Quinoa a la griega

Quinoa a la griega

En la búsqueda de recetas fáciles de elaborar para que se animen y aventuren en el mundo de la cocina, conseguí en internet esta receta de Omelette griega con Quinoa, queso feta y tzatziki.

La palabra omelette me trae el recuerdo de mi nieto mayor, cuyo nombre es Osmel Eduardo y entre tanto sobrenombres le decíamos Omelet por lo parecido a su nombre y por sus cachetes esponjosos que lucía en aquella época (ahora es un hermoso y espigado muchacho universitario).

La cocina griega tiene todo lo beneficioso de la Dieta Mediterránea, la cual ha sido nombrada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por ser una cocina de generación a generación, basada en un forma de vida, cuya denominación viene del griego antiguo “diaita” y del mediterráneo,  propio de los pueblos que habitan en las tierras que rodean el mar “y que influye en actividades como la cosecha,  recolección, pesca, conservación, transformación, preparación, cocina, y especialmente en la alimentación”

Ahora a la receta… La experiencia con ella es que aparte de lo delicioso del plato, nos sentimos bien por estar comiendo sano. Las cantidades están para dos personas como plato principal y las raciones me parecieron exageradamente grandes, pero entre gustos y colores…

OMELETTE GRIEGA CON QUINOA, QUESO FETA Y TZATZIKI:

Tomada la receta de internet.

Ingredientes para el Tzatziki: 

El tzatziki es una rica salsa a base de yogurt, pepino y especies. Conocida también en la India como raita, esta salsa puede estar en la nevera por más de una semana sin alterarse sus propiedades. La que aquí les publico está muy bien de sabor.

phonto (9)

1 taza (250 ml) de yogurt griego natural (o cualquier yogurt firme natural)

1/4 de pepino, pelado, sin semillas y cortado en pequeños cubos (los pepinos acá son sumamente grandes en comparación a los nuestros, por lo que les recomiendo calcular el equivalente a medio pepino de los que conocemos habitualmente, más o menos de 7 a 8 cms).

1 diente de ajo, rallado o molido finamente

1/2 cucharadita de vinagre de vino blanco

1/2 cucharadita de eneldo deshidratado

1 cucharadita de orégano seco

1 cucharada de jugo de limón fresco

1 cucharada de aceite de oliva extra virgen

Ingredientes para la Omelette con Quinoa y queso feta:

phonto (10)

1 taza (250 ml) de Quinoa ya cocinada

6 huevos grandes

1/4 taza (60 ml) de leche

2 cucharadas de mantequilla, separadas

1 taza (250 ml) de espinacas frescas, cortadas

1/2 taza (125 ml) de aceitunas kalamata deshuesadas y cortadas por la mitad. Pueden usar aceitunas negras deshuesadas

1/4 taza (60 ml) de pimentón rojo asado, picado a cuadros o en tiras. Es el equivalente a un pimentón fresco asado

1/4 taza (60 ml) de tomates seco envasado en aceite + 1 cucharada del aceite del tomate

2 dientes de ajo, molidos o rallados

1 cucharadita de orégano seco

100 grs de queso feta en migas. Les recomiendo separar en dos partes de 50 grs porque son dos las omelettes a preparar

Sal y pimienta al gusto

Para la presentación del plato:

1/4 taza (60 ml) de piñones tostados

Tomates uvas frescos

1 aguacate rebanado

Preparación:

Para el Tzatziki:

Mezcla el yogurt griego con el pepino en cubos, ajo, vinagre de vino blanco, eneldo, orégano, jugo de limón, aceite de oliva, sal y pimienta. Dejar reposar en la nevera al menos por 30 minutos antes de servir para hacer que los sabores se asienten.

Para la Omelette con Quinoa y feta:

Preparar la Quinoa. Para una taza (250 ml) de Quinoa cocinada, se deben de utilizar 1/3 taza (80 ml) de Quinoa y 2/3 taza (160 ml) de agua. Enjuagar la Quinoa y colocarla junto con el agua en una olla pequeña con tapa. Cocinar a fuego medio-bajo por 10 minutos tapada. Luego apagar el fuego y dejar reposar por otros 10 minutos. Pasado este tiempo, separar los granos con un tenedor para airear la Quinoa.

Una vez reposada la Quinoa, colocarla en un bol grande, añadirle las espinacas cortadas, aceitunas, pimentón rojo asado, tomates secos, ajo y orégano. Luego mezclar bien con el aceite de los tomates secos, sal y pimienta. Ya preparada la ensalada, deben separarla en dos partes porque son dos las omelettes que deben rellenar con esta ensalada. Dejar a un lado y proceder a la preparación de las omelettes.

