiempo, una amiga en Caracas me hablo de las delicias del pan de yuca y me dio su receta, pero ella la había preparado con almidón o harina de maíz (maizena) ya que no consiguió la harina de yuca. Como siempre estoy en la búsqueda de ingredientes nuevos para preparar las diferentes recetas, conseguí en la venta de productos afro-caribeños cerca de mi casa, la harina o almidón de yuca (yo amo mi tiendita local, allí he comprado ñame, yuca fresca, por supuesto que la harina PAN blanca y la amarilla y demás etc.), busqué una receta en internet y la preparé, son deliciosos estos pancitos! se los recomiendo ampliamente, eso si, deben de preparar la masa con anticipación ya que es una harina sin gluten y para que amalgame bien deben dejar la masa reposar en nevera mínimo una hora, ideal de un día para el otro. Debo aclararles que en esta receta tuve a mi procesador humano, mi maridito, quien me ayudo en la preparación, no la hicimos en el procesador (yo fui quien seleccionó los ingredientes, tomé las fotos y me los comí casi todos, por eso hablo en plural ja!).

Este es el link de la receta http://laylita.com/recetas/2008/01/14/pan-de-yuca/ y yo le modifiqué algunas cosillas para que estuviese más clara.

PhotoFusion112

Ingredientes:

2 1/2 tazas de almidón de yuca. También se le conoce como farinha de mandioca

4 tazas de queso mozarella rallado. Es un pan de queso y si, si lleva esa cantidad…

1 cucharadita de polvo de hornear. Si consiguen el libre de gluten es mejor por ser una receta en esta onda.

1/2 taza de mantequilla a temperatura ambiente

2 huevos

Sal al gusto

Opcional: 1 – 2 cucharadas de agua si la masa está seca. No fue necesario en mi caso

Preparación:

  1. Combine la harina o almidón de yuca, el queso, el polvo de hornear y la sal en el procesador de alimentos, mezcle bien.
  2. Añadir la mantequilla y los huevos, mezclar hasta que empiecen a formarse unas bolas pequeñas de masa.
  3. Saque la masa del procesador y forme una bola con la masa, puede guardar la masa por hasta un día en la refrigeradora. Este paso es mejor hacerlo, no lo obvien por favor
  4. Para preparar la masa del pan de yuca sin el procesador de alimentos, ponga todos los ingredientes en un bol y mezcle bien hasta tener una masa suave y homogénea.
  5. Precaliente el horno a 250ºC
  6. Forme los panes en bolas pequeñitas y ponga en una bandeja engrasada o cubierta con papel para hornear
  7. Hornee inmediatamente o ponga los panes en la refrigeradora para hornear más tarde.
  8. Hornee por aproximadamente 7 minutos y luego encienda el grill o parrilla del horno hasta que los panes estén dorados, aproximadamente unos 3-5 minutos más.

PhotoFusion111

TIP IMPORTANTE: Estos pancitos se deben comer calientes, no saben igual si se comen fríos o temperatura ambiente. En total con esta receta salen 25 pancitos, guárdenlos en un recipiente o contenedor con tapa, a temperatura ambiente, no en la nevera y cuando lo vayan a comer, caliéntenlos en el microonda (funciona muy bien con este tipo de masa) por 10 – 15 segundos… deliciosos!

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Cada pan cuesta su afán” – Refranero popular

Música romántica ligera, de esa de bailar en un ladrillito… Easy, 1977, The Commodore, escrita y cantada por su líder Lionel Richie. “La letra de la canción nos habla de un amante despechado, que ha sido víctima del término de una relación romántica con su pareja. Pero en lugar de estar deprimido por esa situación, el narrador cuenta que ha sido fácil superarlo, Easy like Sunday morning (Fácil como el domingo en la mañana)”

Hablemos libre de gluten…

Hablemos libre de gluten…

Hace más de cinco años empecé a notar que cuando comía cosas que contenían trigo me sentía con un malestar estomacal, me inflamaba y realmente sentía que me caía pesado. Mi talón de Aquiles es mi aparato digestivo, mis principales dolencia han empezado por el estómago. Conocí las maravillas de los alimentos libres de gluten comiendo unas galletas de jengibre deliciosas y que venían en esta presentación, allí empecé con el coqueteo de comer galletas y tortas libres de gluten porque no me hacían daño,  pero nunca me consideré una persona celiaca, no soy celiaca. Hace más de 25 años, mi astrólogo me dijo que me venía bien ser vegetariana y comer libre de gluten y recuerdo que fuimos a comer a un Restaurant en Caracas llamado El Canalito, donde servían comida vegetariana auténtica y preparaban un pasticho hecho sin gluten… pero no lo pude comer! Era realmente incomestible para mí en ese momento.

