Quinotto

Quinotto

PhotoFusion (81)

Yo aprendí a cocinar risotto por sugerencia de una antigua compañera de trabajo, descendiente de italianos ella, quien un día me dijo: Cuando no sabes que cocinar para la cena, prepara un risotto!  Yo en ese momento me quede pensando mucho y le dije, ¿Cómo que cocinar risotto resuelve que cocinar para cenar? Pienso que es una receta un poco complicada para hacer… Ella con una gran sonrisa me dijo: No chica, es de lo más sencillo. Revisas tu nevera, sacas todos los vegetales que tienes por ahí que te han ido quedando, lo cortas en cubos, cortas una cebolla y con un vaso de vino blanco y un vaso de arroz, lo resuelves! Después me explicó que debía previamente hacer un caldo con un cubito o dos en cuatro o seis tazas de agua, ya que necesitaría ese caldo para cocinar el arroz. El resto del proceso era como lo había descrito, fácil y sencillo: se sofreían los vegetales en aceite o mantequilla, se añadía el arroz y el vino y a mover y remover hasta que el arroz suelte el almidón y se vaya cocinando lentamente. ¿Tiempo de cocción según mi amiga? Los 40 minutos que te hubiese llevado pasearte por diferentes recetas y revisar que si y que no puedes cocinar… De allí en adelante, el risotto acompañó mis menús de “no se qué cocinar” o “estoy sumamente cansada para cocinar hoy”  Pasado el tiempo y hablando con un chef conocido en la familia, él me dijo que el secreto para el risotto era el ponerle al final de la cocción un poquito de crema y una cucharada de mantequilla, después que estaba listo y ya apagado… quedaba con un riquísimo sabor y la consistencia era la adecuada.

Ahora, cocinando Con Quinoa, me encontré con varios recetas en internet para hacer el risotto de Quinoa, con diferentes sabores e ingredientes. Decidí hacer una con el sabor que más gustaba cuando preparaba el risotto y me puse manos a la obra. Otra cosa, me gustó mucho el nombre que leí de Quinotto, me sonaba más adecuado que decir Risotto de Quinoa

QUINOTTO CON POLLO Y CHAMPIÑONES:

Ingredientes:

PhotoFusion (86)

1 taza (250 ml) de Quinoa lavada y escurrida

2 tazas (500 ml) de caldo de pollo

2 cucharadas (30 ml) de mantequilla

1 1/2 tazas (375 ml) de pollo cocido. Pienso que realmente queda bien con el pollo cocinado al momento, pero yo hice el caldo con esta cantidad de pollo y así maté dos pájaros de un mismo tiro

2 tazas (500 ml) de champiñones cortados

1/2 taza (125 ml) de cebolla blanca

1 cucharada (15 ml) de ajo fresco cortado o prensado

1/4 taza (60 ml) de perejil fresco cortado

Una pizca de nuez moscada

1/3 taza (80 ml) de queso parmesano rallado

Opcional: 1/2 taza (125 ml) de crema

Sal y pimienta al gusto

Preparación:

Enjuagar y escurrir la Quinoa. Combinar en una olla mediana, la Quinoa, el caldo de pollo y la nuez moscada. En lo que comience a hervir, reducir la llama, tapar y cocinar por 10 minutos. Apagar y dejarla encima de la hornilla, tapada, por otros 6 minutos para permitir que el líquido esté completamente absorbido por la Quinoa. Después se debe soltar el grano para que este ligero.

Cortar en trozos el pollo. Dejarlo a un lado. Derretir la mantequilla y poner la cebolla, el ajo y los champiñones para saltearlos, removiendo constantemente, aproximadamente 6 – 8 minutos. Una vez listo los champiñones, mezclar con los trozos de pollo y cocinar por 2 minutos. Apagar y mezclar con la Quinoa. Ponerle sal y pimienta al gusto y el perejil finamente cortado. Si están usando crema, este es el momento de ponerla.

Servirlo con abundante queso parmesano y más perejil si lo desean.

En mi opinión, no me quedó lo suficientemente cremoso y pienso que debí ponerle un poquito más de caldo cuando mezcle la Quinoa con el pollo y los champiñones y dejarlo reposar por lo menos una hora antes de servir. Yo lo cocine el día anterior y antes de servirlo le puse más caldo,  pero no espere el reposo de una hora para que espesara el Quinotto, eso me pareció un error… es importante el tiempo de reposo!

PhotoFusion (85)

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Alaba lo del vecino, pero aliméntate de tú pan y tú vino” – Refranero popular

Hoy les dejo este instrumental Por una cabeza, 1935, del recordado Carlos Gardel,  que me sirve de pretexto para que se recreen con esta escena de la película Perfume de Mujer, 1992, versión nueva de Profumo di donna, 1974,  en la que Al Pacino (ganador del Oscar ese año al mejor actor, representando al amargado e invidente Teniente Coronel Frank Slade) invita a baila a una joven y ella le contesta “No puedo, porque mi novio llegará en un momento” y él le responde: “En un momento se vive una vida!”  Una excelente frase para recordar siempre…Disfrútenlo!

Anuncios
Cacerolazo!

Cacerolazo!

Esta palabra tiene grandes connotaciones políticas para nosotros los latinoamericanos (y también en algunos países europeos), pero aquí es solo para referirnos a la época de comer caliente. Una comida preparada en cacerola o a la cacerola, se refiere a comidas cocinadas en ollas de barro, hierro pesado o vidrio templado (Pyrex) por varias horas. Las cacerolas o cazuelas, son en general profundas y mantienen la temperatura mucho mejor por el material en que están elaboradas. El cocinar carnes de esta manera, las hace más tiernas y la combinación que logramos con los vegetales es deliciosa!

