Dulce Despertar…

Dulce Despertar…

Hace unos años atrás, siguiendo los consejos de la Dra. Jakubowicz quien nos aconsejaba que cuando asistiéramos a una cena con amigos y nos ofrecieran postres, podíamos inteligentemente pedirlo para llevar y comerlo en la mañana siguiente con el desayuno. Esta solución me parecia muy buena, sobretodo en fechas como las que estamos transitando, donde prácticamente todos los días tenemos buenos compromisos con los amigos y/o familia para cenar. Ahora bien, el mejor momento para comerlo era durante el desayuno, después de habernos tomado los 500 ml de agua pura o con medio limón, ya que el organismo se levanta necesitando reponerse del largo ayuno de 8 horas sin comer, ¿Uds. sabían que durmiendo plácidamente es también una manera de quemar calorías? Si tenemos un buen dormir, “por cada hora de sueño, el cuerpo quema alrededor de 50 a 53 calorías según el peso del individuo. Una persona más pesada quemará un poco más, mientras que una persona más delgada quemará un poco menos. Esto totaliza aproximadamente 420 calorías quemadas durante ocho horas de sueño en promedio” Cuando no logramos descansar y dormimos sobresaltados, esto no se cumple y generalmente las personas con problemas en el dormir son obesas o con sobrepeso, disminuyendo este cuando logran descansar a plenitud.

Pero a lo que vamos, los nutricionistas insisten que esos carbohidratos productos de tortas y dulces no son los mejores a ninguna hora, ni aún en las mañanas cuando despertamos y nos encontramos ansiosos por comer. Es normal que tengamos hambre al despertar y después de tomarnos el vaso con agua nuestro cuerpo pida “algo más” como por ejemplo una arepita o sandwich con queso, una galleta de avena baja en calorías para tomar con el café o té y cerrar con broche de oro el desayuno… pero no! lo que debiéramos consumir es carbohidrato del bueno, si queremos algo dulce, debemos optar por los frutos secos como los dátiles, higos, ciruelas pasas, orejones y para cubrir la parte proteínica, nada mejor que comer huevos, sólos o en tortilla, añadiéndole espinacas o champiñones o brócoli o coliflor o maíz o cualquier vegetal que quieran o tengan a mano, acompañado de un rico té verde. También pueden acompañar los huevos con algún tipo de pescado ahumado pero ya los huevos nos aportan la proteína que requerimos para comenzar el día.

Si estamos haciendo una rutina de desintoxicación, nada mejor que tomarnos el batido verde con espinacas, manzana verde, pepino, semillas de linaza y chia, cilantro, perejil, completándolo con un poquito de cúrcuma o turmeric… mágico! Esto es aconsejable hacerlo a primera hora del día, pero si no pueden porque no les da tiempo o por cualquier otro problema, pueden tomarlo en cualquier momento del día, pero no pueden prepararlo con anterioridad porque pierde propiedades, hay que tomarlo máximo a los quince minutos de prepararlo. Recuerden no ponerle ni azúcar ni sal: están desintoxicando su cuerpo!

Ahora bien, si como yo, necesitan algo riquito para consentirse, sobre todo ahora en el invierno que lo corto y gris del día nos produce un no se que, prueben la receta que les doy hoy.

Y ya como corolario, les digo como dice mi amiga Martha: la mejor dieta es comiendo comida casera sana, hecha por uds., olvidándose del tema de las calorías pero no abusando de ningún ingrediente…

DOBLE CHOCOLATE PONQUESITOS DE 2 MINUTOS:

En esta receta utillizaremos Whey Protein, un preparado para ayudarnos a lograr la proteína necesaria para dietas bajas en grasas. Whey Protein es el suero de la leche, secado hasta pulverizarlo y separardo de los lipidos y otros materiales no proteicos. Yo pienso que no se debe abusar de este producto porque a fin de cuenta es el resultado de un proceso industrial y lo ideal es ir a lo natural. Esta muy de moda entre los que practican culturismo.

Estos ponquesitos son ideales como merienda de mitad de tarde o de antojito con un té.

Ingredientes:

2 cucharadas de vainilla o chocolate Whey Protein

2 cucharadas de almendras. Pueden sustituirlo por harina enriquecida, harina de avena, harina de Quinoa o coco rallado.

1 cucharada de cacao en polvo

2 cucharadas de salsa de manzana

1 huevo

1 cucharada de gotas de chocolate

1/8 de polvo de hornear

1/2 cucharadita de vainilla

Stevia es opcional. Pienso que no le hace falta

Canela para espolvorear por encima

Aceite en spray para cubrir la taza o vaso donde lo vayan a preparar

Preparacion:

– Rociar la taza con el aceite “non stick” (que no pegue)

– Mezclar todos los ingredientes en un bol y luego ponerlo en el envase preparado.

– Si usan la canela, es el momento de hacerlo.

– Poner al microondas por 2 minutos

– Listo para disfrutarlo!

Y para terminar por hoy, les tengo otra receta de Aguacate Mousse. La vez pasada la preparé con el cacao y fue sensacional, esta es sin chocolate, es como una rica crema para untar sobre galleticas como las de centeno o las de arroz, es muy fácil por lo que no tendrán excusa para hacerla…

1 aguacate grande (como los venezolanos, caramba!)