En un bol, mezclar con un tenedor, los huevos y la leche con una pizca de sal y pimienta. Cuando la mezcla de los huevos está bien revuelta, calentar una sartén de aproximadamente 20 a 25 cms a fuego bajo, colocándole una cucharada de mantequilla (más o menos 2 minutos).  Mover la sartén para que se derrita uniformemente y cubra toda la superficie.  Verter la mitad de la mezcla de los huevos y dejarla por unos 10 a 20 segundos.  Inclinar la sartén para que el huevo liquido tome su lugar y con una espátula a prueba de calor, mover gentilmente para evitar que se pegue a los bordes y sea más fácil sacar la omelette. Repetir el proceso hasta que ya no haya líquido que se mueva. Cubrir con un poco del queso feta en migas. Una vez que esta cocinada la omelette, llevarla del sartén al plato donde se va a servir.

Inmediatamente colocar el resto del queso feta disponible para esta omelette (son dos omelette que deben hacer, por lo tanto deben de distribuir la cantidad de queso para las dos) añadirle la ensalada de Quinoa y la mitad de los piñones. Doblarla y mantenerla caliente mientras se hace la otra omelette.

Una vez que las dos omelettes están terminadas de cocinar y rellenas con la Quinoa, la cubren con el Tzatziki, los tomates uvas cortados y un toque de orégano y pimienta.

Servirla con el aguacate rebanado… disfrútenlo! vale la pena hacerla!

Tips:

– No usé sal ni para el Tzatziki ni para la ensalada de Quinoa. Si le puse un toque a los huevos, porque un huevo sin sal…

– Al Tzatziki le añadí comino porque me encanta esta especie como queda con esto. Personalmente me parece mucho ajo para una taza de yogurt, sólo lo digo de referencia porque hay personas que cuando lo he preparado con menos ajo me dicen que le gusta más fuerte.

– Pueden usar cualquier tipo de queso, el queso feta tiene su encanto y sabor, pero si lo que tienen o consiguen es mozarella, bienvenido sea!

PENSAMIENTO PARA HOY:

“El hombre es la cabeza, pero la mujer es el cuello y el cuello puede girar la cabeza en la dirección que quiera” Esta frase es dicha por la mamá de Tula (Nia Vardalos), la protagonista de Mi Gran Boda Griega

La música de hoy es dedicada con mucho cariño a Demis Rousso, quien muere a los 68 años el pasado 25 de Enero. Este tema fue interpretado en Moscú el 24.11.2012 y me gustó como juegan con la pantalla donde aparece Mr. Rousso joven, cantándola. Con uds. Goodbye My Love, 1973

Anuncios
Estoy como lenteja hoy…

Estoy como lenteja hoy…

La primera vez que escuché esta expresión fue a mi hermana menor, ella se refería a que estaba lenta y “algo vieja” para reaccionar ante algún hecho o chiste del momento… Me causó mucha gracia pero no dejo de reconocer que es un poquito racista esto, porque inmediatamente pensé que la expresión no es aplicable a los hombres porque las lentejitas son femeninas (yo y mi feminismo) y por lo tanto no podemos decirle a nuestro bien amado sexo opuesto: Estas lentejo! Hummmmm, como que no es tan chistoso…

Hoy les traigo mi receta favorita de todas las que he probado hasta ahora en este proyecto: un Estofado de Quinoa, Lentejas y zanahorias, delicioso…me encantó este plato!

Las lentejas, las arvejas y los granos son conocidos genéricamente como legumbres.  Son alimentos excelentes para las dietas bajas en colesterol. Contienen muy poca grasa, cero colesterol y abundantes proteínas necesarias para nuestra alimentación balanceada. Lo más importante es que aportan buena cantidad de fibras solubles que ayudan a eliminar el colesterol del organismo de manera similar al salvado de trigo o avena.

Las lentejas rojas, marrones o verdes, tienen todas las virtudes de las legumbres secas y el mérito adicional de necesitar menos tiempo de cocción.  Las lentejas rojas fueron las que usé para preparar este plato. Originalmente venían de la India y se conocen con el nombre de dhal, que se da a las legumbres secas en general. No necesitan remojarse antes de cocinarse, se hierven por 20 minutos porque si se cuecen demasiado se deshacen.  Normalmente (como en el caso de esta receta) con la cocción se convierten en un puré espeso.  Las lentejas marrones y la verdes francesas conocidas como Lentille de Puy (muy de moda para acompañar platos con pescado o carnes) requieren más tiempo de cocción, de 40 a 45 minutos.