La receta que escogí para hoy, es una sencilla Cazuela de Atún con Quinoa, muy fácil de hacer, de las que le gusta a todos por lo rápido (cuando vean los ingredientes se darán cuenta de por qué es una cacerola rápida) y que nos puede salvar la patria cuando tenemos invitados. Una cosa que ya había aprendido en este tránsito de cocinar Con Quinoa, es que la comida suele ser contundente! Al momento de comerla uno siente que “quedó bien” (no los hombres, eso no esta en su chip, ellos tienen que se sentirse repletos) y luego empieza a “aumentar” la sensación de estar lleno, pero con la fortuna para todos de que se digiere rápidamente… Ahora, al delicioso cacerolazo!

CAZUELA DE ATÚN CON QUINOA 

Tomada del Libro Quinoa The Everyday Superfood 365 de Patricia Green y Carolyn Hemming.

Ingredientes:

IMG_1681

2 tazas (500 ml) de agua

1 taza (250 ml) de Quinoa

3 cucharadas (45 ml) de mantequilla

3/4 taza (185 ml) de cebolla cortada en cuadros pequeños

3/4 taza (185 ml) de celery cortado finamente

2 tazas (500 ml) de champiñones blancos

1/2 cucharadita (2 ml) de ajo

2 tazas (500 ml) de leche

1/4 taza (60 ml) de harina de Quinoa

1/4 cucharadita (1 ml) de sal

2 latas de atún de  160 grs, totalmente escurrido

1 taza (250 ml) de guisantes congelados, descongelados

1 1/4 tazas (310 ml) de queso cheddar rallado

1/4 taza (60 ml) de cebollin cortado finamente

Pimienta al gusto

Preparación

Enjuagar la Quinoa. Poner a hervir la Quinoa junto con el agua en una olla mediana. En lo que empiece a hervir, cubrir y reducir la llama a fuego medio-bajo por 10 minutos. Después de este tiempo, apagarla  y dejarla tapada por otros 6 minutos. Separar con un tenedor la Quinoa y esperar a que se enfríe a temperatura ambiente.

Precalentar el horno a 350º F (180º C). Engrasar ligeramente una cacerola (o Pyrex) para cocinar al horno de 3.5 litros

Mezclar una cucharada de mantequilla en un sartén grande. Saltear la cebolla y el celery hasta que la cebolla empiece a ponerse transparente, alrededor de 8 minutos. Añadir los champiñones y el ajo y continuar salteando hasta que los vegetales estén tiernos, aproximadamente unos 5 minutos. Sacar el sartén del fuego y dejar a un lado.

Combinar el resto de la mantequilla (2 cucharadas) leche, harina de Quinoa, sal y pimienta en una olla mediana. Cocinar a fuego medio-alto, revolviendo frecuentemente, hasta que espese, alrededor de unos 5 minutos. Sacar del fuego y dejar a un lado.

Añadir la Quinoa a la mezcla de vegetales junto con la salsa blanca, el atún, los guisantes y una taza (250 ml) de queso. Remover con suavidad y colocar esta mezcla en la cazuela para hornear. Poner el resto del queso en el tope junto con el cebollín cortado. Colocarlo en la rejilla del horno, al centro, y cocinar por 25 minutos hasta que este dorado la cubierta.

Les aseguro que me provoca enormemente este plato porque es bien rico… A disfrutarlo!

IMG_1677

Tips: 

– No use queso cheddar sino queso mozarella rallado. El cheddar me parece muy graso, pero pueden usar el queso que gusten.

– Pueden sustituir los guisantes por brocolí o vegetales mixtos congelados, previamente descongelado, o añadirlos como complemento a este plato para rendirlo. Si ese es el caso, necesitarían más cantidad de bechamel. El descubrimiento de la salsa blanca o bechamel, elaborada con la harina de Quinoa me pareció riquísimo, pero si no tienen la harina de Quinoa, pueden hacer esta salsa blanca con maicena o almidón de maíz, les va a dar el mismo resultado.

– Yo dejé unas dos o tres cucharadas de la salsa blanca para ponerla en el tope junto con el queso y me quedó mejor la presentación.

– Use más de 1/4 taza (60 ml) de queso para el tope porque me encantan las comidas con queso.

PENSAMIENTO PARA HOY:

“No busco las proezas culinarias, quiero ofrecer los placeres esenciales” Frank Cerutti

Y la música para hoy, me trae al recuerdo una fiesta a la que fui con mi padre, se trataba el cumpleaños de la hija de un muy buen amigo y compadre de él. Vino un chico a sacarme a bailar, era una música para bailar como bailábamos en la época: las chicas rodeándoles el cuello con nuestros brazos y los chicos con sus manos en nuestra cintura… y mi padre aceptó que saliera a bailar, sin decirme nada, se apartó para darme paso para que yo saliera hacer mi entrada triunfal a la pista. Ese es un recuerdo imborrable en mi memoria y como fué esta canción la que bailé  y es apropiada por el clima en que escribo esto, se las dejo… Raindrops keep falling on my Head (Gotas de lluvia caen sobre mi cabeza), escrita por Hal David y Burt Bacharach para la película Butch Cassidy and the Sundance Kid, 1969, y paso a ser un gran éxito para B.J. Thomas