Muchas lunas han pasado y como les dije anteriormente, consumo bollería y pastelería preferiblemente libres de gluten. Mucha gente me han criticado por esta preferencia, amigas y familiares; realmente siempre he pensado que cada quien conoce su cuerpo y debe siempre escucharlo, no al resto del mundo, sigo con mi preferencia libre de gluten cada vez que me provoca y esto me hace sentir bien… Pero como hay casualidades y causalidades, mi hija le diagnosticaron recientemente el celiaquismo.  Ella a motus propio había cambiado sus hábitos alimentarios y se sentía mucho mejor con su nuevo estilo de vida pero como no estaba diagnosticada con esta enfermedad, pues cometía errores que la ponían en serios problemas con los malestares que conlleva el ser celiaco. Hoy en día, ya sabiéndolo, ha sido mucho más fácil y llevadero el transitar por ella, hasta el punto en que se ha tomado muy en serio el de crear e inventar recetas aptas para celiacos y la estoy animando a que las escriba, pero por ahora me toca a mi publicarles algunas de estas maravillosas recetas, las cuales he preparado y son deliciosas. La de hoy es una quiche cuya base es la batata con semillas de chia y de linaza y una cucharadita de harina de Quinoa para hacerla totalmente libre de gluten. Aquí les dejo la receta, no duden en hacerla así no tengan problemas con el gluten, es muchísima más sana esta preparación porque la base de la quiche como la conocemos, es rica en grasas y harina de trigo.

PhotoFusion (82)

Ingredientes:

Para la base:

1 batata mediana

1 cucharada de semillas de chia

1 cucharada de semillas de linaza

1 cucharadita de harina de Quinoa

Sal y pimienta al gusto

Para el relleno:

2 huevos

100 grs de queso mozarela

100 grs de brócoli cocinado

1 cebolla roja pequeña cortada en juliana

Sal y pimienta al gusto

Opcional: pimienta de cayena

Preparación:

Lavar la batata y sin pelarla, envolverla en papel de aluminio y ponerla al horno a 250ºC por 20 – 25 minutos. También la pueden hacer hervida o cortada en cubos y rostizarla sin el papel de aluminio, como uds. prefieran, pero la ventaja de hacerlo así es que conserva su sabor natural y no pierde ninguna propiedad durante su cocción.

Una vez que la tengan cocida, preparar un puré con ella y añadirle las semillas de chia y de linaza. Mezclar bien. Colocarle  la harina de Quinoa (o la que estén utilizando) comenzando con una cucharadita pequeña colmada porque la cantidad de harina siempre dependerá del grado de humedad que tenga la mezcla, la cual debe ser suave y moldeable. Yo no usé sal pero si la pimienta y si tienen pimienta de cayena y se animan, pues úsenla que le va de lo mejor.

Esta cantidad me dio para un molde de 20 cms. Si la piensan desmoldear para servirla, deberán cubrir el fondo del molde con papel parafinado o papel para hornear pero si van a llevar a la mesa directamente en el molde (como yo) pues simplemente engrasen con un poco de aceite en spray o mantequilla al molde.

Coloquen la mezcla de la batata, las semillas y la harina en el molde y horneen por 10 minutos a 190ºC o hasta que este crujiente la base. Sacar del horno y dejar encima de una rejilla.

Cortar la cebolla en juliana y sofreírla en el aceite (yo usé de coco) a temperatura baja por 5 minutos hasta que caramelice.

Una vez lista la base, poner los brócoli distribuidos en el molde. Cortar el queso mozarela en discos y colocarlo entre el brócoli, cubrir con la cebolla y bañar con la mezcla de los huevos. Hornear por 15 minutos a 200ºC

Tips: Pueden hacer la base con auyama o calabaza, yuca, apio, coliflor o la verdura de su preferencia y el relleno pueden hacerlo con calabacines en ruedas por ejemplo y mezclar con el huevo y rellenarlas. También pueden hacerla sin el queso.

Esta cantidad es para una persona. Sírvanla con una rica ensalada de hojas y tienen un almuerzo o cena completa. Si la dividen en cuatro porciones, pueden ofrecerla como entrada.

PhotoFusion (83)

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, que de ternero cebado donde hay odio” – Salomón

Africa, de la banda Toto, 1982 – Hay una frase que me impacto, justamente apropiada al momento en que vivimos los venezolanos: “Va a llevar tiempo hacer las cosas que nunca hemos hecho”  Sin comentarios…

Y llego la primavera…

Y llego la primavera…

“No importa cuanto dure el invierno, la primavera siempre llega” – Proverbio

La llegada de la primavera tiene su encanto, los días se alargan, atrás quedaron esos días cortos con noches cerradas a las 4 de la tarde… ya nada más con esto, todo se vuelve más agradable, hasta acepto gustosa la lluvia por lo que representa: el riego a las plantas para que nos alegren la vida con su presencia! ¿Ven lo que hace la primavera? Nos alborota el romanticismo y el deseo de amar y como dicen por ahí, el amor entra por la cocina, pues cocinemos platos con vegetales para llenarnos de la frescura del ambiente.