PhotoFusion (21) PhotoFusion (20)   PhotoFusion (19)

Las legumbres en general, suelen evitarse porque producen flatulencia.  Esta se reduce bastante botando el agua del primer hervor, así me lo enseñó mi mami para todos los granos y me ha resultado un excelente consejo, no importa la cantidad de kilos de granos que cocine (nunca cocino menos de un kilo, aun cuando somos solos dos en casa, porque el resto lo separo en bolsas por ración y es perfecto para los días en que estamos bien ocupados), es importante hacer este paso para evitar males digestivos o sonoros. La flatulencia es provocada por ciertos componentes que el organismo no digiere y producen gases en el intestino.

Una alternativa también es usar los granos enlatados, son rápidos y nutritivos, aunque pierden algo de vitamina B con el enlatado pero conservan todas sus propiedades.  Les recomiendo tener un par de latas de granos a mano para una comida rápida y rica en fibras, y funcionan sin ningún problema (yo ayer hice unas caraotas negras enlatadas para servir un desayuno criollo y me quedaron ricas).

Ahora mi receta favorita,

ESTOFADO DE QUINOA, LENTEJAS ROJAS (DHAL) Y ZANAHORIAS

Tomado del Libro Quinoa The Everyday Superfood 365 de Patricia Green & Carolyn Hemming

Ingredientes:

PhotoFusion (23)

1/2 taza (125 ml) de Quinoa

1/2 taza (125 ml) de lentejas rojas o dhal

4 tazas (1 litro) de caldo de pollo. Pueden usar uno comercial o prepararlo en casa con anticipación

1 taza (250 ml) de agua

1 1/2 taza (375 ml) de zanahoria cortada en ruedas. Yo hice con la zanahoria cortada en cubos pequeños porque en casa no gusta mucho la zanahoria cocinada.

1 taza (250 ml) de cebolla roja cortada en cuadritos

2 cucharaditas (10 ml) de ajo cortado o triturado

1 cucharadita (5 ml) de comino molido

1 cucharadita (5 ml) de cilantro molido

1/4 cucharadita (1 ml) de sal

1 taza (250 ml) de pimentón rojo cortado en cuadros (más o menos 1 pimentón)

2 cucharadas (30 ml) de cilantro fresco cortado

Preparación:

Combinar la Quinoa, las lentejas, el caldo y el agua en una olla grande y ponerla a hervir. Bajar el fuego y tapar por 10 minutos.  Añadir las zanahorias, la cebolla, el ajo, comino, cilantro molido y la sal y cocinar por 5 minutos. Añadir el pimentón y cocinar 5 minutos más. Apagar y añadir el cilantro fresco, ajustando la sazón en caso de que lo consideren necesario. Servir inmediatamente. Delicioso!

PhotoFusion (25)

Tips:

– Yo siempre que uso especies en polvo, primero las sofrío, bien sea con aceite o solas. En esta receta, antes de ponérsela a la cocción de la Quinoa con las lentejas, sofreí el comino molido, el cilantro molido y el ajo para luego agregarla al estofado.

– Antes de cocinar la Quinoa y las lentejas, primero las enjuague a ambas (por separado) y luego procedí con la cocción.

– La serví con poppadoms, una especie de galleta u oblea crujiente, hecha de harina de lentejas que se hacen en el microondas o fritas. Es el mismo procedimiento de las hojuelas de camarón chinas para los que conocen esto.

DEL REFRANERO POPULAR:

“Lentejas, si quieres las comes, sino las dejas!”

Buena música para alegrarnos la vida, el último trabajo discográfico de Oscar de Leon, Clásicos de Big Band, 2014, con una buena selección de canciones, 21 en total, cantadas en ingles y español: Te llevo bajo la piel, Llévame a la luna, Volare, A mi manera, New york, New York, Quizás, Quizás, Quizás, Quién será, Frenesí, Cachito Mio, Extraños en la Noche, del compendio en español, mientras que en inglés canta I’ve got you under my skin, Fly me to, Volare, I did it my way, New York, New York, Perhaps, Sway, Cachito Mio, Copacabana o Strangers in the night. Aquí les dejo Quizas, Quizas, Quizas… No hay un buen vídeo disponible todavía, pero no dejen de escucharlo y de comprarlo.

Un inglés dijo que yes yes…

Un inglés dijo que yes yes…

Mi amiga Martha me envió un correo de lo mas gracioso, me dijo: No puede ser que ahora estés hablando de hacer dietas! y me escribió esto, que ya lo había visto en Internet pero me pareció grato compartirlo con ustedes ahora:

– Los japoneses comen muy poca grasa y sufren menos ataques al corazón que los americanos.

– Los mexicanos comen mucha grasa y sufren menos ataques al corazón que los americanos.

– Los japoneses beben muy poco de vino tinto y sufren menos ataques al corazón que los americanos.