La ralladura de 1 limón

El jugo de 1/2 limón

1/2 cucharadita de vainilla

Un pellizco de sal (un poquitito de sal)

1 cucharada de Maple sirop o de miel o Stevia. Si usan la Stevia en polvo, diluyan una cucharadita de la Stevia en una cucharada de agua

Hagan un puré con el aguacate (pueden hacerlo con un procesador o un tenedor) y mezclen con todos los ingredientes.

Sírvanlo sobre las galletas y espolvoreen con coco pulverizado o en hojuelas o simplemente rallado.

Listo, otra gran receta para compartir con nuestros amigos…

Musiquita romántica de fin de semana, I Just Call to Say I Love You, 1984 y cantada por Stevie Wonder. Fue el tema de la película La Chica de Rojo también del ’84. Stevie Wonder escogió este tema para el homenaje de Michael Jackson, cambiando un estribillo de la canción. Fue una de las canciones con las que me enamoraron hace muchas lunas… Cierto Mr Ragot?

Reflexiones de mi vida!

Reflexiones de mi vida!

Hace una semana, desperté pensando en una serie que me gustaba ver, llamada el Túnel del Tiempo (The Time Tunnel), me atraía ver como se transportaban en el tiempo los protagonistas,  me encantaba ver a los personajes ir y venir, toparse con la historia y si bien no “modificaban” momentos claves de la misma, por lo menos metían sus manitos para suavizar los finales. Luego vino la saga de Volver al Futuro (Back to the Future) y por supuesto que la disfruté al máximo, la puedo ver las veces que la pasen por televisión cualquiera de las tres películas… Ahora bien, esa mañana pensé que nosotros viajamos en el tiempo constantemente y no lo sabemos o no nos enteramos, nuestro presente es producto del pasado, en este presente  podemos “modificar y corregir” errores que cometemos en nuestras acciones, con el fin de que no se presenten en el futuro. Cuando pensamos que hemos superado algún obstáculo que nos marcó la vida, éste se nos vuelve a presentar, a veces más sútil, otras más fuertes, pero sólo con el fin de probarnos que tanto hemos aprendido del pasado… Por lo tanto, vivimos en nuestro propio Túnel del Tiempo sin saberlo y al percibir que hay “algo”, deseamos que aparezca un Maestro, Mesías, Ángeles o a lo que nos entreguemos por fé, que nos reconozca y nos guíe a través de este Túnel del Tiempo individual… Así somos.

Ayer tuve un pequeño y alegre almuerzo en casa, siempre me ha gustado recibir a la gente y tanto a mi esposo como a mi (y transmitido este disfrute a mis hijas), nos encanta que esto sea alrededor de una mesa, con comida rica, buena bebida y full de memorias. Mi nieto le puso un nombre a estas reuniones con la familia: Reunión Silva! Como le gusta a ese pichurrito de gente! Recuerdo que siempre le decía a su mami que llamara a su tía preferida y le dijera que tuviéramos una Reunión Silva… Ahora, en estas reuniones tienen cabida esos amigos, que han llegado a nuestras vidas para compartir no solo la mesa, sino crear memorias para el futuro…

La receta que quiero compartir con uds hoy es la que serví de postre en este almuerzo, por la sencillez de la receta. El postre era la Torta de Quinoa y Chocolate, acompañada de un Helado de Té Verde. Escogí la torta porque mis amigas no la habían probado aún (ya han probado varios postres con Quinoa por supuesto *_*) pero pensé en ponerle un relleno a la torta que fuera sano, no quería crema, no mantequilla, no huevos, no azúcar y por demás está decirles que no era fácil lo que quería. Recordé que hace unos días, mi hija me había dado una receta muy innovadora de Mousse de Chocolate y me dije listo! Esto es lo que voy a preparar para esta torta! Esta mousse se prepara utilizando el aguacate como la crema para la mousse, queda de un bueno… La receta es la siguiente:

– 1 Aguacate mediano. Aquí son bastantes pequeños, traten de que sea uno mediano o utilicen dos pequeños.

– 6 dátiles

– 1 cucharada de cacao en polvo

– 10 avellanas o nueces, almendras, lo que tengan a mano. Yo la hice con avellanas para darle el gusto a nutella.

Para prepararla, lo primero es cortar los dátiles en trozos pequeños y luego ponerlos a hidratar con agua caliente. Solo deben de poner agua justa para cubrirlos, no pongan de más porque esa agua será la que usarán cuando preparen la mousse. Dejen reposar esto.

Mientras tanto, tuesten ligeramente las avellanas y conviertanlas en harina, no la pulvericen demasiado, es rico encontrar ligeros pedacitos de ellas…

Una vez que ya esté fría el agua de los dátiles, pelen el aguacate y extraigan la semilla. Coloquen todos los ingredientes en el procesador de alimentos y listo! Llévenlo a la nevera y dejen enfriar para que tenga más cuerpo. Si les parece que está bajo de azúcar, pueden ponerle una cucharadita de miel o de Maple Sirop, yo no lo hice porque sentí que no le hacía falta y todo el mundo estuvo de acuerdo conmigo.

La mousse se hace casi que sola. Es increíble lo cremosa que queda gracias al aguacate. El sabor es muy bueno y cuando piensen en lo sano de la receta, lo comerán con más gusto…

Lo siento pero no tomé fotos, se las debo 😉

PENSAMIENTO PARA HOY:

“Los platos sobre los que se hablan parecen mejores” – Alexandre Grimord de la Reyniere

Y que mejor música para hoy que Reflection of my Life, lanzada en Noviembre 1969, hace 45 años, cantada por The Marmalade. Me sorprendió el tiempo de esta canción, la vida va tan rápido para algunas cosas…