Esta es la época en que los mercados se llenas de vegetales frescos variados, donde arriban alegres repletos de sabor. Procuren cuando los cocinen, dejarlos un poco al dente y sin sal, para que disfruten a plenitud de los sabores que ellos nos regalan. Pónganlos a cocinar en poca agua y que esté hirviendo, ya que esto sellará al vegetal y no permitirá que se pierdan las vitaminas y minerales. Si los cocinan en poca agua lograran el mismo resultado que si los cocinaran al vapor. Si quieren conservar el color, no los tapen, son pocos los vegetales que tapados mantienen su verdadero color como las zanahorias, pero los vegetales verdes, marchitan sus tonos al taparse ya que la clorofila, al cocinarse tapada produce el dióxido de carbono, ese tono gris apagado que no luce agradable a la vista. Una vez cocinados y para parar la cocción (sobretodo si se les ha pasado un poco) colóquenlos en un bol con agua bien fría por unos segundos y déjenlo escurrir bien en un colador.

En esta receta utilicé los vegetales de siempre: cebolla, pimentón y celery o apio españa acompañados por generosos brócoli y batata o boniato, cocinados al dente previamente y unos petit pois (guisantes pequeños) congelados, mezclando todo con la Quinoa, cubriéndolos luego con una bechamel ligera y queso mozarela para gratinar.

Y ahora, a cocinar para disfrutar esta delicia Con Quinoa

GRATEN DE VEGETALES CON QUINOA

Ingredientes:

PhotoFusion (68)

1/2 taza (125 ml) de Quinoa, enjuagada y escurrida

1 taza (250 ml) de agua

2 tallos de celery cortados en ruedas

1 cebolla mediana cortada en cuadritos

1 pimentón cortado en cuadritos

250 grs de brócoli cocido

250 grs de batata cocidas

50 grs de petit pois congelados

60 grs de mantequilla

4 cucharadas de harina de Quinoa

2 tazas de leche

250 grs de queso mozarela (el equivalente a 2 bolas escurridas)

1 cucharadita de pimienta de cayena

Sal y pimienta negra fresca

Opcional: 2 cucharadas de queso parmesano

Preparación:

Poner la Quinoa en una olla pequeña junto con el agua. Dejar hervir a fuego medio y cuando hierva, tapar y poner a fuego bajo por 10 minutos o hasta que el agua haya sido absorbida por la Quinoa. Dejar a un lado a que se enfríe a temperatura ambiente.

Precalentar el horno a 200º C (400º F)

Colocar en un colador los petit pois congelados y dejar correr bajo el grifo de agua hasta que se ablanden, mas o menos entre 3 a 5 minutos. Dejar a un lado

Sofreír con una cucharada de aceite (de coco o de oliva o cualquier aceite vegetal que tengan) la cebolla, el pimentón y el celery por alrededor de 5 a 7 minutos, no más de este tiempo por favor.

Unir en un bol grande, la Quinoa junto con la mezcla de las cebollas, pimentón y celery, el brocolí, la batata y los petit pois. Enmantequillen una bandeja profunda o un recipiente que sirva para hornear y coloquen esta preparación.

Mezclar la leche con la harina de Quinoa (pueden usar también la maicena, si no consiguen la harina de Quinoa o no pueden molerla)  y cocinar a fuego bajo. Una vez que se ha calentado esta mezcla, poner la mantequilla y continuar removiendo con cuidado hasta que empiece a hervir. Una vez que ha hervido, apagarla, retirarla del fuego y ponerle la mitad del queso mozarela cortado en cubo. Batir enérgicamente hasta que el queso se haya fundido en la salsa. Yo a esta salsa no le añadí sal porque ya la mantequilla la tenía, pero si gustan, pueden hacerlo. Cubrir con esta salsa la Quinoa y los vegetales. Luego, regar el resto del queso mozarela por el tope y salpimentar. Si están usando también el queso parmesano rallado, este es el momento de ponerlo y terminar con la pimienta de cayena. Yo no usé queso parmesano pero fui bien generosa con la pimienta de cayena porque me encanta el sabor que le da a los platos con Quinoa.

Espero lo disfruten tanto como yo…

PhotoFusion (70)   PhotoFusion (71)

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Me encanta la primavera en cualquier lugar, pero si puedo elegir, la disfrutaría siempre en el jardín” – Ruth Stout

¿Música que se refiera a la primavera? Hay muchas sin dudas, pero una de las que más me gusta es la de Betulio Medina con Maracaibo 15, La primavera, 1979, tiene ritmo y mucho swing… Esta canción es con ritmo de gaita pero bailable en cualquier época del año. Y llegó la primavera! Lástima el vídeo, pero en lo que sepa montar alguno, ya lo arreglaremos 😉