– Los franceses beben cantidades excesivas de vino tinto y sufren menos ataques al corazón que los americanos.

– Los alemanes beben mucha cerveza y comer un montón de embutidos y grasas y sufren menos ataques al corazón que los americanos.

CONCLUSIÓN: Come y bebe lo que quieras. Hablar Inglés es aparentemente lo que mata!

Los ingleses han tenido por años la fama de no cocinar ni comer bien. Durante el tiempo que hemos vivido acá, podemos dar fé de los grandes cambios que se han hecho en la cocina inglesa. Hoy por hoy, los programas de cocina abundan en la BBC y las competencias de cocineros son franquicias inglesas que han reportado buenas ganancias. En el 2001, el entonces ministro británico Robin Cook, declaro al Pollo Tikka Masala como el plato nacional, “esta receta se convierte en un plato británico, no solo por su popularidad, sino porque refleja perfectamente como Gran Bretaña absorbe y se adapta a las influencias extranjeras, Pollo Tikka es un plato indiano, y la salsa Masala fue añadida para satisfacer el deseo de los comensales británicos para tener su plato servido con salsa”. El Tikka Masala es una variación del famoso Butter Chicken indiano, la diferencia entre uno y otro es la creatividad del cocinero a la hora de prepararlo, los ingredientes son básicamente los mismos: pollo, tomate, crema y especies…

Les debía las fotos de la Pizza de Coliflor que les publiqué la receta hace dos semanas. Quedaron muy ricas y son súper fáciles de hacer.

PhotoFusion (2)

Estas son las bases antes de entrar al horno

IMG_1769

Con los ingredientes que escogí antes de hornear

PhotoFusion (3)

 A la salida del horno… riquísimas!

TIPS:

– Preparé la base con coliflor congelado que venden en el supermercado. Fueron 5 minutos en agua hirviendo, luego lo escurrí y lo pusé en el procesador para triturarlo más no volverlo puré. Utilicé 500 grs. de este coliflor congelado.

– Las hice en 4 porciones para poder tener variedad. Utilicé de ingredientes: pollo asado, espárragos frescos, una remolacha madianita ya cocida, espinacas frescas, tomates cherry, queso halloumi y queso mozarella, aceitunas negras, alcaparras bebe y cebolla. A unas les pusé orégano y a otras, semillas de comino. Como salsa base deje el yogurt con curry como lo indica la receta. Quedaron realmente ricas y fue un buen almuerzo.

– La consistencia de la base es como la de las torticas de verduras que solemos preparar con las sobras que nos van quedando. Es también parecido a las Okonomiyaki, las “panquecas” japonesas que son deliciosas y donde se mezclan el dashi con harina, repollo fresco y cebollín.

– Mi consejo es que no dejen de prepararlas, no se intimiden por los ingredientes, utilicen lo que tengan a mano, bien vale la pena darse este gusto y sobretodo la originalidad y sello que uds. le pongan. El secreto de la base es la cantidad de queso que le pongamos, yo no la hice con cheddar porque aunque me encanta, es muy grasoso, prefiero usar el mozarella rallado y el halloumi (queso chipriota firme, que es saladito y se puede rallar muy bien)

Buscando recetas fáciles, ricas y nutritivas para compartir, encontré esta del Pie de Limón en potes, que no me resultó todo lo rico que pensé que podía ser. Los tiempos que decían en el libro no son y cometí un ligero error al usar los potes o frascos para hacerla, ya que la receta debe ir al horno para cocinar ligeramente y dorar el merengue y yo utilicé unos que no podían hornearse. Terminé usando el mechero para dorar los huevos. La receta era con harina sin gluten, stevia y huevos. Voy a prepararla de nuevo y ya les contaré si de verdad vale la pena, por lo pronto les digo que la crema de limón si quedo bien pero me parece que es más rica comerla recién hecha o a temperatura ambiente. Es ideal para cuando tenemos esos invitados con los que compartimos una jornada donde incluimos el cocinar juntos.

PhotoFusion (4)

PENSAMIENTO PARA HOY: 

“Los ingleses inventaron la sobremesa para olvidar la comida” – Pierre Bonnard

(Que se puede esperar de algo escrito por un francés para los ingleses *-*)

Música de fin de semana, Mi limón, mi limonero, 1969, de nuestro compatriota Henry Stephen. Esta canción me trae un sinfín de recuerdos, sobretodo porque fue mi primer disco que me compré en el formato de 45. No se pierdan la moda de la época y lo genial de las siluetas de los músicos, quienes ni remotamente están tocando… hoy en día, un vídeo como éste haría sonar todas las alarmas por lo mal del montaje, cuanto se ha avanzado, ja!